Mostrando entradas con la etiqueta Biblia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Biblia. Mostrar todas las entradas

La Casita sobre la Roca - Video para ver en familia

A Jesús le encanta enseñarnos a ser más sabios todos los días. Nos dejó en la Biblia muchas enseñanzas que nos ayudan a vivir, a pensar, a tomar decisiones, a saber elegir qué hacer. 
Cuando El estaba en la tierra, le hablaba a la gente y les contaba historias, parábolas con las que enseñaba grandes principios en un lenguaje que todos pudieran entender. Así es la Parábola del hombre que construyó una casita
VIDEO ENSEÑANZA DE JESUS DE LA CASITA SOBRE LA ROCA
Ver video abajo

Leer más...

Hoy descansaré en Su Palabra y ella me revitalizará

Pero Él respondiendo, dijo: Escrito está: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” — Mateo 4:4

El leer la Biblia no es una obligación religiosa; es una oportunidad maravillosa, dadora de vida, disponible cada vez que quieras.

En uno de los frecuentes conflictos de Jesús con los líderes religiosos de ese tiempo, Él fue acusado de violar el día de descanso porque había permitido que Sus discípulos arrancaran espigas para comer mientras pasaban por los sembrados. (Lee Marcos 2:23-28.) Los legalistas dijeron: “Oye, Dios tiene un mandato: no trabajar en el día de descanso. Punto”.

Imagen con reflexion de descansar en la Palabra de Dios
Jesús respondió diciéndoles que estaban pasando por alto el corazón de Dios: Sus intenciones hacia nosotros. Dios no creó a la humanidad para que hubiera alguien que obedeciera Sus mandatos. Él hizo el día de descanso como una bendición para las personas, dándoles descanso y un recordatorio regular de que Dios es el Único que completamente puede hacer las cosas en la forma que deben ser.

Dios no hizo a las personas para que hubiera alguien que leyera Su Palabra. Él escribió la Biblia, justo como hizo el día de descanso, como una bendición para el beneficio del pueblo. Era para darnos un refrigerio y un recordatorio regular de que Dios es el Único Ser que puede beneficiar nuestra vida legítimamente por medio de Sus palabras, el tipo de vida que Él sinceramente desea que vivamos.

La Biblia, así como el día de descanso, tiene como único propósito el de bendecirnos. Si pensamos en leer la Biblia principalmente como un requisito mandado por Dios para cualquiera que quiera hacer lo que se espera que haga, perderemos mucho de nuestro incentivo para leerla.

Si el leer Su Palabra es
tan sólo una disciplina de devoción obediente, un ejercicio obligatorio de nuestra religión, entonces vamos a perdernos todas las ventajas que Dios quiere darnos a través de ella.

La Palabra de Dios está llena de un poder creativo tan lleno de vida que formó el universo. Ese poder todavía repercute en Sus palabras escritas para nosotros.

Hoy…Descansaré en su Palabra y ella me revitalizará.

Señor, Gracias porque cuando más cansado estoy su Palabra me vivifica y me alienta. Amén.


Dr. Daniel A. Brown.
Disfrute Tu Diario Vivir.
Leer más...

La Palabra de Dios es como un mapa

¡La Palabra de Dios es como un mapa que te ayuda a encontrar tu camino en la vida!

Así como no deberías emprender viaje sin llevar un mapa, tampoco deberías tratar de hallar tu camino en la vida sin contar con instrucciones.

Cuando viajas por una carretera, lo único que ves es lo que te rodea. Pero si te fijas en el mapa y tienes confianza en él, también puedes ver de dónde viene la ruta, al margen de dónde hayas empezado tu propio recorrido. Y aunque nunca hayas estado en el lugar al que te diriges ni hayas viajado antes por esa ruta, puedes saber con certeza dónde termina. ¡Pero si no te detienes a estudiar el mapa, podrías perder muchísimo tiempo, o incluso la posibilidad de llegar a destino!
¡Así como para llegar a tu destino tienes que leer el mapa, estar convencido de su veracidad y seguirlo, igualmente con la Palabra de Dios, si crees que se aplica a ti, si la lees y obedeces, terminarás en el Cielo! ¡Sin duda! ¡Inevitablemente!
Sigue la hoja de ruta y sabrás adónde te diriges. ¡Dios lo ve todo! ¡No sólo sabe dónde estás en este preciso instante, y de dónde vienes —tu pasado—, sino también adónde vas! ¿Lo sabes tú? ¡Puedes averiguarlo!

