Mostrando entradas con la etiqueta Reflexión. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Reflexión. Mostrar todas las entradas

El Dios del cielo nos dará el éxito

-Te veo triste.- le dijo el rey.
Nehemías no podía ocultar lo que su corazón sentía. Le causaba mucho dolor ver a su pueblo destruido. Él sufría por ver a la ciudad de sus padres hecha escombros, y el rey para quien trabajaba lo notó.

Postal cristiana con frase de feCuántas veces nuestro rostro no puede esconder la preocupación, o la tristeza de ver que todo está en ruinas. Un poco de maquillaje no alcanza para disimular el pesar que causa ver un matrimonio al borde de la separación, hijos sumergidos en las drogas, deudas imposibles de pagar que nos hacen perder todo... ruinas de lo que alguna vez fue motivo de felicidad.
Leer más...

Me siento amada ♥ y tú?


¡Cómo no sentirme amada...! con todo lo que hizo por mi. El Rey dejó la gloria de su majestad para nacer como un ser humano en el lugar más pobre y sencillo que pudiera haber por ese entonces. 
Dejó su perfección, para tomar la forma de un niño que se transformaría en hombre para ir a la cruz. 
Cuánto amor hay en quien dio su propia vida para que yo tuviera una nueva vida, aún sin merecerlo.
Su nacimiento estuvo en los planes de Dios desde la fundación del mundo, y cuando por fin ocurrió, la buena noticia nunca se detuvo: Jesús nació como Salvador del mundo, gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres.
Cómo no sentirme amada, si El sigue dándome nuevas oportunidades aunque a veces me sienta derrotada, sin fuerzas o sin esperanzas. El se ocupa de fortalecer mi fe y renovarme la perspectiva por medio de su Palabra. Imparte aliento de vida a mi interior con su Espíritu para que mis huesos secos sean vivificados.
El tiene poder de gobernar. Es invencible, eterno, consejero, príncipe de paz. Y su amor, no cambia.
Por todo eso, hoy me siento amada por mi Señor. Gracias mi Dios, por tu misericordia y cuidado. Bendice a la persona que está leyendo esto, y dale la virtud de saberse amada y protegida por ti. Amén
Pat MV





Leer más...

¿Amas a Dios?... entonces, Dios te conoce

Postal y devocional Dios sabe quién le ama de verdad

«SI ALGUNO AMA A DIOS, ES CONOCIDO POR ÉL». 
1 Corintios 8:3

No necesitas convencer a nadie de que amas a Dios, ni siquiera intentes convencer a Dios de que le amas.
La Biblia dice que Él sabe cuando tú le amas con sinceridad. Él conoce tu corazón y los motivos que te mueven para lo que haces.
Que Dios te conozca quiere decir que recompensa ese amor que tú le brindas, que te bendice de manera especial porque halla contentamiento en tu amor por Él. 
Procura siempre amarle con un amor limpio y sincero, te aseguro que siempre te mostrará el camino que tú debes seguir para llegar a estar más cerca de su corazón… tendrás privilegios especiales cuando tu amor sea totalmente íntegro para Él.

Lidia. E. Cames



Leer más...

Tu destino es extraordinario

Postal cristiana con frase motivacion de C.S.Lewis

Para el hijo de Dios no existen los accidentes. Camina por una senda marcada. El camino que sigue fue escogido para él cuando todavía no era, cuando todavía sólo existía en la mente de Dios.

Leer más...

Disfruta de Dios

Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón. —Salmos 37:4
Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón. —Salmos 37:4

Cuando llegan mis vacaciones, me gusta lo que mis amigos me dicen: "¡Felices vacaciones, que las disfrutes!" Las vacaciones, ciertamente son para ser disfrutadas. También un rico postre puede ser disfrutado... o una casa nueva. Pero, disfrutar a Dios?

¿Disfrutas de Dios? Deleitarse es disfrutar. A medida que vamos viviendo con Dios, lo vamos conociendo mejor... ¿experimentaste despertarte en la mañana y sentir que Dios está contigo? A mi me pasó cuando desperté de la anestesia en mi última cirugía... Cuando volví a la conciencia sentí un gusto muy delicado, un deleite de saber que
Dios estuvo conmigo dirigiendo todo y me había guardado.

Disfrutar de Dios es pasar tiempo con El. En un noviazgo es tan agradable estar con nuestra persona amada... lo mismo es cuando te enamoras del Señor. Disfrutas de hablar con El, de caminar con El, de comprobar cómo te cuida y cuánto te ama. Y este deleite tiene como consecuencia una bella promesa.

Cuando comenzamos a disfrutar nuestra relación con Dios, Él satisfará los deseos de nuestro corazón. Este pasaje puede entenderse de varias maneras. El significado principal es la palabra deseos, que significa “la petición o solicitud de nuestro corazón”. Y también quiere decir que nuestras oraciones y peticiones serán respondidas.

Un significado implícito es que Dios nos da esos deseos, es decir, lo que sentimos en nuestro corazón y espíritu fue puesto ahí por el Señor. El deseo es “añorar algo o deleitarse en ello”. Esta palabra se encuentra en los siguientes pasajes:

Lo que el impío teme, eso le vendrá; pero a los justos les será dado lo que desean. Proverbios 10:24

El deseo de los justos es solamente el bien; mas la esperanza de los impíos es el enojo. Proverbios 11:23

La esperanza que se demora es el tormento del corazón, pero árbol de vida es el deseo cumplido. Proverbios 13:12

El deseo cumplido regocija el alma; pero apartarse del mal es abominación a los necios. Proverbios 13:19

Una visión o sueño positivo puede en efecto motivar y avivar el deseo de que se realice. Sin embargo, puede requerir de una temporada de paciencia y de guardar cuidadosamente nuestros corazones para evitar que el sueño se muera dentro de nosotros. Piénsalo, el lugar donde han muerto más sueños es el cementerio local. Muchas personas han muerto sin haber visto cumplirse aquellos deseos que fueron forjados en su mente o que surgieron en su espíritu. Tal vez decían: “Posiblemente cuando tenga más tiempo”, “Cuando tenga el dinero”, o: “Cuando se abra la puerta”, y nunca persiguieron sus sueños.

Leer más...

¡Soy princesa!

Soy una princesa
"La princesa es todo esplendor..."
Salmo 45:13

La vida cotidiana muchas veces intenta hacernos bajar la mirada, y vernos como Cenicientas. A tal punto se vive esta condición, que todo lo que te rodea pasa a ser tan mediocre como esta actitud, y lo peor, se transmite a los que amamos. Sin embargo, la realidad que se viva en el hogar se construye
Leer más...

