Mostrando entradas con la etiqueta Iglesia perseguida. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Iglesia perseguida. Mostrar todas las entradas

Iglesias clandestinas

Iglesias clandestinas
Y los enemigos del hombre serán los de su casa”- Mateo 10:36-42

  

Se les llama iglesias clandestinas a aquellas agrupaciones cristianas compuestas por los fieles que reconocen a Jesucristo como su Salvador y se oponen a la manipulación por parte del Partido Comunista Chino; el cual les obliga a adaptar sus creencias a los dogmas del partido. Son iglesias que se reúnen en casas, en los montes o en edificios abandonados. Su fe tiene que ser escondida, pues no pueden hablar abiertamente de ella, ya que los agentes encubiertos del gobierno están por todos lados.
A pesar de la dura persecución; a pesar de los abusos de poder, de los arrestos, los trabajos forzados, los asesinatos y las mutilaciones, la iglesia clandestina en la China está experimentando un poderoso avivamiento. El Gobierno chino ha reconocido oficialmente que el número de personas que se definen como religiosas en esa nación es mucho más alto de lo que se pensaba. Según un estudio sobre la espiritualidad en China,elaborado por dos profesores de la Universidad Normal Oriental de Shanghái, la cifra de creyentes asciende a 300 millones, sobre en una población de 1.300 millones; lo que representa, un aumento de un 30%.
Según la investigación, las cinco prácticas religiosas más importantes son el budismo, taoísmo, islamismo, catolicismo y protestantismo. En el comunismo, el gobierno es “dios”; por eso prohíbe el culto en iglesias que no estén autorizadas por el gobierno central e impide el uso de imágenes o símbolos religiosos. No solo los evangélicos son perseguidos y asesinados por su fe, también los practicantes del catolicismo sufren las mismas persecuciones y condenas por su obediencia al Papa y a la Iglesia de Roma.
Ser un creyente en Jesucristo en China es un riesgo de muerte segura. Pero a pesar de ello, millones de personas se han unido al ejército de la fe. ¿Por qué? Porque la dura persecución ha hecho que la iglesia tengan que depender únicamente del ministerio y el servicio del Espíritu Santo y de los ángeles para poder subsistir; porque en medio del fuego de la persecución y la prueba Dios se hace visible y real.

Esa Iglesia clandestina es muy poderosa, ese poder lo han adquirido a través de la obediencia y la oración. Para poder subsistir sin ser descubiertos por el gobierno, los creyentes de la iglesia china tienen que depender de la dirección y la protección del Espíritu Santo y los ángeles; para eso oran tres o cuatro horas diarias. Además, la iglesia tienes algunos miembros cuya única tarea es orar, día y noche, mañana y tarde. Cada minuto del día que pasan despiertos están orando; pidiendo sabiduría, pidiendo avivamiento, pidiendo milagros, pidiendo protección milagrosa, pidiendo sanidades y provisión milagrosa. Debido a su clandestinaje y debido a su falta de recursos, la organización de la iglesia cristiana china es muy sencilla.

La iglesia clandestina en China se compone de dos tipos de líderes y el pueblo. Los líderes son divididos en líderes espirituales, estos son los que ayunan y oran por los otros líderes y por la iglesia y los lideres operacionales (o prácticos), que son los que evangelizan, enseñan y sirven. Las reuniones son sencillas. Como en la iglesia primitiva no tienen ningún ministerio de predicación o adoración; ni comités de construcción ni Junta Administrativa. Se reúnen cuando pueden y como pueden, cambiando de lugar de reunión constantemente; y sus reuniones consisten de sencillas y apasionadas expresiones de gratitud y adoración; pequeñas enseñanzas y mucha oración.