Leer más...

Oramos por las familias que padecen violencia

Padre amado, nos ponemos en la brecha por las familias que padecen violencia. Te rogamos, Señor, que socorras a todas las víctimas de violencia familiar. Te pedimos juntos por esos niños que son golpeados, abusados y lastimados con maltratos verbales. Te rogamos que acudas en su ayuda, librándolos de todo este padecimiento. Sé escudo para ellos Señor, no permitas que continúen sufriendo.

Te rogamos por las mujeres que están siendo maltratadas por sus esposos. Te pedimos por los varones que están siendo dañados por sus esposas. Te pedimos por los abuelos que son maltratados por sus hijos y familiares.

Trae ayuda a estas personas, que no callen su dolor sino que puedan ser socorridos por personas que tengan la capacidad de ayudarlos, y ponerlos a salvo. Envía al personal idóneo para hacer esta tarea, Señor.

Guarda sus vidas, protégelos, no permitas más heridas ni muertes por violencia de género o por abuso infantil. Trae protección sobre los que están en riesgo, los más débiles, los que tienen miedo, los que están enfermos, todas las víctimas actuales sean abrazadas y asistidas por tu amor, Señor.

Danos conciencia de que esto sucede en cualquier nivel social y en todos los ámbitos, y permítenos ser canal de ayuda y bendición sobre las personas que padecen este mal, así como también, poder erradicarlo de nuestros hogares.

Sal 91:1 El que habita a la sombra del Altísimo, se acoge a la protección del Todopoderoso.

Sal 91:2 Yo le digo al Señor: «Tú eres mi refugio, mi fortaleza. Dios mío, confío en ti».

Sal 91:3 Dios te salvará de los peligros escondidos y de las enfermedades peligrosas;

Sal 91:4 pues te protegerá con sus alas y bajo ellas hallarás refugio. Su fidelidad será tu escudo y tu muralla protectora.

Sal 91:5 No te atemorizarán los peligros de la noche, ni las flechas que se lanzan en el día;

Sal 91:6 tampoco las plagas que llegan en la noche, ni las epidemias que a plena luz del día causan destrucción.

Sal 91:7 Mil caerán muertos a tu izquierda y diez mil a tu derecha, pero a ti no te sucederá nada.

Sal 91:8 Sólo fíjate y verás que los perversos recibirán su merecido.

Sal 91:9 Porque tú confiaste en el Señor e hiciste que el Altísimo fuera tu protección.

Sal 91:10 Nada malo te sucederá, ni habrá enfermedades en tu casa.

Sal 91:11 porque él dará orden a sus ángeles para que te protejan a dondequiera que vayas.

Sal 91:12 Ellos te levantarán con sus manos para que no te tropieces con piedra alguna.

Sal 91:13 Pisotearás leones y serpientes venenosas, triunfarás sobre cachorros de león y dragones.

Sal 91:14 «Yo lo salvaré porque confió en mí; lo protegeré porque reconoce mi nombre.

Sal 91:15 Me llamará y yo le responderé; estaré con él cuando se encuentre en dificultades; lo rescataré y haré que le rindan honores.

Sal 91:16 Haré que disfrute de una larga vida y le mostraré mi salvación»
Leer más...

Jesús es el camino



Jua 14:6

(BAD)  —Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí.

("CJ")  Le dice Yeshúa: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida.Nadie va al Padre sino por mí.

(Jer 2001*)  Le dice Jesús: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí.

(LBLA)  Jesús le dijo*: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí.

(NBLH)  Jesús le dijo: "Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por Mí.