Mi meta conyugal: que mis hijos estén en Cristo



"Cristo en ustedes, la esperanza de gloria."
Col 1:27

Una esperanza común de las parejas jóvenes que hacen proyectos acerca de sus familias futuras, es tener hijos sanos y felices. A medida que piensan en esto, la lista de cualidades comienza a incrementarse: hijos inteligentes, de buena conducta. Que sepan tomar buenas decisiones, que sean honrados. Que formen familias sanas, que sean sabios en sus negocios. Que sean visionarios y exitosos. Tal vez resulte abrumador pensar en todo lo que sueñan para un ser que ni siquiera fue engendrado aún, al punto que algunos deciden no tener hijos, porque no creen que puedan lograrlo en un mundo de injusticia, violencia y corrupción.

Para las parejas cristianas, el catálogo debiera resumirse en este punto: “Cristo en vosotros, la esperanza de gloria” (Col 1:27). Un matrimonio cristiano puede darse por bienaventurado si los hijos que Dios le ha dado son todos creyentes y permanecen en el Señor toda su vida. Pr 23:22 dice: “Mucho se alegrará el padre del justo, y el que engendra sabio se gozará con él.” A diario vemos muchas familias que disfrutan de la fe en unidad con todos sus

miembros, familiares de distintas generaciones sirviendo
al Señor codo a codo. Pero, como contrapartida, padres que asisten a la iglesia sin sus hijos, que hasta hace un tiempo venían, pero se han “enfriado”.

Esta meta conyugal de formar hijos que amen al Señor, es un plan de Dios. Por eso, es necesario establecer ciertos fundamentos para que la familia crezca cimentada y arraigada en amor, y su edificación sea exitosa.

Mi meta conyugal: que mis hijos estén en Cristo

UNO: Estar persuadidos que el matrimonio es para toda la vida. Jesús dice Mt 19:6: “Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre”. Saber que estamos involucrados en una unión permanente ensamblada por Dios, dará una sólida base a la familia que formemos. El matrimonio debería ser un espejo de la unión entre Jesús y Su Iglesia. Para que esta unión perdure, es importante que los roles sean comprendidos y respetados, lo cual sólo con la guía del Señor puede llevarse a cabo.

DOS: Dar un buen ejemplo. Los hijos tendrán conductas similares a los padres, porque “No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente” (Jn 5:19). ¿Cómo se puede ser un padre o una madre “modelo”? Tal vez los padres no hayan tenido un buen ejemplo en sus propios hogares cuando niños, o tal vez sí, pero el único padre que seguramente nunca falla es Dios el Padre. El mejor modelo a seguir es Dios mismo. El buen ejemplo de un padre cristiano cimentará a un joven en Dios.

TRES:
Cuando conocí al Señor, estaba embarazada de mi primera hija. Llevaba pocos meses de casada, era muy joven y todo para mí era nuevo: ser esposa, atender una casa, esperar un bebé, y aprender la vida cristiana. Estaba ávida de conocer qué decía Dios acerca de la crianza de los hijos. Un día escuché que el libro de Proverbios contenía muchas enseñanzas sobre este tema. Decidí estudiarlo. Tomé un lápiz celeste y subrayé cada versículo que me hablaba de la educación de los hijos. A medida que iba conociendo las Escrituras, encontraba más pasajes apropiados, y seguía subrayando. Aún conservo esa biblia, y de vez en cuando recorro los versículos que tantas veces escudriñé y compartí con otras mamás. Mis tres hijos fueron bendecidos por esas Palabras de Dios. Pr 22: 6 “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.” Entre las enseñanzas que tomé, se destaca la importancia de transmitir el evangelio a nuestros hijos. En Deut 6 dice que debemos hablar las Palabras de Dios a nuestros hijos permanentemente, y aprovechando toda ocasión. Evangelizar a sus hijos es una de las tareas básicas de la familia.


CUATRO: Dice en Pr 20:11 que “Aun el muchacho es conocido por sus hechos, si su conducta fuere limpia y recta”. El establecimiento de límites de la mano de la disciplina, conforman otro fundamento importante para un hijo espiritualmente sano. ¿Cómo lograr este tipo de conducta? En la sociedad moderna carente de modelos y con la rebeldía a flor de piel, los padres pueden estar presionados a dejar que sus hijos hagan como quieran. A veces esto también es consecuencia de una falta de presencia de los padres en el hogar, o como método compensatorio ante las circunstancias que se hace vivir a los hijos en caso de un hogar con problemas de divorcio, por ejemplo. “No rehúses corregir al muchacho”, nos dice la Palabra en Pr 23:13. “Corrige a tu hijo, y te dará descanso” (Pr 29:17). En 1 Re 1:5,6 vemos las consecuencias de la falta de límites en los hijos: 1Re 1:5, 6 “Entonces Adonías hijo de Haguit se rebeló, diciendo: Yo reinaré. Y se hizo de carros y de gente de a caballo, y de cincuenta hombres que corriesen delante de él. Y su padre nunca le había entristecido en todos sus días con decirle: ¿Por qué haces así?” Podemos considerar como guía el consejo de Ef 6:4b “criadlos en disciplina y amonestación del Señor."


Resumiendo: El amor de Dios está en la familia cristiana, ligando a los miembros entre sí y a la familia con Dios. Los padres guiarán todas sus palabras y caminos por la Palabra de Dios, dependiendo de la sabiduría y fortaleza del Señor para aplicarla, y todo servirá para la gloria de Cristo. Lo más importante de criar hijos es que ellos puedan ver a Jesús como grandemente valioso, Salvador y Señor y Tesoro de la vida, y Cristo Jesús sea formado en ellos. Esta es nuestra gloriosa esperanza.

Autor: P. O. - www.mujerdevanguardia.blogspot.com
Leer más...

Acepto el reto


Me gustan los retos. Son motivadores... si los miras desde la perspectiva correcta. Para esta niña bajar de la pequeña altura del tronco del árbol puede ser abrumador,  o quizás simplemente esté calculando el riesgo.
Recuerdo cuando niña, los juegos que hacíamos con mi hermano y mi papá. Mi hermano, tres años mayor que yo, era un atleta para mi, sin miedo a nada. Siempre ganaba todas las carreras y desafíos, físicos o intelectuales. ¿Podré ser algún día como él?
Leer más...

