Cristo es nuestra vida



La Biblia declara que Cristo es nuestra vida de muchas maneras. No obstante, el significado de la expresión “Cristo es nuestra vida” no es tan simple. Veamos 1 Corintios 1:30. Podemos dividir este pasaje en dos secciones. La primera dice: “Mas por El estáis vosotros en Cristo Jesucristo”. Esto se refiere a la relación que nosotros tenemos con Cristo. La segunda dice: “El cual nos ha sido hecho de parte de Dios sabiduría”. Esto se refiere a la relación que Cristo tiene con nosotros. Dicho de otra manera, este versículo muestra que nosotros estamos en Cristo, y que Cristo está en nosotros. Debemos prestar atención a estos dos aspectos. Algunos cristianos dan énfasis al primer aspecto, y otros, al segundo. Si somos parciales y damos énfasis a uno de los dos, esto nos ocasionará problemas y afectará nuestra vida cristiana. Debemos tener un conocimiento apropiado de ambos. Debemos saber que estamos en Cristo y que El está en nosotros. Dios nos dio al Señor Jesucristo, no como maestro ni como modelo, sino para que sea nuestra vida; de tal manera que Su vida se manifieste por medio de nosotros. Si no tenemos la vida de Cristo, no podemos ser cristianos. Sin embargo, si la tenemos y no sabemos cómo llegó a ser nuestra, no podemos manifestarla.

¿Cómo puede Cristo ser nuestra vida? 

Esta es una pregunta muy importante. El Señor Jesucristo es Dios y a la vez hombre. Entonces, ¿cómo puede El ser nuestra vida? Esto parece imposible. Nosotros no podemos solucionar este problema, pero Dios sí puede. El puede hacer lo que el hombre no puede.

Dice 1 Corintios 1:30 que Dios hizo esta obra. Si no fuera así, Cristo no habría podido ser nuestra vida. La primera parte de este versículo dice: “Mas por El estáis vosotros en Cristo Jesucristo”. Esto indica que la primera parte de la obra fue llevada a cabo por Dios. Y añade: “El cual nos ha sido hecho de parte de Dios sabiduría”. Esta segunda parte de la obra también fue realizada por Dios. Nosotros no podemos hacer que el Señor Jesucristo sea nuestra sabiduría; El “nos ha sido hecho sabiduría de parte de Dios”. Por lo tanto, el hecho de que Cristo sea nuestra vida, es algo que Dios mismo ha logrado. Nada de esto sería posible si Dios no lo hubiera hecho. Sin El no podemos hacer nada.

Dios hizo que Cristo sea nuestra vida.


Dios desea que Cristo sea nuestra vida. Pero ¿qué hizo para lograr esto? Primero, nos puso a nosotros en Cristo y luego puso la vida de Cristo en nosotros. Dios primero estructura nuestra relación con Cristo. Si no tenemos una relación con Cristo, no podemos tenerlo como nuestra vida. Primero nosotros somos puestos en Cristo y luego Cristo en nosotros.


Fuente: Cristo nuestra sabiduría. W. Nee 

Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, 
entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria. 
Col 3:4

Image and video hosting by TinyPic
Leer más...

El niño de Belén





Nació como un bebé pequeño nada más,
como uno entre tantos que a la vida nacen ya.
No ocurrió nada más, era un niño.
Nació y ninguno pregunto si de mayor
Él tendria gran poder para sanar,
si andaria por el mar.
Era un niño,
nacio y ninguno pregunto si iba a morir,
si la gente algun lo iba odiar
si seri el Redentor,
si traeria libertad.

¿Quién pensó que aquel niñito moriría en la cruz
trayendo a nuestro mundo nueva aurora de luz
y una nueva vida y una oportunidad
de llegar al Padre una vez más?
¿Quién pensó que al tercer dia iba a resucitar
batiendo al infierno y al a muerte fatal,
abriendo nuevos tiempos de felicidad
Por amor, por amor a tí...

