Mostrando entradas con la etiqueta Estudio Bíblico. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Estudio Bíblico. Mostrar todas las entradas

Hay amigos más unidos que un hermano

Disfrutemos de la buena compañía de los verdaderos hermanos en Cristo, porque aunque sea transitoria o duradera, pasará, y cuando nos falte su presencia, lamentaremos no haber aprovechado mejor, esa preciosa manifestación de la gracia de Dios dada a través de este hermano o hermana. Demos gracias a Dios siempre, y regocijémonos cada momento que compartimos con quienes son un regalo y ejemplo para nuestra vida e iglesia.


¿Qué significa COMPAÑERO?

En griego koinonos. Persona que acompaña a otro, que se une a él, y lo ayuda con un determinado propósito o misión. Quien comparte las mismas actividades y situaciones, tanto adversas como propicias. Cada uno de los miembros que tienen comunión en amor y amistad, y participan del Cuerpo de Cristo, que es Su iglesia.

En la Biblia dice:
“Compañero soy de todos los que te temen: te honran,  y guardan tus mandamientos..” SALMOS 119:63 RV60 LBLA BEFE RV2000 BENVI DHH MH BJ JMA
Mal 3:16



Tarjeta de amistad cristiana



Los que aman y obedecen a Dios, tienen sus compañeros más amados y dignos de confianza en el pueblo de Dios, pues son un solo y nuevo hombre en Cristo. El no tener compañeros en Cristo, nos lleva a buscar la compañía de hombres naturales y carnales, y en nuestra necesidad de afecto, aprobación y apoyo humano, podemos dejar de ser compañeros de Cristo y de nuestros hermanos en la fe.

“MEJORES SON DOS creyentes fieles QUE UNO; ECLESIASTES 4:9 RV60 BJ
PORQUE TIENEN MEJOR FRUTO DE SU TRABAJO. BEFE NC RV2000



Dos servidores de Dios que trabajan en cooperación, pueden rendir más del doble de frutos y ganar mucha más recompensa, que un solo trabajador.

PORQUE TAMBIÉN SI CAYEREN, EL UNO LEVANTARÁ A SU COMPAÑERO; PERO ¡AY DEL SOLO! QUE CUANDO CAYERE, NO TIENE COMPAÑERO QUE LO LEVANTE.”

Pueden sobrevenir dificultades y peligros, pero nuestro compañero puede socorrernos. Uno solo, sin ayuda de otro, estará más expuesto a fracasos y pérdidas.


Hablemos del COMPAÑERISMO

El compañerismo (koinonía) es indispensable y todo aislamiento es peligroso.

TAMBIÉN, SI DOS DURMIEREN JUNTOS, SE CALENTARÁN MUTUAMENTE; MAS ¿CÓMO SE CALENTARÁ UNO SOLO? Y SI ATACAN A UNO, SERÁN DOS PARA DEFENDERSE;
Y CORDÓN DE TRES HILOS NO ES FÁCIL DE ROMPER.”

Pablo dice a los hermanos en Cristo: 2 CORINTIOS 1:7 RV60 RV2000 ATR BEFE BJ WL
“NUESTRA ESPERANZA RESPECTO DE VOSOTROS ES FIRME, PUES SABEMOS QUE ASÍ COMO SOIS COMPAÑEROS: solidarios en koinönoi 

LAS AFLICCIONES Y PADECIMIENTOS de Cristo, 2 Co. 1:5,6
TAMBIÉN (SOIS COMPAÑEROS: solidarios) EN LA CONSOLACIÓN Y SALUD” por Cristo.

Estos padecimientos y persecuciones eran constantes en la iglesia primitiva, y servían para unir en Uno, a todos los verdaderos creyentes en un compañerismo de sufrimiento y consolación en Cristo.

Pablo presenta a Tito su compañero en Cristo: 2 CORINTIOS 8:23 RV60 ATR BEFE RV2000 BJ WL
“EN CUANTO A TITO, ES MI COMPAÑERO koinönos emos Y COLABORADOR (sunergos) PARA CON VOSOTROS.”

Lo presenta como digno de toda confianza, y de ser aceptado por los hermanos. Y no sólo presenta ante la iglesia a Tito como su compañero, sino también a otro que ni siquiera nombra, porque era conocido y muy estimado por todos.

