Hay algo imposible para Dios? | Palabra del día



palabra-de-hoy-para-la-mujer-cristiana



Hay muchas cosas que nos pueden parecer imposibles. Dependiendo un poco de la perspectiva de cada persona, podemos decir que a la gran mayoría le parece imposible alguno de estos ejemplos:


  • La cura de enfermedades incurables
  • La vida después de la muerte
  • La tele transportación
  • La creación de una batería de duración infinita
  • La detención del tiempo
  • La creación de una máquina del tiempo

Sin embargo, es importante mencionar que lo que es imposible para una persona o una sociedad, puede no serlo para otra.

Pero cuando amamos a Dios las cosas cambian.  Nos encontramos con la verdad escrita que dice que "para Dios no hay nada imposible" y nuestro punto de vista se eleva al cielo. Dios es omnisciente y omnipotente. Esto significa que Dios tiene conocimiento completo y perfecto de todas las cosas, y tiene el poder absoluto para hacer cualquier cosa.

En la Biblia, se encuentran varios pasajes que hablan de la naturaleza de Dios y su poder. Por ejemplo, en Lucas 1:37 se lee "Porque para Dios nada es imposible.". También en Mateo 19:26: "Jesús mirándolos dijo: Para los hombres es imposible, mas para Dios todo es posible."

Tenemos a un Dios que es el Creador del universo y de todas las cosas, y que tiene el poder de controlar y manipular la naturaleza. Si Dios es capaz de crear el universo y todas las cosas en él, entonces no hay nada que le sea imposible.

Si bien conocemos esta palabra, y al experimentar que hay cosas que no cambian, necesitamos aumentar nuestra fe en que "para Dios no hay nada imposible", y este puede ser un proceso complejo y personal. 

Una de las claves para creer en un Dios de lo imposible es sumergirnos en una comunidad cristiana, y rodearnos de hermanos y hermanas en la fe. Veamos algunas ideas para ayudar en este proceso:

Compartir testimonios de personas que han experimentado la intervención de Dios en sus vidas de manera milagrosa.

Estudiar juntos pasajes de la Biblia que hablan del poder y la naturaleza de Dios.

Orar juntos y pedirle a Dios que revele su poder y presencia en la vida de cada uno.

Ayudarnos mutuamente a ver las bendiciones y milagros que Dios ha hecho en cada uno, incluso si son pequeños, para ayudarnos a entender que Dios está trabajando en nuestras vidas.

Trabajar en fortalecer una relación personal con Dios a través de la oración y la lectura de la Biblia.

Aprender a ver a Dios en nuestra vida diaria, reconociendo las bendiciones y oportunidades que Dios nos da.

Ejercitarnos en tener paciencia y confianza en que Dios trabaja en su tiempo y de acuerdo a su plan, y no siempre de acuerdo a nuestra comprensión.

Estas son solo algunas sugerencias, seguramente se te ocurren muchas otras formas de ver al Dios de lo imposible. Pero si hay algo que estoy segura que te va a funcionar, eso es confiar en Dios. Por eso, querida amiga, sigue confiando cada día un poco más y experimenta en tu día a día el favor de Dios. El está contigo siempre, y sigue haciendo maravillas.




Entradas que pueden interesarte