Vivir bajo la cobertura de Dios

El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Salmos 91:1
Introducción

La Biblia menciona una poderosa verdad que no hemos entendido hoy día y esta es que “no somos de este mundo” Juan 23:4 y cuando nosotros entendemos este principio vamos a tener en menos estima cada vez mas lo que existe aquí en la tierra, porque perdemos interés en lo terrenal para basarnos en lo celestial.


En el Salmo 23 habla de la cobertura que se puso en la tierra a causa de la desobediencia del hombre y esta fue una cobertura de muerte: “Aunque ande en valle de sombra de muerte… Salmos 23:4. Este valle es el planeta tierra en el cual Satanás es señor y amo: “Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno..” 1 Juan 5:19.
Entonces cuando nosotros estábamos en el mundo “estábamos muertos”: “Él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados.” Efesios 2:1. Entonces podemos decir: ¿qué la tierra sin Cristo es una tierra de muertos? ¡Claro!!!! Y es ahí donde hay sabiduría y revelación; recuerdas Mateo 8:22 Jesús le dijo: “sígueme; deja que los muertos entierren a sus muertos.” Se refería a los que viven sin Cristo muertos debido a la cobertura en la cual se han metido, es una cubertura de muerte extendida por Satanás el príncipe de la potestad de el aire.

¿Bajo que cobertura te encuentras hoy?

Entonces definamos lo que es la cobertura en términos y palabras bíblicas. En el termino Hebreo tenemos la siguiente palabra: “kesút” de cubierta (vestido); fig. velo:-abrigo, cobertura, cubierta, cubrir, manto, vestido. (Diccionario Strong)

De modo que estar bajo cobertura, significaría “estar bajo un velo, cubierta, manto, vestido” claro pues si no estaríamos expuestos, descubiertos sin protección, algunos textos bíblicos que fundamentan esto:

1. Génesis 24:65 - Rebeca se cubre

2. Éxodo 33:22 - Dios cubre a Moisés

3. Isaías 49:2 - Dios extiende su cobertura

4. Lucas 1:35 - María entra bajo cobertura al ser engendrado Jesús en ella

5. Romanos 4:7 - Estar bajo cobertura trae limpieza de pecados

6. Gálatas 3:27 - La cobertura bautismal trae vestimenta de Cristo manto de la santificación por su sangre.


I. La cobertura nos libra del destructor.

Salmos 91:5 - No temerás el terror nocturno, Ni saeta que vuele de día, 6Ni pestilencia que ande en oscuridad, Ni mortandad que en medio del día destruya.

a. Terror nocturno: “pakjád”

Manifestaciones, sueños, visiones, miedos, tormentos, temor a muerte, no despertar, muerto, íncubos y súcubo demonios sexuales, espasmos, pesadillas. Impuestos por este ser espiritual “terror nocturno”.


Este es el mismo que mato a los primogénitos de Egipto.

b. Saeta del día: “kjets”

Denominados dardos de fuego del maligno, se manifiesta en pensamientos malignos, sucios, incluso abominables que suelen poner a la persona en indignación, y son lanzadas por demonios a nuestras mentes.

c. Pestilencia “plaga”: déber

Estas son usadas por el enemigo como espíritus devoradores, que roban y hurtan nuestras bendiciones,
tal como lo hizo Dios con Egipto enviando 10 poderosas plagas para que pudieran arrepentirse de su maldad.

d. Mortandad del día: “quéteb” “cortar”

Esta es aquella que se mueve en muertes repentinas, es un espíritu de muerte que a falta de cobertura viene y mata repentinamente a los que están fuera descubiertos, la mayoría de muertes repentinas suceden en el día. Puede cortar la vida antes de el tiempo asignado por Dios y puede vagar hasta su cumplimiento.

Debido a la cobertura que tenemos por medio del cordero de Dios, no tememos estos seres espirituales que buscan nuestra destrucción, podemos estar confiados en lo que traemos puesto:

“…porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.” Gálatas 3:27

II. Cobertura o vestimenta de Cristo

a. Para que no venga frío espiritual

Proverbios 31:21 - No tiene temor de la nieve por su familia, Porque toda su familia está vestida de ropas dobles.

En esta porción vemos que habla de una doble cobertura que es un símbolo de la cobertura divina dada por Dios y la cobertura ministerial que se extiende por Dios a través de sus ministros.

Entonces podemos decir que cuando una persona esta pasando por una frialdad espiritual es debido a que esta fuera de cobertura, pues vamos a definir la cobertura como el avivamiento del fuego de Dios.

Habacuc 3:2 - Oh Jehová, he oído tu palabra, y temí. Oh Jehová, aviva tu obra en medio de los tiempos, En medio de los tiempos hazla conocer; En la ira acuérdate de la misericordia.

Hechos 28:3-5 - Entonces, habiendo recogido Pablo algunas ramas secas, las echó al fuego; y una víbora, huyendo del calor, se le prendió en la mano. 4Cuando los naturales vieron la víbora colgando de su mano, se decían unos a otros: Ciertamente este hombre es homicida, a quien, escapado del mar, la justicia no deja vivir. 5Pero él, sacudiendo la víbora en el fuego, ningún daño padeció.

¿Por qué no le paso nada a Pablo? Porque era una forma en la que Dios nos esta hablando que hay poder en la cobertura, mira lo que dice Pedro acerca de esto:

1 Pedro 5:6 - Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo.

¿Esto es literal o simbólico? ¿Podemos humillarnos bajo la mano de Dios? ¿Y como es la mano? ¿Donde está? Bueno la poderosa mano de Dios es lo que establece Efesios 4 que el estableció ministerios para la edificación de su cuerpo, “5 ministerios, 5 dedos” todos en unidad la mano de Dios son sus ministerios, y aunque nos cueste trabajo tenemos que someternos a cada uno de ellos.

III. Para que tengas alimento

Salmos 23:2 En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará.

La responsabilidad de cada ministerio es proveer alimento a la congregación que se mete a la cobertura, es decir que cuando nosotros estamos bajo la cobertura de Dios, y los ministerios establecidos por Él, no tenemos que preocuparnos por alimento ya que estos lo proveen como lo hace el pastor “lleva a sus ovejas por delicados pastos y a aguas de reposo.”

Recuerdas al pueblo de Israel cuando estaban en el desierto dice que caminaban bajo la nube de la presencia de Dios esto es igual a cobertura y dice que diariamente tenían alimento mana y codornices, ahora dice la palabra que ese alimento era espiritual 1Corintios 10, ahí fue que conocieron la cobertura de Dios y aun su bautismo y vestimenta ¡aleluya!!!!

