¿Estás cansado de malas noticias?


El mundo está lleno de malas noticias.  Las malas noticias de la economía, las malas noticias del medio ambiente, las malas noticias de la violencia y el crimen; prenda el televisor, abra el periódico, lea una revista, vaya a la Internet y todo lo que escuchamos y leemos son malas noticias.
Mas, gloria a Dios, que sí hay buenas noticias hoy en día. Iglesia, es nuestra misión: ¡como seguidores de Cristo existimos para llevar las Buenas Nuevas!  El Evangelio es más que una narración religiosa, es más que un documento de fe, es más que la contextualización de un peregrinaje espiritual. El Evangelio son Buenas Noticias. 
La Biblia no es otra cosa que buenas noticias. Tenemos buenas noticias para los corazones quebrantados, tenemos buenas noticias para los pobres y las viudas, tenemos buenas noticias para los pecadores y los perdidos, tenemos buenas noticias para los heridos. No importa lo que esté enfrentando, ¡tenemos buenas noticias para usted!
No hay mejores noticias que Jesús lo ama. ¿Está cansado de malas noticias? Permítame entonces darle buenas noticias:
  1. La buena noticia es que ya no va al infierno, pues no hay condenación para aquellos que están en Cristo Jesús.  (Romanos 8:1)
  2. La buena noticia es que no necesita preocuparse de perderse pues nada lo separará del amor de Cristo. (Romanos 8:39)
  3. La buena noticia es que nunca estará de nuevo solo porque Dios nunca lo desamparará (Hebreos 13:5)
  4. La buena noticia es nunca será de nuevo derrotado porque usted es más que un vencedor a través de él que lo ama. (Romanos 8:37)
  5. La buena noticia es que no necesita preocuparse de lo que le sucederá en el camino ya que ninguna arma forjada contra usted prosperará (Isaías 54:17)
  6. La buena noticia es que ya no tiene que llevar su propia batalla, ya que la batalla es del Señor (2 Crónicas 20:15)
  7. La buena noticia es que no se tiene que preocupar por su familia porque usted y su casa serán salvos (Hechos 16:31)
  8. La buena noticia es ya no se sentirá impotente porque ¡todo lo puede en Cristo que lo fortalece! (Filipenses 4:13)
  9. La buena noticia es que el enemigo no será derrotado porque ya ha sido derrotado. Dios lo venció y lo humilló con la victoria de la cruz. (Colosenses 2:15)
  10. Hay buenas noticias para usted hoy día. La sequía, la hambruna y la tormenta  terminaron; su pasado pecaminoso culminó y ¡su victoria ha comenzado!
Esta es la Palabra del Señor para usted, su temporada de malas noticias terminó. Su temporada de Buenas Noticias acaba de comenzar. Eche a un lado la primera plana delNew York Times y lea la última página de Apocalipsis. Eche a un lado las malas noticias de y ¡lea las buenas noticias de las calles de oro!
No solo el Ungido entró a traer buenas noticias sino a traer libertad a los cautivos. Pues hay dos clases de personas: las libres y las cautivas. Desde Génesis hasta hoy en día, el objetivo principal del enemigo es atar, esclavizar y mantener cautivo, aún a las personas que asisten a la iglesia. Hay personas atrapadas al pecado, el temor, el odio, el pasado, pero gloria a  Dios que hay buenas noticias. ¡El Ungido está aquí!  
¡Cada vez que Cristo está presente hay libertad! La Biblia es nuestra proclamación de emancipación. Pues conocerá la verdad y la verdad lo hará libre. Donde el espíritu del Señor está, hay libertad.  Es hora de caminar en la unción y de ser libre. Pero verá, puede ser libre y estar atado. ¿Qué? ¿Ha escuchado del arresto domiciliario? ¿Ha escuchado de  las pulseras de tobillos y otros aparatos de rastreo? Para lidiar con el hacinamiento en las cárceles de California el departamento de correcciones deja en libertad a ciertos presos, pero les colocan pulseras de tobillos o los dejan en arresto domiciliario. Esto se llama libertad parcial.
Dios no desea que usted sea parcialmente libre. Lo llamó a ser completamente libre. “Si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres” (Juan 8:36). Esto significa completamente libre, no parte de usted sino del todo. Algunos caminan con sus corazones libres, pero sus mentes y manos están atadas. Algunos caminan con sus mentes libres, pero su corazón y sus manos están atadas.
Dios desea que su corazón, mente y manos sean libres.  ¡Su mente, sus emociones y sus acciones son libres! En el nombre de Jesús declaro que nunca más será atado. De ahora en adelante usted y su casa disfrutarán de perfecta libertad en Cristo Jesús. ¡El Ungido trae libertad! 
—Rev. Samuel Rodríguez, presidente de la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano (NHCLC), la organización hispana cristiana más grande en los Estados Unidos la cual representa a más de 34,000 iglesias.
Image and video hosting by TinyPic
Leer más...