Las vigilias de oración son constantes y los ayunos eternos. Los creyentes chinos tiene dos tipos de ayuno: los forzados, aquellos hechos porque no tienen nada que comer y los ordenados, aquellos que el Espíritu Santo les pide que hagan, cuando hay que interceder por alguna persona o situación. Por ejemplo, un hermano chino ayunó cien días para obtener una Biblia. Luego de este ayuno, recibió una Biblia de forma sobrenatural. ¿Te imaginas, ayunar cien días, más de tres meses, pidiéndole a Dios que le supla una Biblia que nosotros podemos comprar en cualquier farmacia por menos de cinco dólares? ¡Ups! Me parece que Dios va a tener que permitir que la iglesia sea un poco exprimida, para que anhele la Palabra, la presencia del Espíritu Santo y el avivamiento. La Iglesia de China opera en lo sobrenatural. Los milagros son necesarios para poder sobrevivir la persecución. Por ejemplo, cuando hay mucha persecución y oposición, ellos dependen de que el Espíritu. Santo les dirija y los ángeles los escondan. Para lograrlo, los creyentes chinos tienen que hablar muy poco y oír mucho. En nada se parece a nuestro sistema. Nosotros hablamos y hablamos y hablamos y no oímos nada. ¡Ciertamente, necesitamos un avivamiento!


Hoy es un buen día para levantarnos a orar por la Iglesia perseguida. ¡Pidamos un verdadero avivamiento en la Iglesia!
Por: Griselle M. Trujillo   [email protected]
http://unpensamientodevocional.blogspot.com
Leer más...

Iglesia perseguida

Existe desde tiempos inmemorables una guerra mundial creciente en contra del cristianismo. Cada año, un promedio de 160.000 cristianos mueren como mártires para Cristo. Cristianos perseguidos a los que los medios de comunicación no sacan en las portadas de los periódicos. En Nigeria del Norte muchas iglesias están siendo quemadas por muchedumbres musulmanas. En la Birmania budista pueblos enteros de cristianos han sido masacrados por la dictadura militar. En Zimbabwe muchas iglesias fueron destruidas con topadoras por el régimen comunista. En Pakistán numerosos cristianos han sido condenados a muerte por evangelizar a sus vecinos musulmanes. En Indonesia escolares cristianas han sido degolladas por militantes musulmanes. En la China Roja cristianos son torturados y encarcelados en campamentos de trabajo de esclavo masivos. En la Cuba comunista iglesias de casa han sido asaltadas y cerradas.
Las persecuciones contra los cristianos han sido una constante durante el pasado siglo. Cabe definir el siglo XX como el siglo de los mártires. La World Christian Enciclopedia cifra un total de 69.420.000 de mártires (no en sentido formal, se refiere a muertos por la fe cristiana, de cualquier confesión). La cifra de mártires en el siglo XX —fértil en el odio cristiano— es de 45.400.000.
Los atentados, las humillaciones y los asesinatos de cristianos son el pan de cada día en muchos países. En Pakistán, de mayoría musulmana, se promulgó la llamada Ley de la blasfemia que penaba con la muerte a aquellos que ofendieran a Mahoma, a través de “palabras, gestos o alusiones”. Con estas leyes que pecan de laxitud se encuentra resquicio legal para castigar a aquellos que se declaren cristianos.
La tolerancia y el respeto deben ser valores que cualquier país debe tener arraigados en la sociedad. La presencia de personas de variadas religiones y confesiones en el mundo occidental demuestra que a nadie se le hace renunciar a sus ideas. La crítica constructiva que realiza la opinión pública es signo de que la libertad de pensamiento imperan allí donde se practica. Pero esos mismos valores hay que practicarlos para con aquellos que sufren. Y hacerles alzar la voz en medio de una sociedad que desconoce a sus víctimas.

Como Iglesia de Jesucristo, nuestros hermanos nos necesitan. Pasemos tiempo con Dios a favor de ellos. Intercedamos por nuestros hermanos.

"Tú mirarás a la oración de tu siervo, y a su ruego, oh Jehová Dios mío, para oir el clamor y la oración con que tu siervo ora delante de ti."
2Cr 6:19


http://iglesiaenmarcha.net
Leer más...