Las personas que viven sin coberturas normalmente mueren de hambre, pues a la falta de comida perecen se secan, ya no tienen mas para dar y se quiebran sus ministerios.

IV. Hay bendición en la cobertura y sujeción ministerial.

a. Para que tengas gozo

Salmos 63:7 - Porque has sido mi socorro, Y así en la sombra de tus alas me regocijaré.

¿Está usted contento?

¿Sabe que la falta de gozo en la vida de los cristianos es debido a la falta de cobertura y a la falta de sujeción?, bueno usted debe de saber algo que cuando se vive de la mano con Dios nosotros podemos vivir confiados. ¿Qué haría usted, si viviera en una burbuja de acero impenetrable, transparente y nada lo puede traspasar, y de repente ve usted que del cielo viene una roca gigante? ¿Se asustaría o confiaría en que esta cubierto?, ¿lo segundo verdad? Así nosotros una vez estando en cobertura podemos estar seguros que Dios nos cubre con la sangre poderosa de Jesucristo.

Conclusión:

Para meternos en la cobertura de Dios debemos rendirnos con todo nuestro ser y confiar en Su palabra y si hemos logrado someternos a Él, será fácil hacerlo con sus ministros.
Leer más...

Quién puede repararte?

Indudablemente, quien te creó puede repararte!

¿A quién confiarías la reparación de tu automóvil? ¿A quien lo construyó, a la compañía que lo fabricó, a quien entiende y sabe cómo arreglarlo? ¿O a algún mecánico aficionado? Igualmente, si tienes un médico mejor, que no es simplemente un estudioso de tu cuerpo, sino de hecho su Creador, ¿no te sentirías más a salvo a Su cuidado? Si crees en Dios y crees que Él creó tu cuerpo, ¡debes

comprender también que Él sabe arreglarlo mejor que nadie! ¡Hay ciertas operaciones mecánicas para las que son necesarios los médicos y los hospitales, cosas puramente mecánicas que saben hacer, algo parecido a las reparaciones elementales de automóviles! Como por ejemplo encajar un hueso en su sitio, suturar una herida o ayudar en un parto. ¡Pero en casi todo lo demás, como en el caso de dolencias internas graves, la mayoría de las veces lo único que pueden hacer es experimentar, porque ni saben lo que te pasa! ¡Y cuando lo saben, no lo saben curar! ¡Y muchas veces es peor el remedio que la enfermedad! Entonces, ¿por qué no confías en el que te creó? ¡Nadie conoce el producto mejor que el fabricante! ¡Envíate de vuelta a la fábrica para que te repare el Fabricante! ¡Él tiene todas las piezas y todo lo que necesitas, y es el único que verdaderamente te entiende y puede hacer un buen trabajo!
(Tomado de Fuerzas para cada día)
Leer más...

¿Naturaleza pecaminosa u obras de la carne?

La respuesta correcta a esta pregunta puede representar una restauración total: vencer las tentaciones, manejar efectivamente la culpa y la vergüenza y disfrutar del perdón total de Dios en su vida, por cuanto usted está en Cristo y es una nueva criatura. La frase “naturaleza pecaminosa” ha confundido a muchos creyentes y ha causado que no disfruten de su libertad en Cristo. Sinceramente muchos creen, y es lo que se les ha enseñado, que la razón de su lucha interior, sus tentaciones y pensamientos erráticos es que tienen dos naturalezas, una buena y la otra mala.

Esto ha sido el resultado de la forma en que en algunas Biblias se ha traducido la palabra “carne” del griego sárx (#4561 en la Concordancia Strong). La
traducción literal de esta palabra sárx es “carne” y no “naturaleza pecaminosa”. En el diccionario Expositivo Vines de palabras del Nuevo Testamento se presenta el uso de esta palabra en sus múltiples formas y nunca se considera como una “naturaleza pecaminosa”.

Un estudio del término “carne” nos revela que es una manera de andar (“para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”, Romanos 8:4) y una manera de pensar (“Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz”, Romanos 8:6). Por eso hay un contraste continuo en la Escritura sobre los frutos de la carne y el fruto del Espíritu. Conforme a la Palabra, la “carne” es el residuo de la programación de pensamientos y la forma de vida que teníamos antes del nuevo nacimiento. Por esta razón necesitamos la renovación de nuestro entendimiento. Tenemos pensamientos carnales que necesitan ser reprogramados.

Antes de nacer de nuevo, desarrollamos una extensa red de estrategias para afrontar la vida, tratar con el dolor y hacer lo que queríamos. Ahora tenemos una nueva manera de pensar y una nueva fuente de donde emana el poder: el Espíritu de Dios. Cuando usted es tentado(a), peca o tiene pensamientos impuros, no significa que su vieja naturaleza resucitó, sino que está en un proceso de renovación de la mente. En vez de caminar en el Espíritu, está caminando en la carne.

Es importante entender que aunque nuestro hombre interior (espíritu) está ligado a la naturaleza santa de Cristo y se le ha impartido su vida, en nuestra alma (mente, voluntad, sentimientos y emociones) no hay ninguna naturaleza espiritual en sí misma. El alma es el espejo que refleja la carne o la naturaleza de la nueva creación que usted es en Cristo. Es precisamente en el alma que está nuestro problema con la carne y cuando no entendemos sus sutilezas, nos causan serios problemas con el pecado. El problema del pecado es un asunto de control. Son aquellas cosas que tenemos temor a que sean descubiertas, pero cuando no tratamos con ellas nos seducen y activan ciclos destructivos.

Cuando llegué frente a mi terapista luego de haber confesado mi pecado de adulterio a mi esposa, a mis hijas, a la junta de gobierno de la iglesia, a personas importantes para mí y finalmente a la congregación, tenía una pregunta que me perturbaba y era: ¿Cómo fue posible que le fallara de esta manera a Dios, a mi esposa, mi familia y a la gente a quien amo? Nunca olvidaré la respuesta: “Sr. Moya, ningún pecado se puede justificar, pero ningún pecado se forma en un vacío. Trabajemos durante las próximas dos semanas para descubrir qué le pasó”. Sentí un alivio y a la vez confusión. Yo pensaba que había hecho todo lo posible para que nada de eso me sucediera, pero evidentemente no había sido suficiente.