En combate



Las palabras de 2 Crónicas 20:6-11 ¡son palabras de combate! Si escuchamos lo que el Señor nos está diciendo a través de ellas, aprenderemos algo que cambiará nuestro plan de batalla para siempre y nos dará victoria tras victoria.


Después de iniciar su oración, reconociendo lo grande, magnífico, poderoso y maravilloso que es el Señor, Josafat comienza a relatar actos poderosos específicos que Dios había realizado en el pasado para proteger a su pueblo y confirmar las promesas que les había hecho. Y, finalmente, al presentar su petición, expresa su confianza en que Dios manejará el problema. Josafat dijo en tantas palabras: “Ah, de paso, nuestros enemigos están viniendo contra nosotros para tratar de quitarnos la posesión que tú nos diste por herencia. Pensé en mencionarte este problemita. Pero eres tan grande; sé que ya lo tienes todo bajo control”.

Cuando pedimos ayuda a Dios, deberíamos recordar que Él nos escucha desde la primera vez que se lo pedimos. No es necesario que pasemos nuestro tiempo de oración pidiendo las mismas cosas una y otra vez. Podemos seguir hablándole de nuestras necesidades hasta tener en nuestros corazones la certeza de que tenemos una victoria, pero no necesitamos hacerlo para mover a Dios.

Dios tiene un plan para liberarnos de cada situación, aun antes de que esas situaciones se presenten. Él sabe lo que necesitamos antes de que se lo pidamos. Dios no se sorprende cuando el enemigo nos ataca, y no está en el cielo retorciéndose las manos, tratando de imaginarse qué hacer. Nuestra tarea es concentrarnos en Él y en su gran poder, adorándolo y alabándolo por la manifestación de su solución, y escuchando una palabra de dirección de su parte. ¡Dios siempre tiene un plan de batalla exitoso!

Fuente: La Bilbia de la vida diaria, de Joyce Meyer.

Image and video hosting by TinyPic
Leer más...

Cuando a los buenos le suceden cosas malas

Entonces salió Satanás de la presencia de Jehová, e hirió a Job con una sarna maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza. -Job 2:7

Uno de los misterios más desconcertantes de la vida es por qué le pasan cosas malas a la gente buena. Todos hemos escuchado historias de cómo el adolescente más entregado de la iglesia muere repentinamente en un accidente automovilístico, o de cómo una hermosa y joven madre de tres niños enferma de cáncer y muere de pronto, dejando a sus hijos para ser educados por sus cariñosos familiares. Por qué sufre el justo, siempre ha sido un enigma.

Jesús nos dijo que "hace llover sobre justos e injustos" (Mateo 5:45). Esta afirmación alude al hecho de que las tormentas vienen tanto sobre los justos como los injustos. Job dijo: "El hombre nacido de mujer, corto de días y hastiado de sinsabores[...] Pero como las chispas se levantan para volar por el aire, así el hombre nace para la aflicción" (Job 14:1; 5:7).

Cómo evitar lo malo

No hay ninguna razón o explicación definida acerca de la razón por la que pasan cosas malas. Sin embargo, después de estar en el ministerio durante varios años, he podido realizar algunas observaciones de lo que, a veces, puede ayudar a evitar que lo malo suceda:
1. Evite tomar malas decisiones.
Tomar un atajo que cruce una parte peligrosa de la ciudad en la noche no es una decisión sabia. Dejar su billetera o su cartera en el asiento del coche mientras se baja a usar el servicio en una pequeña tienda es imprudente. Podar el césped utilizando un tractor en una colina empinada podría asesinarlo (esto le provocó lesiones y le quitó la vida a varias personas que yo
conocía personalmente). Los cinturones de seguridad no existen solamente para admirarlos cuando se sienta en el asiento del automóvil. El cañón de un arma no es un pequeño telescopio a través del cual se puede mirar, y conducir en estado de ebriedad puede provocar que su nombre quede escrito en la pizarra de la funeraria. Cuando las personas toman decisiones poco prudentes, pueden estar abriendo la puerta a dificultades y tragedias.