(OSO)  Jesús le dice: YO SOY el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

(DHH L 1996*)  Jesús le contestó:
 –Yo soy el camino, la verdad y la vida. [1] Solamente por mí se puede llegar al Padre.

(BLS)  Jesús le respondió: —Yo soy el camino, la verdad y la vida. Sin mí, nadie puede llegar a Dios el Padre.


(PDT)  "Jesús le dijo: -Yo soy el camino, la verdad y la vida. Solamente por mí se llega al Padre."

(BLA*)  Jesús contestó: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí.

(NRV2000**)  Jesús le dice: YO SOY el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

(RV 1960)  Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

(Oro*)  Le respondió Jesús : Yo soy el camino, la verdad, y la vida: Nadie viene al Padre sino por mí.

("Kadosh")  Yahshúa dijo: "YO SOY EL CAMINO Y LA VERDAD Y LA VIDA; nadie viene al Padre, excepto a través de mí.

(VM)  Jesús le dice: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí.

(NBJ)  Le dice Jesús: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí.

(BL95)  Jesús contestó: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí.

(BPD)  Jesús le respondió: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí.

(BTX)  Jesús le dice: Yo soy el Camino, y la Verdad, y la Vida; nadie viene al Padre sino por mí.

(NT NV°)  עשוהי le dijo, Yo soy el Derej, la Emet, y la Jayim: nadie viene al Abba sino por Mí.

Leer más...

Cómo estudiar la Biblia

En unos cuantos párrafos, solo puedo tratar algunas de las razones y los métodos principales para estudiar la Biblia a profundidad. No solamente debemos mover nuestros ojos de izquierda a derecha sin absorber o comprender lo que leemos.

Todo creyente necesita conocer la Palabra de Dios. La exhortación del apóstol Pablo a su discípulo Timoteo sigue siendo nuestra guía en la actualidad: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad” (2 Timoteo 2:15).

¿Por qué estudiar la Biblia? Porque Jesús mismo, junto con los hermanos más sabios, nos dice que lo hagamos. Jesús animó a sus seguidores a escudriñar las Escrituras (Juan 5:39) y Lucas elogió a aquellos que escudriñan las Escrituras diariamente llamándolos “más nobles” (Hechos 17:11).

Salomón, el hombre más sabio de su tiempo nos aconsejó:
Leer más...

No regresa vacía

Isaías nos enseña que la Palabra que sale de la boca de Dios (lo cual creo que también puede ser nuestra boca, dedicada a Él) no regresa vacía. Sino que lleva a cabo aquello para lo que ha sido enviada. La Palabra de Dios es la semilla, y cuando la liberemos en la Tierra, veremos buenos resultados.

"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié." (Isaías 55:10–11).

Nosotros somos los representantes de Dios en la Tierra, sus portavoces, y el apóstol Pablo nos ordena imitarlo. Como sus representantes, debemos confesar su Palabra tal como Él lo haría. Debemos confesarla audazmente, con autoridad, creyendo que tiene poder para cambiar nuestra vida y nuestras circunstancias.

Este principio ha cambiado mi vida. Algunas veces he dejado que el principio se escabulla, pero el Espíritu Santo siempre es fiel y me recuerda confesar su Palabra. Algunas veces paso más tiempo de lo normal confesando la Palabra de Dios en voz alta. Puedo decir con seguridad que ha sido una parte regular de mi vida a lo largo de estos años. No creo que yo pudiera estar donde estoy ahora si no hubiera aplicado este poderoso principio bíblico en mi vida.

Tome poderosos versículos y pasajes en orden temático que le permitan comenzar a confesar la Palabra en voz alta con respecto a sus necesidades específicas. Hágalo una disciplina espiritual. Libere su fe al pronunciar las Escrituras con su boca y prepárese para ver cambios asombrosos en su vida.

"Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes. Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová [ . . . ] Profeticé, pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso [ . . . ] Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo." (Ezequiel 37:3–4, 7, 10).

Estas escrituras son un ejemplo sorprendente de cómo pueden cambiar las cosas al profetizar (declarar) la Palabra de Dios. ¡Declarar con regularidad la Palabra de Dios con su boca produce una vida poderosa y victoriosa!