Hoy nuestro mundo se ha olvidado de Jesús
han cambiado su victoria por placer terrenal.
De Su cruz queda ya un recuerdo
vivir matar si es necesario alguna vez
cortar la vida antes de que pueda aun nacer
y del niño de Belén un recuerdo;
jugar a ser una mejor generación
marcharse si es posible del hogar sembrar
odio y rencor, sin saber perdonar...

Escucha en esta hora la Eterna verda
que el niño de Belén un día va a regresar
y en Gloria en poder Él juzgará tanta maldad
marcando frontera final
y todo el universo le podrá contemplar
y toda obra oculta a la luz nacerá
Su iglesia marchará con Él a un nuevo lugar,
un hogar, un dulce hogar que Él prepara ya.

Marcos Vidal

 Image and video hosting by TinyPic
Leer más...

Noche de Paz







NOCHE DE PAZ, NOCHE DE AMOR
TODO DUERME EN DERREDOR
ENTRE LOS ASTROS QUE ESPARCEN SU LUZ
BELLA, ANUNCIANDO EL NIÑITO JESÚS
BRILLA LA ESTRELLA DE PAZ
BRILLA LA ESTRELLA DE PAZ.

NOCHE DE PAZ, NOCHE DE AMOR
OYE HUMILDE EL FIEL PASTOR
COROS CELESTES QUE ANUNCIAN SALUD
GRACIAS Y GLORIAS EN GRAN PLENITUD
POR NUESTRO BUEN REDENTOR
POR NUESTRO BUEN REDENTOR

NOCHE DE PAZ, NOCHE DE AMOR
VED QUÉ BELLO RESPLANDOR
LUCE EN EL ROSTRO DEL NIÑO JESÚS
EN EL PESEBRE, DEL MUNDO LA LUZ
ASTRO DE ETERNO FULGOR
ASTRO DE ETERNO FULGOR.



Image and video hosting by TinyPic
Leer más...

Gloria in Excelsis Deo



Así que dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en la posada. En esa misma región había unos pastores que pasaban la noche en el campo, turnándose para cuidar sus rebaños. Sucedió que un ángel del Señor se les apareció. La gloria del Señor los envolvió en su luz, y se llenaron de temor. Pero el ángel les dijo: "No tengan miedo. Miren que les traigo buenas noticias que serán motivo de mucha alegría para todo el pueblo. Hoy les ha nacido en la ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor. Esto les servirá de señal: Encontrarán a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre." De repente apareció una multitud de ángeles del cielo, que alababan a Dios y decían:  "Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los que gozan de su buena voluntad." Cuando los ángeles se fueron al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: "Vamos a Belén, a ver esto que ha pasado y que el Señor nos ha dado a conocer." Así que fueron de prisa y encontraron a María y a José, y al niño que estaba acostado en el pesebre. Lc 2:8-16





Ángeles que hemos escuchado en lo alto, 
Cantando dulcemente a través de la noche, 
Y las montañas, en respuesta 
Haciéndose eco de su alegría valiente. 

Pastores, ¿por qué esta celebración? 
¿Por qué estas canciones de ánimo feliz? 
¿Qué gran claridad se vio? 
¿Qué buena nueva se dio a conocer?

Gloria in Excelsis Deo
Gloria in Excelsis Deo

Vamos a Belén a ver 
Aquel cuyo nacimiento 
hace cantar a los ángeles; 
Vamos, a adorar de rodillas 
Cristo, el Señor, el Rey recién nacido. 

Véase lo previsto en un pesebre 
Que los ángeles por encima de la alabanza; 
María, José, prestan su ayuda, 
Nos hace elevar nuestros corazones en el amor. 

Gloria in Excelsis Deo 
Gloria in Excelsis Deo 
Angels We Have Heard On High - de Sixpence None The Richer


Image and video hosting by TinyPic

Leer más...