2. No deseche el sentido común.
Hace años, un pastor reconocido, con una iglesia de mil miembros, estaba ministrando en Kentucky. Decidió regresar a Ohio la noche del sábado para estar presente en su servicio regular matutino del domingo. Él y sus dos hijos regresarían en un pequeño avión. El clima era muy malo y varias personas le aconsejaron no hacer el viaje porque era muy peligroso. Él hizo caso omiso de los conejos y de las señales de advertencia, y poco después de despegar, el avión se estrelló contra unos árboles. Su deseo personal fue más poderoso que su sentido común. Cuando varias personas nos aconsejan no hacer algo, es sabio poner atención ya que "en la multitud de consejeros está la victoria" (Proverbios 24:6).
3. Realice su trabajo adecuadamente.
Hace algunos años, mi esposa, Pam, y yo estábamos disfrutando la cena del domingo en el Holiday Inn de Cleveland, Tennessee, con uno de nuestros hijos espirituales, un convertido llamado Wayne McDaniel. Después de la cena, me fui en mi camioneta y él en la suya. Tomé el camino hacia la izquierda, y él se siguió derecho. Cinco minutos después, escuché a los camiones de bomberos y las ambulancias pasando rápidamente a nuestro lado en dirección al lugar de donde veníamos. Le dije a Pam: "No vi que hubiera un accidente. ¿Hacia dónde se dirigen?". Treinta minutos después recibí una llamada diciendo que Wayne se había quedado sin frenos y que había perdido el control de su camioneta, la cual se volcó sobre la barrera de seguridad y aterrizó entre los árboles. Cerca de cuarenta y ocho horas después, falleció en la unidad de terapia intensiva. De camino hacia el hospital, recordé un breve comentario que él había hecho
días antes; dijo: "Mis frenos están fallando, necesito arreglarlos. Se siente como si se fueran a patinar". Posiblemente lo olvidó o no tomó el tiempo para reparar el problema. Los frenos descompuestos son como un cable eléctrico suelto en una casa, algo malo puede pasar si no se reparan o se cambian. El accidente de Wayne me recordó una Escritura en Eclesiastés 7:17: "No hagas mucho mal, ni seas insensato; ¿por qué habrás de morir antes de tu tiempo?".
Podría pasar más tiempo dando razones de por qué pueden suceder cosas malas; sin embargo, preferiría compartir la manera de evitar que sucedan tales cosas. No hay duda de que si usted y yo no estuviéramos protegidos de alguna manera por la mano de Dios, ya hubiéramos pasado a la eternidad. Mi vida ha sido salvada de accidentes automovilísticos en tres ocasiones. ¿Fue por azar? No, fue por la oración.
4. No esté en el lugar equivocadocon la gente equivocada en el momento equivocado.
Dime con quién andas y te diré quién eres. Muchos adolescentes se involucran en situaciones peligrosas de vida o muerte, especialmente con las drogas y el alcohol, porque sus amigos, como imanes, los atraen al pecado. Muchos adolescentes han estado con las personas equivocadas en el lugar equivocado y en el momento equivocado y han sufrido una terrible consecuencia,
incluso la muerte prematura. Salomón escribió: "Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, no consientas" (Proverbios 1:10). Todos los ejemplos anteriores, fueron consecuencia de que las personas no pusieron atención, no escucharon o no siguieron la sabiduría. Muchas veces en la vida, no tenemos control sobre algunas circunstancias. Por ejemplo, tengo amigos que estando en el banco cobrando un cheque, de pronto un ladrónarmado entró en las instalaciones agitando un arma de fuego y ordenando con gritos que todos se tiraran al suelo. Algunos otros han sido golpeados en un costado del automóvil gracias a que un descuidado conductor pasó como un dardo ignorando el semáforo en rojo. Las casas de algunos creyentes han quedado reducidas a montones de leña por huracanes que las han destruido, arrebatando las paredes de sus marcos demadera como si fueran mondadientes. En estos y otros innumerables ejemplos, los creyentes se sienten impotentes para defender a sus familias o a ellos mismos. Por esto, necesitamos conocer y entender la capacidad de Dios, su disposición y sus promesas para proteger a su pueblo.
El pacto de protección

Existen varios pactos en las Escrituras que fueron ratificados con una sola persona; no obstante, su impacto sigue siendo real en la actualidad.

Dios hizo un pacto con Noé después del diluvio universal, de no destruir más el planeta con agua (Génesis 9:13-15). Como una señal permanente para la humanidad, Dios puso el arco iris en el cielo. Cada vez que llueve mientras el sol
brilla, el reflejo forma un hermoso arco iris multicolor que más de cuatro mil años después le sigue recordando a la humanidad la señal de la promesa de Dios a Noé y a las futuras generaciones.