Ahora conoce el secreto: el poder de la Palabra es desatado cuando la confiesa en voz alta. ¡Tome la decisión de comenzar hoy!
del libro El poder secreto para declarar la Palabra de Dios por Joyce Meyer.
Image and video hosting by TinyPic
Leer más...

¿Estás cansado de malas noticias?


El mundo está lleno de malas noticias.  Las malas noticias de la economía, las malas noticias del medio ambiente, las malas noticias de la violencia y el crimen; prenda el televisor, abra el periódico, lea una revista, vaya a la Internet y todo lo que escuchamos y leemos son malas noticias.
Mas, gloria a Dios, que sí hay buenas noticias hoy en día. Iglesia, es nuestra misión: ¡como seguidores de Cristo existimos para llevar las Buenas Nuevas!  El Evangelio es más que una narración religiosa, es más que un documento de fe, es más que la contextualización de un peregrinaje espiritual. El Evangelio son Buenas Noticias. 
La Biblia no es otra cosa que buenas noticias. Tenemos buenas noticias para los corazones quebrantados, tenemos buenas noticias para los pobres y las viudas, tenemos buenas noticias para los pecadores y los perdidos, tenemos buenas noticias para los heridos. No importa lo que esté enfrentando, ¡tenemos buenas noticias para usted!
No hay mejores noticias que Jesús lo ama. ¿Está cansado de malas noticias? Permítame entonces darle buenas noticias:
  1. La buena noticia es que ya no va al infierno, pues no hay condenación para aquellos que están en Cristo Jesús.  (Romanos 8:1)
  2. La buena noticia es que no necesita preocuparse de perderse pues nada lo separará del amor de Cristo. (Romanos 8:39)
  3. La buena noticia es que nunca estará de nuevo solo porque Dios nunca lo desamparará (Hebreos 13:5)
  4. La buena noticia es nunca será de nuevo derrotado porque usted es más que un vencedor a través de él que lo ama. (Romanos 8:37)
  5. La buena noticia es que no necesita preocuparse de lo que le sucederá en el camino ya que ninguna arma forjada contra usted prosperará (Isaías 54:17)
  6. La buena noticia es que ya no tiene que llevar su propia batalla, ya que la batalla es del Señor (2 Crónicas 20:15)
  7. La buena noticia es que no se tiene que preocupar por su familia porque usted y su casa serán salvos (Hechos 16:31)
  8. La buena noticia es ya no se sentirá impotente porque ¡todo lo puede en Cristo que lo fortalece! (Filipenses 4:13)
  9. La buena noticia es que el enemigo no será derrotado porque ya ha sido derrotado. Dios lo venció y lo humilló con la victoria de la cruz. (Colosenses 2:15)
  10. Hay buenas noticias para usted hoy día. La sequía, la hambruna y la tormenta  terminaron; su pasado pecaminoso culminó y ¡su victoria ha comenzado!
Esta es la Palabra del Señor para usted, su temporada de malas noticias terminó. Su temporada de Buenas Noticias acaba de comenzar. Eche a un lado la primera plana delNew York Times y lea la última página de Apocalipsis. Eche a un lado las malas noticias de y ¡lea las buenas noticias de las calles de oro!
No solo el Ungido entró a traer buenas noticias sino a traer libertad a los cautivos. Pues hay dos clases de personas: las libres y las cautivas. Desde Génesis hasta hoy en día, el objetivo principal del enemigo es atar, esclavizar y mantener cautivo, aún a las personas que asisten a la iglesia. Hay personas atrapadas al pecado, el temor, el odio, el pasado, pero gloria a  Dios que hay buenas noticias. ¡El Ungido está aquí!  
¡Cada vez que Cristo está presente hay libertad! La Biblia es nuestra proclamación de emancipación. Pues conocerá la verdad y la verdad lo hará libre. Donde el espíritu del Señor está, hay libertad.  Es hora de caminar en la unción y de ser libre. Pero verá, puede ser libre y estar atado. ¿Qué? ¿Ha escuchado del arresto domiciliario? ¿Ha escuchado de  las pulseras de tobillos y otros aparatos de rastreo? Para lidiar con el hacinamiento en las cárceles de California el departamento de correcciones deja en libertad a ciertos presos, pero les colocan pulseras de tobillos o los dejan en arresto domiciliario. Esto se llama libertad parcial.
Dios no desea que usted sea parcialmente libre. Lo llamó a ser completamente libre. “Si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres” (Juan 8:36). Esto significa completamente libre, no parte de usted sino del todo. Algunos caminan con sus corazones libres, pero sus mentes y manos están atadas. Algunos caminan con sus mentes libres, pero su corazón y sus manos están atadas.
Dios desea que su corazón, mente y manos sean libres.  ¡Su mente, sus emociones y sus acciones son libres! En el nombre de Jesús declaro que nunca más será atado. De ahora en adelante usted y su casa disfrutarán de perfecta libertad en Cristo Jesús. ¡El Ungido trae libertad! 
—Rev. Samuel Rodríguez, presidente de la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano (NHCLC), la organización hispana cristiana más grande en los Estados Unidos la cual representa a más de 34,000 iglesias.
Image and video hosting by TinyPic
Leer más...