Desde aquel momento hasta hoy, estoy mucho más consciente de las sutilezas del alma y de cómo poner en el contexto correcto mi historia de vida, tendencias, fortalezas y debilidades. Eso me ayuda a aplicar la obra de la cruz y a descansar en la gracia de mi Padre, que conoce mis más íntimos secretos y temores.

El mensaje de la Palabra sobre quiénes somos como hijos de Dios es consistente. En Cristo hemos muerto, fuimos sepultados y hemos resucitado para andar en una nueva vida. Pero todavía tenemos luchas con viejas actitudes, viejas maneras de afrontar la vida, recuerdos y memorias del pasado que causaron dolor y heridas. Eso es la carne. Si caminamos conforme a la carne, no cambia el hecho de que somos una nueva criatura. Tampoco cambia nuestra fuente de vida. Significa que estamos actuando como alguien que no somos. Escogimos la vieja manera de vivir cuando ya somos una nueva criatura. Para cambiar esta dirección, es necesario el arrepentimiento: un cambio de mentalidad. Nunca olvide que el arrepentimiento es un regalo de la gracia para comenzar otra vez.

―Tomado del libro Caer no es la sentencia final por Tommy Moya.
Leer más...

Ayuno y oración

Jesús, a la vez que era una figura muy pública, realmente era una persona muy privada. No se le ve orando en público ni cercanamente a lo que se le ve orando en privado. De hecho, nuestro Salvador estaba tan comprometido a la oración privada que con frecuencia oraba durante horas y horas, incluso durante toda la noche. Parecía anhelar momentos íntimos a solas con su Padre celestial. Pero si Jesús pudiera haber logrado todo lo que vino a hacer solamente por la oración, ¿por qué ayunaba? ¿Podríamos estar perdiéndonos nuestros mayores avances porque no ayunamos? ¿Recuerda la producción al treinta, al sesenta y al ciento por uno de la que habló Jesús (Marcos 4:8, 20)?
Veámoslo de esta manera: cuando usted ora, puede liberar ese aumento del treinta por uno, pero cuando tanto la oración como el ofrendar son parte de su vida, creo que eso libera la bendición al sesenta por uno. Pero cuando las tres cosas, ofrendar, orar y ayunar, son parte de su vida, ¡puede ser liberada esa bendición del ciento por uno! Si ese es el caso, tiene usted que preguntarse qué bendiciones no están siendo liberadas. ¿Qué respuestas a la oración no están llegando? ¿Qué ataduras no están siendo rotas porque no ayunamos? Mateo relata la historia de un padre que tenía un hijo poseído por un demonio. Por años había visto desesperanzado a su hijo sufrir graves convulsiones. A medida que creció, los ataques se volvieron tan graves que el muchacho frecuentemente se lanzaba a un fuego o al agua. Un espíritu suicida le atormentaba constantemente; la situación se volvió amenazadora para la vida.
Leer más...

¿Prueba o tentación?



A veces existe confusión en el Cuerpo de Cristo entre el significado y el propósito de la prueba y la tentación. Una prueba puede ser un juicio de su fe que Dios permite para sacarle como oro que ha sido purificado en fuego (1 Pedro 1:7). La tentación puede convertirse en un fuego ardiente, pero el propósito y los resultados finales de los dos son diferentes.


Dios permite la prueba de su fe, pero Satanás es el tentador que inicia la tentación (Mateo 4:3). Santiago 1:13 nos recuerda que Dios no puede ser tentado por el mal y que Él no tienta a los hombres. Cuando los israelitas estaban viajando en el desierto, Dios les puso a prueba para revelarles lo que había realmente en el interior de sus almas (Deuteronomio 8:2). Ellos estaban fuera de Egipto, pero los pensamientos de Egipto permanecían en ellos, evidenciados cuando adoraron al becerro de oro (Éxodo 32), que recordaba al dios ídolo Apis, una deidad con forma de toro adorada entre los egipcios. Nadie sabe qué debilidades permanecían ocultas en lo profundo de sus espíritus hasta que la presión las hizo salir y lo que estaba oculto salió a la superficie. Lo mismo es cierto para nosotros. Puede que sea mal genio, depresión o palabras negativas lo que sale. Ya que “de la abundancia del corazón habla la boca” (Mateo 12:34), la presión sobre el hombre interior del corazón forzará a que salgan palabras por la boca que a veces las personas lamentan haber dicho. La prueba de Dios es para probarle, pero la tentación de Satanás tiene la intención de destruirle (Juan 10:10).


Cuando un creyente soporta una prueba de fe, edifica carácter e integridad. Cuando Satanás tiene éxito en una tentación, el fruto es culpabilidad, condenación y vergüenza. Yo me he encontrado con numerosas pruebas y tribulaciones durante mis muchos años de caminar con Dios. En retrospectiva, cada vez que vencí y avancé, eso solamente añadió al fundamento de mi fe, ya que edificó más confianza en que Dios podía estar conmigo en todo (Filipenses 4:13). Las tentaciones de Satanás están pensadas para tener el resultado opuesto. Cuando Satanás se asignó a sí mismo ir tras Pedro, el plan era sacudirle como a trigo para hacer que su fe fallase. Cristo intercedió por Pedro antes de ese ataque y oró para que su fe no fallase (Lucas 22:32). Después de muchos años de ministerio y más de setenta mil horas de estudio en la Palabra, he aprendido que todas nuestras tentaciones están pensadas para hacer naufragar nuestra fe y causar que fallemos a Dios. La siguiente fue la advertencia de Pablo cuando escribió en 1 Tesalonicenses 3:5: “Por lo cual también yo, no pudiendo soportar más, envié para informarme de vuestra fe, no sea que os hubiese tentado el tentador, y que nuestro trabajo resultase en vano”.


Como creyentes es importante que nunca juzguemos a otros basándonos en las tentaciones y presiones que afrontan. Cuando juzgamos a otros, entonces nosotros estamos sujetos a experimentar las mismas dificultades que ellos encuentran. “Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado” (Gálatas 6:1).


Entre las diferencias entre una prueba y una tentación, la diferencia es que la prueba que Dios envía a nuestro camino finalmente tendrá una conclusión, pero las tentaciones de Satanás nunca terminarán mientras vivamos en un cuerpo de carne. Cuando Cristo fue tentado durante su ayuno de cuarenta días, Satanás se alejó de él, pero solamente “por un tiempo” (Lucas 4:13).