Existe otro pacto hecho con Abraham. Dios le prometió a los hijos de Abraham, los judíos, que ellos heredarían la tierra de Israel para siempre (Génesis 13:15). Mil novecientos años después de su dispersión, Israel renació como nación en 1948 y la simiente natural de Abraham, el pueblo judío, regresó de los cuatro rincones de la tierra a su patria.

Durante muchos años he enseñado sobre los pactos de la Biblia, enfatizando el nuevo pacto que fue ratificado con la sangre de Cristo. Después de varios años de leer e investigarlas Escrituras, descubrí que había un pacto hecho entre un suegro y su yerno en el Antiguo Testamento del que yo tenía conocimiento, pero que nunca lo había identificado como el patrón de un pacto práctico para los creyentes hasta que hice una investigación detallada. Se llama el pacto de Mizpa.

Perry Stone es fundador de Voice of Evangelism y autor de varios libros, incluyendo Angeles en misión (Casa Creación), del cual se adapta este artículo. Usado con permiso.


Leer más...

Ha venido tu luz

Isaías 60:1 "Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz..."

Nunca me ha gustado mucho la oscuridad. Siempre, hasta la fecha, necesito dejar una lucecita prendida durante la noche, porque me gusta poder ver al abrir los ojos. Mi esposo se ha tenido que ajustar a esta costumbre mía, porque a él le encanta dormir en completa oscuridad. Se ha prestado para algunas conversaciones interesantes a lo largo de nuestro matrimonio.

Siento que la luz es mi amiga, que llega para ayudarme. En este verso de Isaías, captamos la misma idea. "Luz" significa "iluminación, resplandor... alegría, amanecer". Me llama la atención que incluye la alegría como un elemento de su significado. Los científicos nos dicen que en los países donde hay menos luz, hay más depresión y suicidio. En cambio, en los países que gozan de mucha luz, tienden a vivir personas más alegres y apacibles.

La Biblia utiliza la misma idea de la luz para representar cosas como la salvación, el conocimiento y el evangelio. El salmo 27:1 dice: "Jehová es la luz, y mi salvación, ¿de quién temeré?". Una de las cosas que produce la oscuridad es el temor. Las ocasiones que recuerdo haber sentido más temor, han sido cuando todo está oscuro. Sin embargo, cuando llega Dios a tu vida, una de las cosas que trae con Él es luz, una seguridad, una ausencia de temor.

Devocional sobre la luz que echa fuera el miedoJob 11:17 también nos dice que con Dios, nuestra vida será más clara que el mediodía; y aunque oscureciere, será como la mañana. A pesar de las circunstancias, los problemas, las dudas que producen oscuridad y temor en nuestra vida, podemos gozar de completa claridad como el que uno disfruta al mediodía y la mañana.

Cuando entra la luz por la ventana de tu habitación, produce por lo normal, algunas reacciones muy definitivas. Isaías las menciona como el levantarte y resplandecer.La mayoría de nosotros nos levantamos cuando es de día y llega la luz. Sin embargo, el significado completo de esta palabra incluye varias ideas más que la de simplemente salirse de la cama (aunque también incluye ésta).

La luz connota también el cambio. Romanos 13: 12-13 se refiere al cambio en nuestras actividades cuando hemos llegado a ser hijos de luz. Dice que debemos desechar las obras de las tinieblas y vestir las armas de la luz. Sigue alistando estas obras de tinieblas como mentira, glotonería y borrachera, lujuria y lascivia, contiendas y envidia. Son las cosas que debemos desechar, dejar atrás, y no permitir más en nuestra vida. La luz debe cambiarnos en todos los aspectos de nuestra vida.

Otra parte de su significado es el de ser establecidos. Cuando llega la luz de Dios a tu vida, trae una seguridad y te afirma como persona y mujer. Deuteronomio nos recuerda que Él es quien nos hizo y estableció (32:6). Dios nos creó y conoce nuestra necesidad como mujeres de sentirnos seguras en nuestra identidad y nuestras emociones. Y cuando falta un poco más de este tipo de luz, Él es quien nos va perfeccionando. 1 Pedro 5:10 nos recuerda que Él nos perfecciona y también nos establece. Él te da la confianza, seguridad y estabilidad necesaria para cumplir con todos sus propósitos.