Cuestionemos el texto bíblico

Si la Biblia es coherente, entonces el entender la Biblia significa comprender cómo las cosas calzan entre si. Convertirse en un teólogo bíblico significa ver más, y que más piezas se juntan para formar un glorioso mosaico de la voluntad divina. Hacer exégesis significa cuestionar el texto y cómo sus muchas proposiciones tienen coherencia en la mente del autor.

Si vamos a alimentar a nuestra gente, debemos siempre avanzar en nuestra comprensión de la verdad bíblica. Y para avanzar en nuestra comprensión de la verdad bíblica, debemos preocuparnos por las afirmaciones bíblicas.

Debería molestarnos el que Santiago y Pablo no parecen llevarse bien. Únicamente cuando nos preocupamos y algo nos molesta nos cuestionamos. Y si no cuestionamos cómo las afirmaciones bíblicas encajan entre si, nunca podremos penetrar en su raíz común y descubrir la belleza de la verdad divina unificada. El resultado final es que nuestra lectura de la Biblia se volverá insípida, buscaremos fascinante "literatura secundaria," nuestros sermones serán un trabajo de "segunda mano" no convincente, y la gente se quedará hambrienta.

"No pensamos hasta que nos confrontamos con un problema," dice John Dewey. El tenía razón. Y es por esto que nunca nos cuestionamos sobre la verdad bíblica hasta que su complejidad nos conflictúa.

Debemos crear el hábito de sentirnos sistemáticamente conflictuados por cosas que a primera vista no tienen sentido. O por decirlo de otra manera, debemos cuestionar el texto implacablemente. Uno de los mayores honores que recibí mientras daba clases en Bethel fue cuando los ayudantes de cátedra del departamento Bíblico me regalaron una camiseta con las iniciales de Jonathan Edwards al frente y en la espalda la frase: "Preguntar es la clave para comprender."

Pero existen varias fuerzas que se oponen a nuestro implacable y sistemático cuestionamiento de los textos bíblicos. Una de ellas es la cantidad de tiempo y energía que consume solo una pequeña porción de la Escritura. Nos han enseñado [equivocadamente] que existe una relación directa entre leer mucho y entender. Pero en realidad no hay ninguna relación positiva entre la cantidad de páginas leídas y la calidad del entendimiento logrado. Es justo lo contrario. Excepto por unos pocos genios, el entendimiento disminuye al tratar de leer más y más. El entendimiento o comprensión es el resultado de meditar intensamente, hasta que le duela la cabeza, sobre dos o tres versos y cómo se relacionan entre si. Este tipo de reflexión y contemplación surge cuando se hacen preguntas sobre el texto. Y esto no se puede hacer cuando se lee al apuro. Entonces, debemos resistir la urgencia engañosa de meter información bibliográfica en nuestra cabeza. Tómese dos horas para hacer preguntas sobre Gálatas 2:20 y ganará cien veces el entendimiento que hubiera logrado leyendo 30 páginas del Nuevo Testamento o cualquier otro libro. Vaya despacio. Cuestione. Delibere. Mastique la información.