“ENVIAMOS JUNTAMENTE CON TITO, 2 CORINTIOS 8:18,19 RV60 ATR 334 BEFE WEV AL HERMANO (adhelphon) CUYA ALABANZA ES EL EVANGELIO RV2000 BJ WL POR TODAS LAS IGLESIAS; Y NO SÓLO ESTO, SINO QUE TAMBIÉN FUE DESIGNADO POR LAS IGLESIAS COMO COMPAÑERO DE NUESTRA PEREGRINACIÓN sunekdëmos compañero de viaje que va junto a nosotros, lejos del hogar, de su pueblo, PARA LLEVAR ESTA GRACIA: ESTA GENEROSIDAD, QUE ES ADMINISTRADA POR NOSOTROS PARA GLORIA DEL SEÑOR MISMO, Y PARA DEMOSTRAR VUESTRA BUENA VOLUNTAD.”

“TE RUEGO TAMBIÉN A TI, FILIPENSES 4:3 BJ ATR 608 BEFE WEV WL 930 RV2000 RV60
SÍCIGO (Sizigo) COMPAÑERO FIEL: gnësie sunzuge COMPANERO DE YUGO (que como bueyes están unidos bajo un mismo yugo para llevar una carga común)

VERDADERO COMPAÑERO,
QUE AYUDES (en griego: a juntar lo que está separado, a ser uno: a reconciliarse)
A ESTAS hermanas QUE TRABAJARON combatiendo sunathlé
JUNTAMENTE CONMIGO EN EL EVANGELIO, CON CLEMENTE TAMBIÉN Y LOS DEMÁS COLABORADORES MÍOS, CUYOS NOMBRES ESTÁN EN EL LIBRO DE LA VIDA.”

Le ruega a su compañero que trabaje por la unidad en paz y en amor de los que luchan por el evangelio, para que sean como un equipo de atletas bien disciplinado y de vencedores en Cristo.

Pablo con Timoteo dirige su carta a Filemón, Apia, FILEMÓN 1:2,3 RV60 LBLA BEFE ATR RV2000 DHH BJ

“Y A ARQUIPO NUESTRO COMPAÑERO sunstratiötëi sun, con, y stratiotes, soldado DE MILICIA que combate con armas espirituales, Y A LA IGLESIA QUE SE REÚNE EN TU CASA: ekklesía GRACIA Y PAZ A VOSOTROS, DE DIOS NUESTRO PADRE Y DEL SEÑOR JESUCRISTO.”  

“MAS TUVE POR NECESARIO ENVIAROS FILIPENSES 2:25 RV60 ATR 596 BEFE RV2000 BJ WL
A EPAFRODITO, MI HERMANO, COLABORADOR adhelphon sunergon Y COMPAÑERO DE MILICIA, mi compañero de armas, sunstratiötën con quien compartía los peligros y los ataques de los enemigos de Cristo.
EPAFRODITO, MI COMPAÑERO DE MILICIA, VUESTRO ENVIADO, Y MINISTRADOR DE MIS NECESIDADES.”

HERMANOS “SUFRISTEIS: SOPORTASTEIS, HEBREOS 10:32,33 RV2000 ATR 448 BEFE BJ RV60 WL GRAN COMBATE (athlësin: en pruebas, luchas atléticas) DE PADECIMIENTOS con gozo; Heb.10:34 POR UNA PARTE, CIERTAMENTE, CON VITUPERIOS, ULTRAJES Y TRIBULACIONES FUISTEIS HECHOS ESPECTÁCULO (theatron); Y POR OTRA, HECHOS COMPAÑEROS: siendo solidarios koinönoi DE LOS QUE ESTABAN EN UNA SITUACIÓN SEMEJANTE.”

Aunque ellos no hubieran sido perseguidos, habían estado dispuestos a participar de los “vituperios y tribulaciones” a que estaban sometidos sus hermanos en Cristo.