Navidad es Reconciliación

La mayor parte de la historia universal es un relato de conflictos. Durante los últimos 5.560 años ha habido cerca de quince mil guerras, y ésas san sólo las que se conocen hoy. Hoy en día, en el mundo se están librando treinta y dos guerras, grandes y pequeñas. Pareciera que los seres humanos


no tenemos mucho talento para vivir en paz con nuestros semejantes. Somos mucho mejores para los desacuerdos, las peleas y las contiendas. Hace cien años, existía la creencia popular de que si se pudiera educar al mundo, todas las guerras desaparecerían. Pero luego de dos guerras mundiales entre las naciones más cultas del planeta, ese ingenuo optimismo se desvaneció. Sin una transformación del corazón, la educación simplemente nos permite concebir modos más sofisticados de matarnos unos a otros. Hay muchas personas brillantes en prisión. Una mente culta no produce automáticamente un corazón pacífico. Lo que el mundo necesita desesperadamente es la reconciliación.

Jesús vino para que, por medio de Él, nos reconciliemos con Dios

 Dice la Biblia:

Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación. Ro 5:8-11

Las personas lejos de Cristo sienten una falta de plenitud en sus vidas, pero que no saben lo que andan buscando. "Algo me falta", dicen, o "la vida tiene que ser algo más que esto!" En consecuencia, prueban toda clase de remedios, actividades, logros, drogas y aventuras, en un intento por llenar el vacío que hay en sus corazones cuando lo que necesitan es reconciliarse con Dios. Nada puede suplir la relación rota con Dios. La buena noticia de la Navidad es que Jesús vino a ser el puente de reconciliación entre el ser humano y Dios.

Para los que amamos al Señor, la reconciliación es un hecho y la podemos experimentar a diario. Pero no sólo es para nosotros. Dice: Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo! Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación: esto es, que en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándole en cuenta sus pecados y encargándonos a nosotros el mensaje de la reconciliación. Así que somos embajadores de Cristo, como si Dios los exhortara a ustedes por medio de nosotros: "En nombre de Cristo les rogamos que se reconcilien con Dios." 2Co 5:17-20

Somos reconciliadores. Navidad es la época ideal para ejercitarse en este bendito ministerio.

Dios te bendice
Bibliogr: Biblia RV, NVI. El propósito de celebrar la navidad, R. Warren
Leer más...

Navidad: Tiempo de salvación


Cuando se cumplió el tiempo, Dios envió a su Hijo, que nació de una mujer, 
sometido a la ley de Moisés.
Gá 4:4 DHH


Hablar de Navidad es hablar de salvación. Si ahora hiciéramos una encuesta entre las personas que no conocen a Dios, preguntándoles qué es la salvación y de qué necesitan ser salvados, las respuestas podrían ser parecidas a estas:

  • de las deudas que tengo
  • de trabajar tantas horas y ganar poco dinero
  • de la inseguridad en el lugar donde vivo
  • de mi pasado, que me tiene atado
  • de mis enemigos

En el ámbito cristiano, la salvación se define generalmente como la liberación del pecado, del yo y del infierno. Definitivamente, incluye todo eso, pero también abarca mucho más. No sólo somos salvados de algo malo, sino que somos salvados para algo bueno. La Biblia dice que por nuestra unión con Jesucristo, Dios nos creó para que vivamos haciendo el bien. Dios tiene un propósito extraordinario y un plan para bendecir tu vida. La salvación también significa que recibes la libertad y el poder para cumplir el propósito de tu vida.

El anuncio de la salvación para todo aquel que quiera aceptarlo, es la segunda declaración en el mensaje de Buenas Noticias que el ángel les da a los pastores de Belén en la primera Navidad: «Hoy les ha nacido un Salvador, que es Cristo el Señor». (Lc 2:11 NVI). Este Salvador es para ti. Él vino por tu bien. Jesús es un Salvador personal. ¿Qué significa eso? Cuando alguien dice: «Jesucristo es mi Salvador personal», o cuando alguien te pregunta: «¿Eres salvo?», ¿a qué se refieren? Es probable que no hayas pensado mucho en tu necesidad de un Salvador o de qué necesitas ser salvado. Cuando la gente piensa en la salvación espiritual, con frecuencia tiene un concepto muy estrecho: piensan que la salvación sólo consiste en salvarse del infierno.