Otra razón por la que es difícil pasar horas investigando las raíces de la coherencia es que fundamentalmente hoy en día está fuera de moda el sistematizar y buscar armonía y unidad. Esta noble búsqueda ha llegado en tiempos difíciles porque mucha armonía artificial ha sido descubierto por impacientes y nerviosos defensores de la Biblia. Pero si la mente de Dios es realmente coherente y no confusa, entonces la exegesis debe buscar la coherencia de la revelación bíblica y la profunda unidad de la verdad divina. A menos que estemos destinados a mirar por siempre la superficie de las cosas (contentándonos con aliviar "tensiones" y "dificultades") debemos resistir la tendencia atomista (y básicamente anti-intelectual) de la teología contemporánea establecida. Hay demasiado descrédito de las fallas pasadas y muy poca construcción.

Una tercera fuerza que se opone al intento de hacer preguntas bíblicas es ésta: Hacer preguntas es igual a plantearse problemas, y toda la vida se nos ha desanimado de encontrar problemas en el Libro Santo de Dios.

Es imposible respetar demasiado la Biblia, pero si es posible respetarla equivocadamente. Si no nos preguntamos con seriedad cómo los textos que difieren entre si también encajan entre si, entonces somos o superhumanos (y podemos ver toda la verdad de un solo vistazo) o indiferentes (y no nos importa ver más verdad). Pero no entiendo cómo cualquiera que sea indiferente o superhumano pueda tener un adecuado respeto por la Biblia. Entonces, la reverencia hacia la palabra de Dios demanda que hagamos preguntas y planteemos problemas y que creamos que existen respuestas y soluciones que recompensarán nuestra labor con "tesoros nuevos y viejos" (Mateo 13:52).

Debemos entrenar a nuestra gente para que sepa que no es irreverente ver dificultades en el texto bíblico, y que hay que reflexionar sobre cómo pueden ser resueltos.

No puedo acusar a mi hijo Benjamin de 6 años, de ser irreverente cuando no puede entender un verso de la Biblia y me pregunta sobre él. Apenas está aprendiendo a leer. ¿Pero se ha perfeccionado nuestra habilidad de leer? ¿Puede alguno de nosotros, en una sola lectura, comprender la lógica de un párrafo y ver cómo cada parte se relaciona con las otras y cómo todas encajan entre si y forman una idea unificada? ¡Cuánto más aun el pensamiento de toda una epístola, el Nuevo Testamento, la Biblia! Si nos interesa la verdad, debemos investigar el texto implacablemente y formar el hábito de sentirnos perturbados por lo que leemos.

Es todo lo contrario a la irreverencia. Esto es lo que hacemos si deseamos la mente de Cristo. Nada nos lleva más profundamente dentro de los consejos de Dios que ver aparentes discrepancias teológicas en la Biblia y deliberar día y noche hasta lograr que encajen en un sistema emergente de verdad unificada. Por ejemplo, hace un año luché por días con cómo Pablo pudo decir por un lado, "Por nada estéis afanosos" (Fil. 4:6), y por otro lado decir (con aparente impunidad) que "sobre mí se agolpa cada día la preocupación por todas las iglesias" (2 Cor. 11:28). ¿Cómo pudo decir, "Regocíjense siempre" (1 Tes. 5:16), y "Lloren con aquellos que lloran" (Rom. 12:15)? ¿Cómo podía decir que hay que agradecer "siempre y por todo" (Efe. 5:20) y luego admitir, "Tengo gran tristeza y dolor en mi corazón" (Rom. (9:2)?