“RECIBE A ONÉSIMO NO COMO ESCLAVO, FILEMÓN 1:16-18 RV60 ATR 621 BEFE RV2000 BJ WL SINO COMO MÁS QUE ESCLAVO, COMO HERMANO AMADO, adhelphon agapëton
MAYORMENTE PARA MÍ, PERO CUÁNTO MÁS PARA TI, TANTO EN LA CARNE COMO EN EL SEÑOR. ASÍ QUE, SI ME TIENES POR COMPAÑERO, koinönon por alguien unido a ti BJ, como tu amigo en Cristo, RECÍBELE COMO A MÍ MISMO. Y SI EN ALGO TE PERJUDICÓ, O TE DEBE, PONLO A MI CUENTA.”

“SALUDAD A ROMANOS 16:7 RV60 ATR 569 BEFE RV2000 BJ WL ANDRÓNICO Y A JUNIAS, MIS PARIENTES Y MIS COMPAÑEROS DE PRISIONES: sunaichmalötus de cautiverios por luchar juntos proclamando el evangelio. en Colosenses 4:10 Aristarco 
Estas experiencias compartidas, extremas e intensas, de pasar por el fuego de la prueba, los unía y fusionaba en amistad como compañeros para siempre.

MIS COMPAÑEROS DE PRISIONES: ANDRÓNICO Y A JUNIAS LOS CUALES SON MUY ESTIMADOS ENTRE LOS APÓSTOLES, QUE LLEGARON A CRISTO ANTES QUE YO.”

“TE SALUDA a ti, EPAFRAS, FILEMON 1:23 RV60 ATR 623 BEFE RV2000 BJ WL  MI COMPAÑERO DE PRISIONES: sunaichmalötos mou (de aislamiento, persecución, maltrato por parte de los hombres del mundo y de esta cárcel en Roma), POR proclamar a CRISTO JESÚS.”

Como exhortación final dando ánimo a nuestros compañeros:

Mis compañeros, resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos y aflicciones se van cumpliendo en la compañía de nuestros hermanos dispersos en todo el mundo.
Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, Él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. A Él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos.

1 PEDRO 5:9-11 RV60, 2000 BJ NC RV2000 

Amén

Basilio A. Benitez
Maestro de la Palabra en Iglesia Adventista
Leer más...

¿Sólo un feto? Qué dice la Biblia del niño no nacido



Sal 139:13  Tú creaste mis entrañas; me formaste en el vientre de mi madre. 
Sal 139:14  ¡Te alabo porque soy una creación admirable! ¡Tus obras son maravillosas, y esto lo sé muy bien! 




Sal 22:10  Fui puesto a tu cuidado desde antes de nacer; desde el vientre de mi madre mi Dios eres tú. 


Sal 139:15  Mis huesos no te fueron desconocidos cuando en lo más recóndito era yo formado, cuando en lo más profundo de la tierra era yo entretejido. 
Sal 139:16  Tus ojos vieron mi cuerpo en gestación: todo estaba ya escrito en tu libro; todos mis días se estaban diseñando, aunque no existía uno solo de ellos.



Sal 51:5  En verdad, soy malo desde que nací; soy pecador desde el seno de mi madre.
Sal 58:3  Los malvados se pervierten desde el vientre; 
los mentirosos se descarrían desde antes de nacer. 


Sal 22:30  La posteridad le servirá; del Señor se hablará a las generaciones futuras. 
Sal 22:31  A un pueblo que aún no ha nacido se le dirá que Dios hizo justicia. 
Sal 78:6  para que los conocieran las generaciones venideras y los hijos que habrían de nacer, que a su vez los enseñarían a sus hijos.  
Sal 102:18  Que se escriba esto para las generaciones futuras, y que el pueblo que será creado alabe al Señor. 








Sal 51:6  En verdad, tú amas al corazón sincero, y en lo íntimo me has dado sabiduría.







Sal 22:9  Pero tú me sacaste del vientre materno; me hiciste reposar confiado en el regazo de mi madre. 
Sal 71:6  De ti he dependido desde que nací; del vientre materno me hiciste nacer. ¡Por siempre te alabaré!  
Leer más...

¿Por qué... la sangre?

El Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados. Col 1:13,14

Nunca será suficiente el agradecimiento que expresemos por lo que nuestro amado Jesús hizo por nosotros. Derramó toda su sangre, su preciosa sangre para pagar nuestro rescate. Muchas veces nuestro entendimiento se ve limitado para comprender tanto amor. Y más aún, nos cuesta comprender por qué el precio era de sangre.
Cuando los primeros predicadores del evangelio declararon que Jesús era el Cordero de Dios, cuya sangre había comprado la redención de los pecados, no tuvieron que definir estos términos a sus oyentes, para quienes estos vocablos eran conocidos, familiares. Nosotros, sin embargo, que vivimos miles de años después de estos acontecimientos, y que no hemos sido educados en el ritual mosaico, necesitamos estudiar la cartilla, por así decirlo, por la cual Israel aprendió a deletrear el gran mensaje: Redención por medio del sacrificio expiatorio.

¿Por qué LA SANGRE?

Si queremos comprender mejor el significado de la muerte de Jesús, debemos centrarnos en el vocablo "sacrificio". Ahí tenemos la clave. Cualquier explicación que excluye el elemento expiatorio, es anti-bíblica, ya que nada es más destacado en el Nuevo Testamento que el empleo de términos expiatorios para dar a conocer la muerte de Cristo. El describirlo como "Cordero de Dios," el decir que Su sangre limpia del pecado y compra la redención, el enseñar que murió por nuestros pecados, todo esto equivale a decir que la muerte de Jesús era un sacrificio verdadero por el pecado.
En el Antiguo Testamento, los sacrificios que eran parte del ritual de adoración para los israelitas, son símbolos proféticos que señalaban al Sacrificio perfecto. En su momento, esos sacrificios sirvieron para preparar al pueblo de Dios para un tiempo o dispensación de mayor importancia, que empezaría con la venida de Cristo.

¿IMPROVISADO?

El sacrificio de Jesús no fue una improvisación de Dios ante el curso que había tomado la humanidad. Antes de la creación del mundo, Dios hizo provisión para la redención del hombre. Se describe a Jesús como el "Cordero, el cual fue muerto desde el principio del mundo." Ap 13:18.
Así como el cordero que sería sacrificado en la pascua era "predestinado" varios días antes de ser muerto (Éx 12:3,6) de igual manera Cristo, el Cordero sin mancha había sido "ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor a vosotros." 1Pe 1:19,20. Adquirió para el hombre la vida eterna, que Dios prometió "desde antes del principio de los siglos." Ti 1:2. El que hubiera un grupo de personas santificadas por este sacrificio fue decretado "antes de la fundación del mundo." Ef 1:4. Pedro les comunicó a los judíos que aunque por su ignorancia habían crucificado a Cristo con manos malvadas, no obstante habían cumplido el plan eterno de Dios, puesto que había sido "entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios." Hch 2:23. El cristianismo no es una religión que comenzó hace veinte siglos, sino la manifestación histórica de un propósito eterno.

SIN CULPA

Puesto transcurrirían varios siglos antes de la consumación del sacrificio, ¿qué debía hacer el pecador mientras tanto? Dios ordenó una institución que prefigurara el Sacrificio, y asimismo se convirtió en un medio de la gracia para el arrepentido y creyente: los sacrificios de animales.
La primera mención de un animal sacrificado ocurre en Gn 3. Adán y Eva, después de haber pecado, tuvieron conciencia de su desnudez física, la cual era indicio exterior de la desnudez de conciencia. Fueron en vano sus esfuerzos de cubrirse exteriormente con hojas, y por dentro con excusas. Luego Dios tomó pieles de animales y los cubrió. Mientras que el registro no dice en palabras que se trataba de un sacrificio, sin embargo al reflexionar con respecto al significado espiritual del acto, se concluye en una apelación de Dios tomando disposiciones para la redención del hombre.
Una criatura inocente muere para que la culpabilidad sea cubierta. Ese es el objeto principal del sacrificio, una cubierta divinamente proporcionada para la conciencia culpable.

www.mujerdevanguardia.blogspot.com Bibliogr.: La Biblia RV60. “Teología Sistemática”, Pearlman.
Leer más...

Asidos de la Palabra de Vida - Parte II

¡Que no nos sorprenda!

(Continuación del artículo: Asidos de la Palabra de Vida - Parte I) En segundo término, dice la Biblia que si alguno sufre, que no sea por asesino, ladrón o criminal, ni por meterse en asuntos ajenos. Se debe distinguir entre los sufrimientos causados por predicar al Señor y los padecimientos originados en el pecado. No te dejes sorprender por tu propio pecado. Que la causa de tu sufrimiento no sea producida por tu propia maldad y desobediencia, para vivir el resto de tu vida no satisfaciendo a las pasiones humanas sino cumpliendo la voluntad de Dios. Cristo ya padeció por nosotros y pagó con Su vida, por la nuestra. Es mejor padecer haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo requiere, que padecer haciendo el mal.

