Dios nos oye

Estoy segura: Dios me oye cada vez que le hablo

imagen-motivacional-fe-cristiana

Cuando daba mis primeros pasos con Jesús, hubo una persona que marcó mi camino. Una anciana tan dulce como valiente pasaba horas hablando con Dios. Ella era llamada "la señora de Oración", y su "título" me llamaba mucho la atención. 


Cierto día pudimos encontrarnos y le pregunté cómo era orar. La simpleza de su respuesta me cautivó y hoy quiero compartirlo contigo:

Orar es hablar con Dios. Puedes hablar con Dios siempre, porque a El le encanta escucharte. ¿Sabes? Él jamás duerme, así que si te despiertas en mitad de la noche, puedes hablarle porque El va a escucharte, y quién sabe si es el mismo Señor que permite que te despiertes para tener un  tiempo de plática contigo.

Hay momentos en que hablar con Dios se nos hace difícil, pero no te preocupes. Aun podemos orar a Dios con el pensamiento, sin voz audible, porque Él nos escucha igualmente.

Te aconsejo que practiques tus conversaciones con Dios, especialmente cuando los días son tranquilos. Solemos hablar, incluso a los gritos, cuando tenemos problemas y queremos respuestas inmediatas. Pero Dios hace como El quiere, y como considera mejor. Por eso ir practicando la oración nos ayudará en aquellos momentos difíciles, para tener siempre una buena conexión con nuestro Padre.

Sigue hablando, aunque no sepas qué decir. Vas a comprobar que las palabras brotarán de tus labios.
Y estamos seguros de que él nos oye cada vez que le pedimos algo que le agrada; y como sabemos que él nos oye cuando le hacemos nuestras peticiones, también sabemos que nos dará lo que le pedimos.

1 Juan 5:14-15 NTV



Entradas que pueden interesarte