Ya que vivimos en un cuerpo terrenal en un planeta de carne y sangre, y el adversario tiene acceso a nuestra información, incluyendo fortalezas y debilidades, de vez en cuando experimentaremos tentación. Sin embargo, ser tentado no es pecado, porque Cristo mismo fue tentado y sin embargo nunca se sometió a la voz del enemigo. Se han dado numerosas provisiones en la Palabra para ayudarle a evitar caer en una trampa, para ayudarle a escapar cuando haya entrado en una trampa, o para sacarle del lazo del enemigo cuando esté usted en la trampa. El mejor método de batalla es adelantarse a la guerra, y eso se hace cuando evitamos caer en la tentación.


No se meta usted mismo en una trampa al tener camaradería con los viejos compañeros con los que consumía drogas y que siguen vendiéndola o al comer en restaurantes con los viejos amigos con los que salía a beber y que siguen tomando alcohol y donde mujeres con muy poca ropa andan alrededor como si estuvieran en una exhibición compitiendo.


Es mucho más sencillo prevenir una tentación al controlar que las circunstancias se produzcan de lo que es luchar contra una tentación con las circunstancias que usted mismo ha permitido. Satanás es el tentador, y se nos puede dar una vía de escape, si estamos dispuestos a tomarla. Es mejor adelantarse a la guerra que participar en ella.


- Extracto tomado del libro Las jugadas de Satanás expuestas por Perry Stone.
Leer más...

Dios grande



Dios quiere ser engrandecido en nuestra mísera vida humana. ¿En qué consiste este «engrandecer» a Dios? Es algo totalmente simple y, sin embargo, inmenso, que sólo se puede reconocer como un prodigio: que en nuestra pequeña existencia, a lo largo de los días, los años y las décadas en que se nos regala nuestra vida, en que las preocupaciones,problemas y luchas de nuestra vida van apareciendo poco a poco pero de manera continua, nosotros dejamos que Dios sea el Señor.


¿Por qué? ¡Porque él es Dios! No por otra razón; no porque lo consideremos provechoso; sino, sencillamente, porque él es el Señor Dios. Engrandecer a Dios significaría propiamente dejar a Dios ser el Señor, admitirlo en nuestros pensamientos, en nuestra vida afectiva, en nuestra conciencia. La relación es simple: él es el Señor Dios y quiere ser considerado como tal en este momento de mi vida; y yo sólo puedo admitirlo en los lances pequeños y grandes de mi vida como el Señor. Eso es lo que significa «¡Mi alma engrandece al Señor!».

Entonces es también en nosotros lo que es en sí mismo. En esto consiste su gracia: en que no desdeña ser también tu Dios y el mío y, por tanto, ser también ensalzado por nosotros.



Fuente: Instantes - Augenblkke © 2001 by Theologischer Verlag, Zürich





Image and video hosting by TinyPic
Leer más...

Intercesión

La intención de Jesús es que la oración sea el poder por medio del cual su iglesia pueda hacer su obra en todo el mundo. El descuido de la oración es la principal razón por la cual la iglesia carece de mayor poder sobre las masas en los países cristianos y paganos. Tenemos un entendimiento muy limitado acerca del lugar que debe de ocupar la intercesión en la iglesia y en la vida de cada cristiano. Si bien es cierto que existe mucho estudio bíblico sistemático y millares y millares
de clases y lecturas bíblicas, es necesario que todos los líderes busquen la manera de organizar clases de oración y de intercesión, para ayudar a sus estudiantes a orar en secreto, enseñándoles a ser hombres de oración por sobre todo lo demás. El poder de la iglesia para bendecir radica en la intercesión: pedir y recibir dones celestiales para llevarlos a los hombres y a las naciones.

Andrew Murray 1897

Interceder es la acción de una persona que toma el lugar de otra , o se pone en su lugar para suplicar o defender el caso de ésta, guiado sólo por el amor y la
misericordia. La persona que intercede se llama intercesor. El mejor y mayor ejemplo de un intercesor lo encontramos en Jesús, que tomó el lugar nuestro para expiar nuestros pecados en la cruz a fin de que fuéramos perdonados por el Padre. Lucas 23: 34.
Otro ejemplo lo encontramos en Ezequiel 22:30, cuando Dios dice que El no quería destruir la tierra , por lo que buscó si había un hombre (intercesor)que se pusiese delante de El , en la brecha, rogando, intercediendo a favor de la tierra, para que no la destruyese.
La intercesión es la forma más profunda, amorosa y poderosa de orar conforme a la Palabra de Dios y es una obligación fundamental de todo Cristiano.
La oración intercesora verdadera tiene que ser dirigida e inspirada por el Espíritu Santo.
Muchas veces se confunde interceder con orar; la diferencia es que la intercesión siempre es a favor de otro y la oración a favor nuestro.

Orar e interceder, es hablar con Dios. Y nuestro Padre está siempre atento a nuestras súplicas.


Bibliogr: Intercesión, arma secreta de Dios. Marta Pilon
Leer más...

Chau miedo


Sucedió que cuando el filisteo se levantó y se fue acercando para enfrentarse a David, éste corrió rápidamente hacia el frente de batalla para enfrentarse al filisteo.
1Sa 17:48

La historia de David y Goliat es fascinante. Un joven pastor enfrentándose a un super guerrero. Cuando dos campeones se encontraban, generalmente cada uno decía un discurso, y algunas veces recitaban versos con alusiones y epítetos de la clase más injuriosa, lanzando desprecios y provocaciones el uno al otro. Esta clase de diálogo todavía es muy común entre los combatientes árabes. Pero el discurso de David, sin embargo, presenta un contraste notable. Era lleno de una confianza piadosa, y él atribuía a Dios toda la gloria del triunfo que él preveía.
Cuando estuvo frente al enemigo, no se amedrentó, sino que lo enfrentó y utilizó las armas que conocía bien. Conocemos el final, Dios le dio la victoria.

Ponernos en el lugar de David nos lleva a reflexionar... ¿Cómo reaccionaríamos frente a un ataque de un enemigo tan poderoso? Fíjate que el ejército de los israelitas estaba amedrentado, dice "Cuando los israelitas vieron a Goliat, huyeron despavoridos." 1 Sa 17:24. Goliat era un paladín del ejército filisteo, y ambos ejércitos estaban frente a frente. Entonces, Goliat apareció y los desafió. ¿Qué hicieron? Huyeron despavoridos. Esa fue la reacción de hombres de guerra, acostumbrados y entrenados para pelear. Evidentemente, estaban preparados para pelear con pares, pero no con alguien tan fuerte.

