Mostrando entradas con la etiqueta Oración. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Oración. Mostrar todas las entradas

12 Peticiones de Oración para la familia en Navidad

La Navidad nos recuerda el nacimiento del Señor Jesucristo. Un día El vino al mundo y hubo gran celebración, todo un coro celestial cantó "Gloria a Dios en las Alturas y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad"

¿Cómo celebramos la Navidad?
Como hijos de Dios, tenemos gran alegría al recordar el nacimiento de Jesús, y eso enseñamos a nuestros hijos en nuestro hogar, para que ellos sepan cuál es el verdadero propósito de la fiesta. Es una excelente ocasión para reunirnos como familia, y hablar con nuestro Padre. Es un momento ideal para hacer estas 12 peticiones de oración para tu familia en Navidad.


oracion en familia peticiones de Navidad
Leer más...

Cómo optimizar tu tiempo de oración

Siendo una nueva creyente, oí a la abuela que lideraba el departamento de oración, mientras le hablaba a una señora que solicitaba oración. Le dijo: "orar es hablar con Dios". Si bien hoy puede parecerme una respuesta obvia, en aquel momento fue toda una revelación. Escuchaba a otros orando en formas diversas, con palabras difíciles, con llantos, con exclamaciones o simplemente mover los labios sin emitir palabras, que había en mí muchas preguntas que intentaban dar con la mejor forma de orar.

Leer más...

¿Quieres tocar el corazón de Dios?

Postal cristiana sobre la oración


A Dios le agrada escucharte cuando oras y cuando le adoras. Él mismo te invita a que te acerques para que le platiques lo que te pasa, para que le pidas ayuda. 
El Señor está deseoso de mostrarte los secretos de su corazón mientras tú le invocas. 
Leer más...

Luchemos un día más


Un verdadero guerrero no es el que muestra sus condecoraciones ni el que tiene como prioridad 
las alabanzas de los demás, que le dicen "qué bien lo haces" mientras le palmean su hombro. Las medallas del guerrero se ven en su espalda, son las marcas que la batalla ha dejado en él. Solamente algunos notarán que lleva esas señales en su cuerpo, y tendrán una idea de todo lo que le costó pelear y defenderse. Disciplina, entrenamiento, renuncias y riesgo son sólo algunos de los ingredientes que conformaron su andar diario para lograr la victoria.
Leer más...

Si deseas contactarme, estoy a la distancia de una oración

Jesús te dice hoy:
Si deseas contactarme, estoy a la distancia de una oración. Si enfrentas una situación difícil, te pido que por favor lo consultes conmigo en oración, para que puedas asegurarte de que tomaras la decisión adecuada. La oración es la herramienta más poderosa que te he dado. ¡Úsala! Además, yo no duermo nunca, ni jamás estoy distraído. Siempre estoy pendiente de ti. 24 sobre 24. Usa la oración en lugar de la preocupación y descansa en Mí.
Además considera lo siguiente: Se feliz con lo que tienes y agradece lo que te he dado. Piensa en las personas desamparadas que no tienen un lecho donde dormir, ninguna posesión, ni siquiera un trabajo. Piensa también en aquellos que trabajan más de 18 horas diarias 7 días a la semana para poder subsistir y en los que están enfermos o incapacitados.
Recuerda que hay personas que no conocen el amor porque nunca han sido amadas, inclusive hay personas solitarias que no tienen a nadie, ni familia, ni amigos.
Reflexión con imagen de motivación a la fe

¿Te has enfrentado a una terrible perdida y te preguntas: cual es el propósito de esta prueba? Se agradecido. Aunque no lo entiendas o no quieras aceptarlo, esta prueba es para ayudarte a tomar el camino que debes seguir y del que te estabas apartando y para prepararte para objetivos mayores y mejores, que tu no has visto ni imaginado. Espero que llegues a comprenderlo y aceptarlo. Esa prueba la he permitido por tu bien. Para que estés en el plano del crecimiento espiritual en lugar del plano de estancamiento espiritual.
Te pido que ores por otras personas y yo pondré a otras personas a orar por ti. Quiero bendecirte y revelarte mi amor y poder. Mi Espíritu Santo guiará tu alma, para darte la paz que sólo yo puedo dar, y darte también seguridad, confianza, visión, fuerzas, descanso, entendimiento, discernimiento, paciencia y enseñarte la misericordia que debes mostrar.
Con amor, de parte de tu Padre celestial, tu amigo Jesús.