Sin embargo, cuando Dios envió a Jesús para que fuera nuestro Salvador, tenía en mente mucho más que un seguro contra el fuego. El regalo de la verdadera salvación de Dios es la libertad, el propósito y la vida en tres dimensiones. Incluye tu pasado, tu presente y tu futuro. Jesús te salva de algo. Jesús te salva para algo. Jesús te salva por algo.

JESÚS VINO A SALVARTE DEL PECADO Y DE TI MISMO

¿Estás de acuerdo conmigo en que TÚ eres la causa de la mayoría de tus problemas? Incluso cuando otras personas te causan problemas, tu respuesta natural con frecuencia los empeora. Si fueras sincero contigo mismo, reconocerías que tienes hábitos que no puedes romper, pensamientos que no deseas tener, emociones que no te gustan, e inseguridades y temores que no puedes ocultar; sin mencionar los remordimientos y los resentimientos que te tienen atrapado, además de todas aquellas cosas que desearías no haber dicho jamás.

Para que se produzca un cambio, éste debe comenzar en tu corazón. Todos nacemos con una inclinación natural de seguir nuestro propio camino, en lugar del camino de Dios. Esta tendencia a elegir de forma equivocada, en lugar de tomar las decisiones correctas, se llama pecado. Pecado es cualquier pensamiento o acción que le niega a Dios el primer lugar en mi vida; un lugar que Dios tiene todo el derecho de ocupar. El pecado es nuestro mayor problema y es un problema universal. Tú y yo pecamos todos los días con nuestras palabras, pensamientos y acciones. La Biblia dice: "Ciertamente no hay hombre justo en la tierra que haga el bien y nunca peque". "Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a Él mentiroso".

Lo peor es que el pecado crea un hábito. Cuanto más lo hacemos, tanto más fácil nos resulta. Si alguna vez trataste de abandonar una adicción, mantenerte a dieta, o cambiar tu vida, apoyándote tan sólo en tu fuerza de voluntad, sabes lo frustrante que es eso. Consciente e inconscientemente, nuestras acciones proclaman: ¡No necesito a Dios, quiero regir mi propia vida y ser mi propio Dios!. Siempre que uno hace lo que quiere, en lugar de hacer lo que Dios le dice que haga, actúa como si fuera Dios. Esa lucha con Dios crea enormes conflictos y estrés en la mente, en el cuerpo y en las relaciones. Esta actitud de obstinación orgullosa genera que te desconectes de Dios y te sientas lejos de Él y que tus oraciones rebotan en el techo.

Si te sientes lejos de Dios, ¿adivina quién se ha distanciado? 

La Biblia dice: "El problema está en que sus pecados los han separado de Dios". Nuestra desconexión de Dios, que nace de nuestra inclinación contumaz a pecar, es la fuente de todos los problemas humanos en la tierra. En un nivel personal, esa desconexión causa preocupación, temor, ansiedad, confusión, depresión, conflicto, desaliento y vacío interior. Nos lleva a actuar de manera que engendra culpa, vergüenza, resentimiento y pesar. Dios no te creó para que vivieras desconectado de Él, por eso, cuando esto ocurre, sufres tensión y te sientes espiritualmente vacío.

En un nivel global, vemos el efecto del pecado en todo nuestro entorno: guerra, injusticia, corrupción, pobreza, tráfico sexual y todos nuestros otros problemas sociales. Incluso muchas enfermedades son causadas por nuestra rebeldía contra las normas divinas para una vida sana. ¿Quién puede salvarnos? El gobierno no puede; tampoco las empresas privadas ni los centros académicos pueden salvarnos. Estas entidades sólo pueden ocuparse de los síntomas y resultados visibles del pecado pero cualquier solución duradera debe empezar en el corazón, y sólo Dios puede transformar los corazones. 

EL PROPOSITO DE CELEBRAR LA Navidad – Rick warren
Image and video hosting by TinyPic

Leer más...