David estaba frente a hombres que no lo aceptaban como guerrero, era demasiado joven, demasiado tierno. Por otra parte, debió soportar la burla y el desprecio de sus hermanos, y también, el hecho de que el rey lo trate de inmaduro e incapaz. Sin embargo, ninguna de estas cosas hizo que tuviera temor o se sintiera mal.

El secreto de David estaba escondido en Dios. El enemigo había ofendido al mismísimo Dios. Su anhelo era enfrentar al que había animado a desafiar el honor de Dios. "Hoy mismo el Señor te entregará en mis manos; y yo te mataré y te cortaré la cabeza. Hoy mismo echaré los cadáveres del ejército filisteo a las aves del cielo y a las fieras del campo, y todo el mundo sabrá que hay un Dios en Israel. Todos los que están aquí reconocerán que el Señor salva sin necesidad de espada ni de lanza. La batalla es del Señor, y él los entregará a ustedes en nuestras manos." 1Sa 17:46,47

¿Has visto a tu enemigo? ¿Es demasiado grande? Ningún gigante es más grande que el Señor Jesucristo. El fuerte no se gloríe en su fuerza ni el hombre armado en su armadura. Dios resiste al soberbio y desprecia a los que le desafían a Él y a su pueblo, su iglesia. Nadie que haya endurecido su corazón contra Dios ha prosperado jamás.

Despídete del miedo. Dios está de tu parte. No temas ni desmayes, pues el Señor Jesús está contigo. No hay enemigo que sea tan grande como para vencerte, pues la victoria es del Todopoderoso. Mira bien a tu gigante, observa sus cualidades. El reconocer de dónde vienen tus miedos y lo que la Palabra dice al respecto de dará la victoria y te hará libre.

Sólo tienes que dar el primer paso.

P.O. mujerdevanguardia.blogspot.com



Leer más...

Dar en el blanco

El hombre ha usado la arquería desde el inicio de la historia, primero para cazar, defenderse en la guerra, y en los tiempos modernos, como deporte. En África se han encontrado puntas de flecha de piedra de más de 50.000 años, y la arquería ha sido utilizada por casi todas las sociedades que habitaron la tierra.

Asirios y babilonios utilizaron con gran eficacia estas armas y en el Antiguo Testamento hay varias referencias a la destreza que tenían los hebreos en el tiro con arco.

La victoria en esta práctica consiste en dar en el blanco, en el centro mismo del objetivo. La Palabra de Dios utiliza esta figura para definir nada menos que aquello que nos separa de Dios. Errar el blanco es, bíblicamente, el significado de pecar.

Si bien todos los creyentes sabemos lo que es el pecado, encontramos que para algunos, los pecados se categorizan. Unos lo ven como un monstruo agazapado en su interior, otros lo minimizan hasta casi ignorarlo, escudándose en que somos nuevas criaturas en Cristo. Es cierto que con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. No desecho la gracia de Dios. Pero todos pecamos, y es necesario hacer ciertos ajustes cada día para afinar la puntería.

En el arte de la arquería, la precisión alcanzada depende del arquero. Se pueden alcanzar altos niveles de habilidad únicamente si uno desea practicar durante todo el tiempo que sea necesario hasta lograr acertar en el medio del blanco en toda clase de circunstancias y situaciones, lo que se transforma en una habilidad subconsciente. La capacidad para hacer eso sin aburrirse es lo que diferencia a los arqueros campeones del resto. En los niveles de competencia más elevados, incluso los pequeños avances en la puntería pueden lograr diferencias importantes en los resultados, y por eso el ajuste y verificación periódica de los equipos es una parte fundamental en la práctica de la arquería.

Los hijos de Dios contamos con todo lo necesario para dar en el blanco. El Padre proveyó a Su Hijo, y Él derramó su sangre en nuestro favor, pagando el precio de nuestros pecados. También contamos con la Palabra de Dios, la cual es el único excelente manual de instrucciones precisas, y como broche de oro, tenemos al Espíritu Santo, el cual nos enseña todas las cosas y nos ayuda en nuestro andar continuamente.

Dar en el blanco es una realidad para el cristiano, porque el que aguza la puntería para no errar, cuenta con todo el apoyo de lo alto y Dios mismo le da la victoria.

"Sigo adelante, hacia la meta, para llevarme el premio que Dios nos llama a recibir por medio de Jesucristo." Fil 3:14



Autor: PO - www.mujerdevanguardia.blogspot.com
http://www.geviar.com/index.php/
Leer más...

Comodidad

La comodidad es el estado de quien se encuentra bien y no quiere cambiar de situación, es el bienestar que proporciona la ausencia de problemas e inconvenientes en lo que se hace. Hay quienes dicen que presentar la salvación en Jesucristo a los que aún no lo conocen, es decir, evangelizar, es una acción para la cual hay que salir de la comodidad en la cual estamos y dar pasos bien activos y nada cómodos para que muchos puedan acceder al arrepentimiento que los llevará al maravilloso perdón del Señor.

Si hacemos unos pequeños ajustes, casi jugando con esta palabra "comodidad", descubrimos otras palabras que contienen el gran secreto de Jesús:

COMO - DI - DAD

parafraseando, decimos "COMO YO (JESUS) DI, (VOSOTROS) DAD". El se dio a sí mismo por amor, sin límites ni pereza. Ahora, en el tiempo de la gracia, nos toca a nosotros.

¿Podría un marinero quedarse sentado si escuchara los gritos de alguien que se ahoga? ¿Podría un doctor permanecer cómodamente sentado y solo dejar que mueran sus pacientes? ¿Podría un bombero quedarse sentado, dejando que la gente se quemara sin darles su ayuda? ¿Podrías tú sentarte a descansar en Sion con el mundo CONDENADO a tu alrededor?

En este video encontramos una forma de evangelismo que puede servirte de inspiración.




http://www.evangelismobiblico.com/2009/04/que-parte-de-tu-cuerpo-merece-entrar-al-cielo/

PO. www.mujerdevanguardia.blogspot.com
Leer más...

Piedra de molino


Jesús dijo: "el que recibe en mi nombre a un niño como éste, me recibe a mí. Pero si alguien hace pecar a uno de estos pequeños que creen en mí, más le valdría que le colgaran al cuello una gran piedra de molino y lo hundieran en lo profundo del mar." Mt 18:5,6.

¿Con qué tropieza la infancia hoy en día?

Maltrato, abandono, aborto, abuso infantil, falta de educación, esclavitud, prostitución infantil, pedofilia, trabajo infantil, discriminación, desnutrición, abandono, violencia...