Resistiendo firmes en la fe

Por último Pedro aconseja: "Sean prudentes y manténganse despiertos, porque su adversario el diablo, como león rugiente, anda buscando a quién devorar. Resístanle, firmes en la fe, sabiendo que en todas partes del mundo vuestros hermanos están sufriendo las mismas cosas." El enemigo número uno de Cristo y los cristianos es Satanás. ¿Cómo defenderse de sus ataques? Pedro dice: "Resístanle firmes en la fe". Para estar firmes en la fe hay que mantenerse asidos de la Palabra de vida, es decir, retener la Palabra de Dios oída y ponerla por obra, permanecer bien aferrados a la Palabra de Dios. El nos ha dado Su Palabra a través del Hijo y hoy en día el Espíritu Santo nos recuerda todas estas palabras. Oír las Palabras de Dios acrecienta nuestra fe y cuando las confesamos estamos empuñando una espada más cortante que cualquier arma.

Artillería pesada

Dios nos promete: "Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mi vendrá" (Is 54:17). Las armas espirituales que Dios nos ha dado son sumamente poderosas para destruir cualquier armamento que intente atacar a los hijos de Dios. Nuestra mejor defensa es la Verdad, la justicia de Dios, el evangelio de la paz, la fe, la salvación en Jesús, la Palabra de Dios y la oración perseverante. Todods estos son los ingredientes de una vida de santidad, y ella
precisamente, la santidad, es la clave de nuesra victoria. Perfector, firmes, fuertes y seguros Por último, Pedro nos consuela: "Pero después que ustedes hayan sufrido por un poco de tiempo, Dios los hará perfectos, firmes, fuertes y seguros. Es el mismo Dios que en su gran amor nos ha llamado a tener parte en su gloria eterna en unión con Jesucristo."

Que podamos declarar juntos: "Nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tiene fe para preservación del alma."

PO - mujerdevanguardia.blogspot.com
Bibliografía: La Biblia
Leer más...

Asidos de la Palabra de vida - Parte I

Una vez tuve un sueño. Cientos de personas estaban al borde de un precipicio. No era seguro estar allí, sólo era un lugar de espera. No se podía retroceder, ni tampoco avanzar pues esto hubiera sido un salto al vacío. Sólo había una soga que venía del cielo, que pendía sobre el precipicio. ¿Qué hacer entonces? Alguien me dio la respuesta: "La única salida es sujetarse bien fuerte de la soga y subir". Había que dar un salto certero y tomarse de la soga con firmeza, para luego subir mirando siempre hacia arriba.
Cuando desperté, unas palabras se repetían en mi mente: "asidos de la palabra de vida..." Filipenses 2:16

Hay ocasiones en la vida en que se deben enfrentar situaciones difíciles e ineludibles, como si se estuviera frente a un precipicio. Ante esto nos preguntamos cuál será la mejor decisión a tomar para avanzar con éxito, sin salir lastimado ni lastimar a nadie. Pero estos problemas problemas no debieran ser motivo de asombro para los cristianos, ya que la Palabra de Dios no sólo nos advierte sobre ellos, sino que nos enseña el origen de las dificultades y cómo enfrentarlas.

En primer lugar, el apóstol Pedro dice: "no se sorprendan de verse sometidos al fuego de prueba, com si alguna cosa extraña les sucediese. Al contrario, alégrense de tener parte en los sufrimientos de Cristo, para que también se llenen de alegría cuando su gloria se manifieste. Si alguno de ustedes sufre por ser cristiano, no debe avergonzarse, sino alabar a Dios por ello." 1 Pe 4:12-14. Pedro pasó grandes dificultades cuando inició su ministerio. En el libro de los Hechos vemos cómo fue encarcelado, perseguido, amenazado y azotado por predicar la salvación en Jesucristo. Pero cuando fue puesto en libertad, luego de ser azotado e intimado a no hablar más de Jesús, salió gozoso de haber sido tenido por digno de padecer afrenta por causa del Nombre de Jesús. Por eso tiene autoridad para decir: "dichosos ustedes, si alguien los insulta por causa de Cristo, porque el glorioso Espíritu de Dios está continuamente sobre ustedes. ¿Quién podrá hacerles mal, si ustedes se empeñana en hacer el bien? pero aún si por actuar con rectitud han de sufrir, ¡dichosos ustedes! No tengan miedo a nadie, ni se asusten, sino honren a Cristo como Señor en sus corazones. Pórtnese de tal modo que tengan tranquila la conciencia, para que los que hablan mal de su buena conducta como creyentes en Cristo se avergüencen de sus propias palabras. 1 Pe 3:13-16