Leer más...

Oramos por las familias que padecen violencia

Padre amado, nos ponemos en la brecha por las familias que padecen violencia. Te rogamos, Señor, que socorras a todas las víctimas de violencia familiar. Te pedimos juntos por esos niños que son golpeados, abusados y lastimados con maltratos verbales. Te rogamos que acudas en su ayuda, librándolos de todo este padecimiento. Sé escudo para ellos Señor, no permitas que continúen sufriendo.

Te rogamos por las mujeres que están siendo maltratadas por sus esposos. Te pedimos por los varones que están siendo dañados por sus esposas. Te pedimos por los abuelos que son maltratados por sus hijos y familiares.

Trae ayuda a estas personas, que no callen su dolor sino que puedan ser socorridos por personas que tengan la capacidad de ayudarlos, y ponerlos a salvo. Envía al personal idóneo para hacer esta tarea, Señor.

Guarda sus vidas, protégelos, no permitas más heridas ni muertes por violencia de género o por abuso infantil. Trae protección sobre los que están en riesgo, los más débiles, los que tienen miedo, los que están enfermos, todas las víctimas actuales sean abrazadas y asistidas por tu amor, Señor.

Danos conciencia de que esto sucede en cualquier nivel social y en todos los ámbitos, y permítenos ser canal de ayuda y bendición sobre las personas que padecen este mal, así como también, poder erradicarlo de nuestros hogares.

Sal 91:1 El que habita a la sombra del Altísimo, se acoge a la protección del Todopoderoso.

Sal 91:2 Yo le digo al Señor: «Tú eres mi refugio, mi fortaleza. Dios mío, confío en ti».

Sal 91:3 Dios te salvará de los peligros escondidos y de las enfermedades peligrosas;

Sal 91:4 pues te protegerá con sus alas y bajo ellas hallarás refugio. Su fidelidad será tu escudo y tu muralla protectora.

Sal 91:5 No te atemorizarán los peligros de la noche, ni las flechas que se lanzan en el día;

Sal 91:6 tampoco las plagas que llegan en la noche, ni las epidemias que a plena luz del día causan destrucción.

Sal 91:7 Mil caerán muertos a tu izquierda y diez mil a tu derecha, pero a ti no te sucederá nada.

Sal 91:8 Sólo fíjate y verás que los perversos recibirán su merecido.

Sal 91:9 Porque tú confiaste en el Señor e hiciste que el Altísimo fuera tu protección.

Sal 91:10 Nada malo te sucederá, ni habrá enfermedades en tu casa.

Sal 91:11 porque él dará orden a sus ángeles para que te protejan a dondequiera que vayas.

Sal 91:12 Ellos te levantarán con sus manos para que no te tropieces con piedra alguna.

Sal 91:13 Pisotearás leones y serpientes venenosas, triunfarás sobre cachorros de león y dragones.

Sal 91:14 «Yo lo salvaré porque confió en mí; lo protegeré porque reconoce mi nombre.

Sal 91:15 Me llamará y yo le responderé; estaré con él cuando se encuentre en dificultades; lo rescataré y haré que le rindan honores.

Sal 91:16 Haré que disfrute de una larga vida y le mostraré mi salvación»
Leer más...

Oramos por la familia

Padre amado, te damos gracias porque Tú has creado a la familia, siendo Tú mismo el Padre de todos, y dándonos a Tu Hijo amado, para que creamos en El y seamos salvos. Nos unimos en oración para pedir tu favor sobre las familias. Te pedimos que hagas un cerco alrededor de cada familia, Señor, y que tu Espíritu Santo more en nuestros corazones, guiándonos en Tus pasos. En el nombre de Jesús, amén Te rogamos que restaures, sanes, unas en amor y edifiques a las familias. Que todo matrimonio unido en Ti sea afirmado en la fe, y edificado en tu Palabra.

Trae unidad en amor entre esposo y esposa. Trae unidad entre padres e hijos. Alcanza a los que se han apartado de ti y de sus familias, y acércalos, restáuralos Señor. Te pedimos que las familias cristianas reflejen el amor de Dios en sus vidas, que vivan conforme a tu Palabra, que extiendan sus manos para ganar a otros para Cristo. Te rogamos que deshagas todo plan contrario a la familia que Tú has fundado.