El siguiente reportaje fotográfico de UNICEF ilustra lo que estamos hablando:
http://www.unicef.org/spanish/photoessays/50352.html

La Convención sobre los Derechos del Niño fue adoptada por la Asamblea de las Naciones Unidas en noviembre de 1989. Ha sido ratificada por 191 países, convirtiéndose en el primer tratado internacional de derechos humanos con una aprobación casi universal.

En la Argentina, el Congreso de la Nación la ratificó en noviembre de 1990 a través de la ley 23.849 y, en agosto de 1994, fue incorporada a la Constitución de la Nación. A partir de ahí, nuestro país asumió el compromiso de asegurar que todos los niños y niñas tengan todos los derechos que se encuentran en la Convención.

Conociendo sus derechos podremos defenderlos

1 Los Derechos del Niño son para TODOS los niños.

2 Las leyes deberán garantizar la protección para el desarrollo integral del niño atendiendo fundamentalmente a su interés superior.

3 El niño tiene derecho desde su nacimiento a un nombre y a una nacionalidad.


4 La sociedad debe brindar al niño los medios necesarios para que goce de buena salud aún antes de su nacimiento.

5 Los niños con cualquier tipo de discapacidad deben ser especialmente atendidos en todas sus necesidades.

6 Lo más conveniente para el buen desarrollo del niño es el cuidado de sus padres. Si esto no pudiera ser posible, la sociedad deberá encargarse de brindarle al niño todo lo necesario.

7 La educación es un derecho de todos los niños y debe tender a transformarlos en miembros útiles de la sociedad. Sus padres y la sociedad toda son responsables de que este derecho se respete. Todos los niños tienen derecho a jugar.

8 El niño debe, en todas las circunstancias, figurar entre los primeros que reciban protección y socorro.

9 Los niños no pueden ser explotados, ni vendidos, ni deben trabajar desde muy pequeños o en cualquier actividad que los perjudique de alguna manera.

10 El niño no debe sufrir ningún tipo de discriminación y debe educarse en un mundo en paz.

Leer más...

¿Por qué hay que ser cristiano?


¿Por qué hay que ser cristiano? ¿Por qué no simplemente hombre, hombre de verdad? ¿Por qué ser, además de hombre, cristiano? ¿Acaso ser cristiano es más que ser hombre? ¿Qué es en realidad lo cristiano? ¿Qué significa ser cristiano hoy?
Los cristianos deberían saber lo que quieren. También los no cristianos deberían saber lo que los cristianos quieren.
La respuesta de los cristianos no pasa de ser, en no pocos aspectos, vaporosa, sentimental, genérica: el cristianismo quiere amor, justicia, hallar sentido a la vida, ser bueno y hacer el bien, humanidad... Pero, ¿no quieren tales cosas también los no cristianos? Sin lugar a dudas, la cuestión de lo que el cristianismo quiere, lo que el cristianismo es, se ha agudizado drásticamente, ya que los no cristianos comparten hoy a menudo los mismos ideales. También ellos están a favor del amor, la justicia, el sentido de la vida, el ser bueno y hacer el bien, la humanidad. Y en la práctica, con frecuencia, lo están aún más que los cristianos. Si, pues, estos “otros” dicen lo mismo, ¿para qué ser aún cristiano? El cristianismo se halla hoy, en todas partes, en doble confrontación: de un lado, con las grandes religiones; de otro, con los humanismos no cristianos, los humanismos “seculares”. Incluso a los cristianos que hasta ahora se han sentido en esta o aquella Iglesia institucionalmente guarecidos e ideológicamente inmunizados les asalta, hoy, el interrogante: ¿es el cristianismo, comparado con las otras religiones y los humanismos modernos, algo esencialmente distinto, algo realmente especial?

Una pregunta directa: ¿Por qué hay que ser cristiano. Y una respuesta no menos directa: Porque hay que ser realmente hombre. No se puede ser cristiano renunciando a ser hombre. Y viceversa: no se puede ser hombre renunciando a ser cristiano. Lo cristiano no puede ponerse encima, debajo o al lado de lo humano: el cristiano no debe ser un hombre dividido.
Lo cristiano no es, por tanto, una superestructura ni una infraestructura de lo humano, sino una superación de lo humano en el pleno sentido de la palabra, que implica afirmación, negación y trascendencia. Ser cristiano significa una superación de los otros humanismos: éstos son afirmados en la medida en que afirman lo humano; son negados en la medida en que niegan lo cristiano, es decir, a Cristo; son trascendidos en cuanto que el ser cristiano puede incorporar plenamente lo humano y demasiado humano con todas sus dimensiones negativas. Los cristianos no son menos humanistas que otros humanistas. Pero ven lo humano, lo verdaderamente humano, ven al hombre y a su Dios, ven la humanidad, la libertad, la justicia, la vida el amor, la paz y el sentido a la luz de Jesús, que es para ellos el criterio concreto, Cristo. En esta perspectiva estiman que no pueden ser partidarios de un humanismo cualquiera, que se limite a afirmar lo verdadero, lo bueno, lo bello y lo humano. El suyo es un humanismo realmente radical, capaz de integrar y asumir lo no verdadero, lo no bueno, lo no bello y lo no humano: no sólo todo lo positivo, sino también -y esto es lo que decide el valor de un humanismo- todo lo negativo, incluso el dolor, la culpa, la muerte, el absurdo.
Con la mirada puesta en él, el Crucificado y Resucitado, puede el hombre no sólo actuar en este mundo, sino también padecer: no sólo vivir, sino también morir. Ante su vista aparece un sentido incluso allí donde la razón como tal debe capitular, en el mismo absurdo de la miseria y la culpa, porque el hombre se sabe sostenido por Dios también en eso, tanto en lo positivo como en lo negativo. La fe en Jesucristo procura paz con Dios y consigo mismo, pero no escamotea los problemas del mundo. Hace al hombre verdaderamente humano porque le pone en contacto con la humanidad de los demás: le abre radicalmente a quien tiene necesidad de él, al prójimo.

Hemos preguntado por qué hay que ser cristiano. Ahora se comprenderá la respuesta, que resumimos en la siguiente fórmula:

Siguiendo a Cristo Jesús, el hombre puede en el mundo actual vivir, actuar, sufrir y morir realmente como hombre: sostenido por Dios y ayudando a los demás en la dicha y en la desdicha, en la vida y en la muerte.

H.K.
Leer más...