Continuará.

PO. mujerdevanguardia.blogspot.com
Leer más...

Contraseña

La oración es un asunto de gran importancia en la vida espiritual del creyente. Todo cristiano genuino es consciente de esto y por eso ora. Sin embargo, aunque algunos hijos de Dios pasan tiempo orando por numerosos asuntos, sus oraciones no parecen tener mucho efecto. Es como si no hubiesen encontrado la manera correcta de orar. Esto se debe a que aún no han descubierto la llave de la oración.
En todo lo que hagamos, primero debemos hallar la clave (contraseña) para hacerlo. Después que una persona ha descubierto la clave, puede hacer las cosas dos veces más rápido que los demás, mientras que aquellos que no la tienen, se esfuerzan en vano. Este mismo principio se aplica a la oración. Mateo 7 habla de los principios relacionados con la oración, uno de los cuales es: “El que busca, halla” (v. 8). Buscar requiere un esfuerzo. Todo el que busca sin interés ni seriedad, no hallará nada. Buscar implica tener paciencia y perseverancia, y a menos que seamos minuciosos, no hallaremos lo que buscamos. Cada vez que Dios no responda a nuestras oraciones, debemos ser pacientes y buscar diligentemente la llave de la oración. En el pasado, Dios respondió las oraciones de muchos santos porque poseían la llave de la oración. Muchos creyentes sinceros hacen oraciones largas y elaboradas, pero no reciben respuestas de parte de Dios. En la oración, las palabras son indispensables, pero nuestras palabras deben ir al grano; deben ser palabras que toquen el corazón de Dios y lo conmuevan de tal forma que no tenga más alternativa que conceder nuestras peticiones. Las palabras específicas son la llave de la oración, pues concuerdan con la voluntad de Dios, y El no puede evitar responderlas.

LA ORACION DE ABRAHAM POR SODOMA (Gn 18:16-33)

Cuando Dios le comunicó a Abraham que estaba a punto de ejecutar Su juicio sobre Sodoma y Gomorra, por la maldad de dichas ciudades, Abraham esperó delante de El. Luego comenzó a orar por Sodoma. El no se limitó a decir: “¡Oh Dios, ten misericordia de Sodoma y de Gomorra!” Tampoco le suplicó a Dios con gran vehemencia, diciendo: “¡Prohibe que Sodoma y Gomorra sean destruidas!” Abraham se aferraba al hecho de que Dios es justo (Gn. 18:25); ésa era la llave de su oración. En profunda humildad y con gran sinceridad, procedió a hacerle una serie de preguntas a Dios. Sus preguntas fueron sus oraciones. A medida que oraba, permaneció firme sobre la base de la justicia de Dios. Finalmente dijo: “No se enoje ahora mi Señor, si hablare solamente una vez: quizá se hallarán allí diez” (v. 32). Después de esto, no continuó haciendo más peticiones. Después de que Dios le respondió, se nos dice que “Jehová se fue”. Abraham no trató de aferrarse a Dios ni tampoco insistió con su oración. El regresó a su lugar. Algunos tal vez piensan que Abraham debió haber continuado suplicándole a Dios y que no debió haberse detenido con tan sólo diez justos. Sin embargo, las Escrituras muestran que Abraham conocía a Dios y conocía la llave de la oración. El escuchó al Señor decir: “El clamor contra Sodoma y Gomorra se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo... El clamor ... ha venido hasta mí” (vs. 20-21). Si no hubiesen ni siquiera diez justos en una ciudad, ¿qué clase de ciudad es ésa? El Señor ama la justicia y aborrece la iniquidad (He. 1:9). El no puede encubrir el pecado y abstenerse de ejercer Su juicio. La destrucción de Sodoma y Gomorra era la terrible consecuencia de su pecado y era la manifestación de la justicia de Dios. Cuando Dios destruyó esas ciudades, no cometió ninguna injusticia en contra de ningún hombre justo; El “rescató al justo Lot, oprimido por la conducta licenciosa de los inicuos” (2 P. 2:7). La oración de Abraham fue concisa y recibió respuesta. No hubo injusticia en Dios. El no hizo morir al justo con el impío (Gn. 18:25).