Recientemente me he preguntado, ¿qué significa lo que Jesús dijo en Mateo 5:39: si te golpean una mejilla enseña la otra, pero luego dijo en Mateo 10:23, "cuando os persigan en una ciudad, huyan a otra. . ."? ¿Cuándo huir y cuando soportar privaciones y enseñar la otra mejilla? También he estado deliberando en qué sentido es cierto que Dios es "tardo para la ira" (Ex. 34:6) y en qué sentido "su ira se enciende rápidamente" (Ps. 2:11).

Hay cientos de estas aparentes discrepancias en las Sagradas Escrituras, y deshonramos el texto al no verlas y meditar sobre ellas. Dios no es un Dios de confusión. Su lengua no está bifurcada. Existen profundas y maravillosas soluciones para todos los problemas. El nos ha llamado para una eternidad de descubrimientos de manera que cada mañana en los tiempos por venir podamos elevar nuevas canciones de alabanza.

En 2 Timoteo 2:7 Pablo nos da un mandamiento y una promesa. Nos mandó, "Piensen en lo que les digo." Y prometió, "Dios les dará entendimiento en todo."

¿Cómo encajan el mandamiento y la promesa? El "porque" (gar) nos da la respuesta. "Piensen . . . porque Dios los recompensará con entendimiento."

La promesa no fue hecha para todos sino para aquellos que piensan. Y no pensamos hasta que confrontamos un problema. Entonces, hermanos, investiguemos el texto.

 By John Piper. © Desiring God. Website: desiringGod.org

Image and video hosting by TinyPic
Leer más...

Ayudas útiles a la hora de leer la Biblia

1. Léela a Diario.

Lo que haces a diario determina lo que llegas a ser permanentemente.

2. Léela en Oración.

El Espíritu Santo te hablará a través de Su Palabra mientras la lees con corazón humilde.

3. Léela Meditando.

No te apures a través de ella. Lee cada palabra como si estuviera embarazada con un mensaje, con un código secreto solo para ti. ¡Así es!

4. Léela Gozosamente.

Algo está cambiando dentro de tu ser mientras Sus palabras penetran en ti. Las palabras de Dios son como cápsulas de efecto duradero en la tierra de tu vida, llevando a cabo increíbles beneficios.

5. Léela en Voz Alta.

Cuando yo leo la Palabra de Dios en voz alta, me afecta más que en cualquier otra forma. A veces, mientras un cassette está tocando las Escrituras, sigo la lectura visualmente en mi Biblia. El efecto es asombroso. Multiplica el impacto de la Palabra en tu vida.

6. Marca la Biblia Mientras la Lees.

Codifica con colores las Escrituras que significan más para ti. Yo uso rojo para subrayar las Escrituras relacionadas con el palpitar de mi vida, el Espíritu Santo, Jesús y la Palabra de Dios. Subrayadas en verde están las Escrituras relacionadas con bendiciones económicas. El Amarillo indica las Escrituras que ya he memorizado o que deseo memorizar. El Azul indica algo de importancia fuera de lo común.

7. Envuelve cada Conversación Telefónica con Escritura y Oración.

El énfasis en la Palabra de Dios puede ser el único momento en que tu amigo lo perciba.

8. Dale la Palabra de Dios como un Regalo Especial a aquellos que amas.

Por eso he creado las Biblias De Tópicos para hombre de negocios, los padres, las madres y los jóvenes. He creado toda un serie llamada “la Biblia de bolsillo en un minuto” para madres, padres y hombres de negocios. Nada es más importante que la Palabra.

9. Cada Batalla de Parte de Satanás Contra tu Vida está Diseñada para Separarte de la Palabra De Dios.

Cuando Satanás te separa de la Palabra, él ha destruido tu única defensa efectiva.

Tu amigo más importante es aquél que te ayuda a creer y vivir la Palabra de Dios.

Tu peor enemigo es cualquiera que debilita tu deseo de conocer y obedecer la Palabra de Dios.

El reconocimiento de la Palabra de Dios como el manual maestro para el éxito alterará tu comportamiento, te preparará para el cielo y desatará una pasión fuera de lo común por la vida.

Tomado del libro “La Ley del Reconocimiento” de Mike Murdock
Image and video hosting by TinyPic
Leer más...