Cuando hayamos recibido y aceptado su luz en nuestra vida, y logremos ver los efectos de dicha luz, resplandecer será un resultado natural de ello. Seremos personas de claridad, de iluminación también para otros. Seremos luz en situaciones oscuras y tristes, luz en la depresión, luz en el pecado. La luz de Dios resplandecerá, será reflejada de nuestra vida hacia aquellos que aun siguen en tinieblas. Mateo 13:43 lo describe así: "Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre".
Jesús llegó a este mundo de oscuridad para ser Luz del Mundo. Cuando Él subió al cielo, mandó sobre nosotros esa luz. Ahora nos toca levantarnos y ser cambiados, restaurados y establecidos por esa misma luz; después podremos resplandecer y reflejar su luz a un mundo necesitado. Filipenses 2:14-15 nos enseña que debemos ahora vivir de manera diferente y ser luminares en el mundo.

Permite que su luz eche fuera todo temor. Levántate del lugar de inseguridad y oscuridad en el que estabas, y sé establecida y fortalecida en tu interior para así reflejar la obra de Dios en tu vida.

--Nolita W. de Theo es la autora de La mujer de Sus sueños, publicado por Casa Creación. Además, contribuye con artículos para revistas y edición de libros. Reside en Houston, Texas, junto a su familia.
Leer más...

Shalom

Activar las bendiciones de Dios involucra habitar en la paz o la shalom de Dios; la cual es una palabra que incluye prosperidad, seguridad, salud, protección, fertilidad y abundancia. De acuerdo con la definición hebrea, podemos sustituir la palabra prosperidad por shalom (paz).


La religión nos ha condicionado a creer que la vida debe estar llena de problemas y que un día, tarde o temprano, iremos al cielo y entonces tendremos paz. La paz no es solamente para el cielo, sino también para este momento en la tierra. Sus días no deben estar llenos de problemas; eso no quiere decir que no tendrá problemas, pero podemos decirle a los problemas que se vayan. No debe vivir una vida de preocupación y angustia. La paz es suya. La prosperidad es suya. Incluso en medio de problemas, todo ello no le quitará su paz.

Todo el mundo está buscando paz. Pero solamente hay un camino hacia la paz y es por medio de Jesús. Él dice: “Yo soy el camino . . . ” (Juan 14:6).

Dios es Jehová–shalom (el SEÑOR es paz) (Jueces 6:24). Tener a Jesús en su corazón es el camino hacia la paz. Sin Jesús, no hay paz. Es entonces que viene la prosperidad, es entonces que viene la bendición. La paz es lo que usted posee como santo de Dios. Usted también es un pacificador y de acuerdo con Mateo 5:9, es bienaventurado. Usted lleva shalom adondequiera que va, porque Jesús está en su interior. Usted puede cambiar completamente la atmósfera de un lugar, porque el Príncipe de Paz vive en su interior. Este es su pacto.

¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! --Romanos 10:15

El evangelio es que Jesús vino y murió para que pudiéramos experimentar la shalom de Dios. El castigo (el precio) de nuestra paz fue cargado sobre Él. Él fue azotado y crucificado para que pudiéramos tener paz. Todo aquel que cree en el Mesías y se somete a Él, puede tener paz.

Podemos tener prosperidad y vivir seguros, y todas las malas bestias serán echadas de nuestra vida. No seremos atormentados por demonios. Tendremos la bendición de Dios. Es la garantía de su pacto de paz. Le pertenece a los santos de Dios. Así que no importa qué tan mal estén las cosas, no permita que el enemigo se robe su paz y su shalom.

No importa lo que suceda, diga: “Jehová–shalom, Tú eres mi paz. Tú eres mi prosperidad. Tú eres quien me da shalom. Me niego a ser atormentado por el enemigo, engañado, agobiado, oprimido, pobre o arruinado. Me niego a no tener la paz de Dios, porque Jesús fue castigado por mi paz. Soy un santo de Dios. Estoy bajo el pacto. Tengo el derecho a la paz. Puedo caminar en ese pacto. Podrán caer mil a mi lado y diez mil a mi diestra, pero a mí no llegará, porque tengo un pacto de shalom”.

Comprenda que esto no es algo que vendrá un día. Está aquí y es suyo. Jesús es el Príncipe de Paz. ¿Tiene a Jesús en su interior? Su paz es sobrenatural. Ya está hecho. Todo lo que debe hacer es caminar en fe y será suyo. Esta es la razón por la que vino Jesús.

--Extracto tomado del libro Oraciones que activan las bendiciones por John Eckhardt.

Image and video hosting by TinyPic
Leer más...