W. Nee - mujerdevanguardia.blogspot.com
Leer más...

Líder: ¿Qué vé Dios en tu corazón?


Cierto rey que Dios había elegido tuvo una conducta reprobable. La consecuencia fue que Dios se buscó otro rey, uno que tuviera un corazón conforme al corazón de Dios. Porque Jehová no mira lo que mira el hombre, Jehová mira el corazón. ¿Qué vé Dios en el corazón del líder a la hora de elegirlo y llamarlo al ministerio?

Por medio de los hombres que Dios escogió a través de la historia, podemos aprender cómo el Señor estableció líderes, y en cada uno de ellos puso su confianza para darles autoridad. Demos un vistazo:

Dios inició el liderazgo creando a Adán. Todo lo puso bajo su dominio, y le dio una restricción: el árbol del bien y del mal (Gn 1:26-28). Al dar lugar al diablo, perdió su autoridad, dejando la creación bajo el gobierno del maligno.

En medio de una generación corrupta, Dios vio la conducta de Noé y le dio el mandato de presidir un proyecto de fe de largo alcance que involucraba a toda su familia (Gn 6). Su liderazgo fue eficaz.

Abraham obedeció a Dios para ser embajador suyo, e hizo un pacto con él. Abraham creyó y le fue contado por justicia. Tuvo una estrecha relación con Dios (Stg 2:23).

Moisés trató de ejercer su liderazgo antes de tiempo. Sólo contaba con lo que había aprendido en Egipto. Fue rechazado, y debió huir. Luego de haber pasado cuarenta años en Madián, forjó el carácter pastoral que necesitaba. Entonces Dios lo llamó a dirigir la salida de Su pueblo de la esclavitud (Ex 3:1-10). Moisés delegó autoridad en hombres idóneos. Dios protegió a Moisés, y lo respaldó con señales.

Josué tuvo visión de la buena tierra. Dios lo eligió para que lleve al pueblo a poseerla. No sólo cumplió su misión, sino que preparó hombres que continuasen en el liderazgo (Jos 24:31).

Desde los días de Samuel se practicaba el ungimiento de ciertas personas elegidas como líderes. El elegido quedaba consagrado a Dios en las funciones que se le delegaban, y el aceite valía como emblema de autoridad y protección para cumplirlas. De esta forma el pueblo sabía que debía obedecer al ungido, porque revestía autoridad de Dios.

En el Nuevo Testamento también se observa a los líderes como representantes de Dios. Juan el Bautista era respetado y considerado “grande delante de Dios” (Lc 1:15). Jesús, durante Su ministerio llamó a los que quiso, y le siguieron, aún antes de conocer por completo quién era.
Los discípulos obedecieron el mandato del Señor de ir y predicar en Su Nombre, haciendo discípulos. Pedro y Pablo se empeñaban en discipular, enseñando que se sujeten a sus pastores. Pablo se presentaba a sí mismo como siervo del Señor Jesucristo. Todas sus acciones estaban precedidas por sus convicciones, y eran dignas de ser imitadas.

El líder cristiano es enviado por Dios, es ejemplo de conducta y se reproduce, formando a otros para enviarlos en el Nombre del Señor Jesús. El Espíritu Santo les pone su sello como propiedad de Dios, dándoles la gracia para vivir como partes del cuerpo de Cristo y ejercer una autoridad espiritual en comunión con la Autoridad de Dios.

Decimos ¡Amén! a esta afirmación, orando por nuestros pastores, maestros y líderes espirituales, para que cada uno sea hallado fiel al Señor y a Su Palabra, hasta el fin.

Autor: P.O.- www.mujerdevanguardia.blogspot.com
Fuente: C. Yoccou
Foto Epictura.com
Leer más...