Magnificat


A este pasaje se le ha dado el nombre de el Magníficat. Este nombre se deriva del latín y significa “engrandecer”. Es un maravilloso himno de alabanza al Mesías y es parecido al canto de Ana en 1 S 2:1–10. Tiene cuatro partes: alabanza inicial (vers. 46, 47); acción de gracias por la misericordia de Dios a María (vers. 48–50); declaración de profundos cambios en el orden social (vers. 51–53) y concluye con una alabanza por la misericordia de Dios para Israel (vers. 54–55).


Image and video hosting by TinyPic
Leer más...

Navidad: el mensaje de Jesucristo

El mundo de principios del tercer milenio necesita oír el mensaje de Jesucristo.

Hoy en día, aquel que quiera investigar algo sobre Jesús tiene mucho dónde elegir. Aunque sólo hay un Jesús, la labor de reconstrucción que los investigadores han hecho a lo largo de la historia ha dado lugar a diferentes representaciones de él. De hecho, algunos escépticos han llegado a decir que ¡hay tantas representaciones de Jesús como expertos especializados en el tema! Esto no deja de ser una exageración; sin embargo, es cierto que después de tanta investigación, nos encontramos ante unas cuantas opciones.

La reconstrucción de Jesús que cada persona escoja tiene mucha importancia, tanto para el propio sistema de creencias, como para la práctica diaria de la fe cristiana. Si, por ejemplo, sostenemos que era un campesino que se enroló en una revuelta campesina contra las autoridades de Jerusalén (y los romanos), y si creemos que Jesús es relevante para nuestras vidas como cristianos, entonces creeremos que debemos luchar contra las autoridades y contra las injusticias sociales contemporáneas. Así que reconozcamos que el retrato de Jesús que escojamos importa mucho, ya que la imagen que de él tengamos será el ejemplo que propondremos para los cristianos.

Reconozcamos que los cristianos evangélicos también tenemos un retrato concreto de Jesús, ya que creemos que los evangelios son históricamente fiables. De hecho, todos intentamos reconstruir de la mejor manera que podemos a aquel Jesús, leyendo, escuchando, siguiéndole. Si todos fuéramos sinceros y pasáramos la imagen que tenemos de Jesús por el tamiz de los evangelios, nos daríamos cuenta de que muchas veces nuestras reconstrucciones no son más que el reflejo de nuestras esperanzas y una proyección de lo que nosotros creemos que él deberla ser. Nuestro objetivo, como honestos lectores de los evangelios y verdaderos seguidores de Jesús, debe ser encontrar al Jesús real y aceptar ese descubrimiento. Para ello, obviamente, debemos renunciar a las imágenes que nos hemos hecho de él.




Aquellos que hoy, en la actualidad, estudian a la persona de Jesús, se tienen que enfrentar con una gran multitud de opciones: desde que Jesús es el Señor y Salvador, y fundador de la Iglesia, hasta que fue un hombre sabio, un religioso extraordinario, o un revolucionario social. Si queremos ser sinceros sobre Jesús y la información que tenemos, debemos optar por ese Jesús que satisface todas las evidencias que los historiadores han observado, y que también explican por qué tanta gente ha encontrado en Él algo que les lleva a ir a la Iglesia cada semana a adorarle.  


Lo que Jesús vino a ofrecer en la antigüedad, lo sigue ofreciendo en la actualidad. 
Si no eres un seguidor de Jesús, 
aún tienes la oportunidad de poder conocer al Cristo resucitado y formar parte de su reino. 
Pero para ello, tienes que creer confiadamente en Jesucristo y en su evangelio.
Si estás buscando al Dios del universo, te animamos a considerar que Jesús dijo ser Dios, entrando en la historia para ofrecernos una relación personal con Él.

Fuente: Jesús bajo sospecha, Una respuesta a los ataques contra el Jesús histórico, Michael J. Wilkins & 1. P. Moreland, eds. 2003 por Editorial Clie
Foto: http://art.jkirkrichards.com/


Leer más...