Leer más...

Sigue el ejemplo de Jesús

Cuando amaneció, Jesús salió y se fue a un lugar solitario.
—Lucas 4:42

Jesús, en quien Dios dijo que tenía complacencia, habitualmente se levantaba temprano a orar: "Muy de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, Jesús se levantó, salió de la casa y se fue a un lugar solitario, donde se puso a orar" (Marcos 1:35). Si el Señor Jesucristo se tenía que levantar temprano a orar, ¿cuánto más nosotros deberíamos comenzar nuestro día en oración?

Padre, anhelo llegar a ser más como Jesús. Quiero reflejar su carácter y andar en la fuerza de su poder. Tu voluntad para mí es formarme a la imagen de tu Hijo. Tú eres el alfarero; yo soy el barro. Moldéame. Forma mi voluntad para que se alinee con la tuya. Enséñame a amar a los otros como tú nos amaste a nosotros. En el nombre de Jesús, amén.

Leer más...

Si por el Espíritu hacéis, morir las obras de la carne, viviréis



Dios es galardonador de los que le buscan con diligencia, lo cual significa que Él ya tiene recompensas para usted en el cielo. Ahora bien, yo siempre he leído este pasaje de la manera equivocada. En mi mente, siempre he añadido: “le buscas a Él . . . y le encuentras a Él”. Pero la Biblia nos dice que si buscamos, encontraremos. Dios no permitirá que usted caiga en la tentación. Él está con usted. Recuerde su sueño para completar el ayuno, y mantenga sus pies en el camino de la rectitud. ¡Ya está usted a medio camino!

Durante diez años y doscientos treinta episodios, la serie de televisión Friends se convirtió en un centro de atención para millones de personas en este país. En 1994, los críticos dijeron que ese programa,
que trataba de seis amigos solteros que vivían en la ciudad de Nueva York, no era muy entretenido, inteligente u original. El episodio final de ese programa tuvo 52 millones de espectadores. Los críticos que dijeron que no tendría éxito, no tuvieron en cuenta el inmenso vacío de conexión que hay en la cultura estadounidense. Las personas quieren y necesitan estar conectados en relaciones. Esa necesidad de estar conectado se evidencia en la iglesia mediante grupos de hogar y un mayor énfasis en la comunidad. Aunque eso es bueno, si no tenemos cuidado podemos llegar a estar centrados demasiado de forma horizontal y no lo bastante vertical. La Iglesia en la actualidad, en su mayor parte en el mundo occidental, y en particular en Estados Unidos, se trata de mí: “Quiero que mis necesidades sean suplidas. Bendíceme; enséñame; ayúdame”. Aunque esos son necesidades y deseos legítimos, debemos tener en mente que la cruz tiene dos brazos: uno es horizontal, pero el otro es vertical.

El ayuno pone sus prioridades más en vertical y más en línea con los deseos de Dios. Es lo que Jesús hizo cuando limpió el templo. Las prioridades se habían vuelto demasiado horizontales. Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas; y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.

—Mateo 21:12-13

Eso no significa que cuando usted ayune no tenga necesidades y deseos concretos propios por los cuales está buscando a Dios. Ciertamente, debería ayunar con un propósito concreto. Sin embargo, yo creo que a medida que continúe un ayuno prolongado, el verdadero clamor de su corazón se convierte en: “Más de ti, Dios, y menos de mí”. Cuando pone a Dios en primer lugar, todo lo demás es añadido.

Según el principio de Dios de “las primicias”, lo que pone usted en primer lugar, ordenará el resto. Cuando pone su espíritu en primer lugar, sirve usted a las cosas del Espíritu Santo, en lugar de a los deseos de la carne. Como resultado, su mente, voluntad, emociones, al igual que su cuerpo físico y su salud, se podrán en línea según la dirección del Espíritu. “Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis, morir las obras de la carne, viviréis” (Romanos 8:13).

Tomado del libro El ayuno con diario para 21 días por Jentezen Franklin.

Leer más...

Ayuno y oración

Jesús, a la vez que era una figura muy pública, realmente era una persona muy privada. No se le ve orando en público ni cercanamente a lo que se le ve orando en privado. De hecho, nuestro Salvador estaba tan comprometido a la oración privada que con frecuencia oraba durante horas y horas, incluso durante toda la noche. Parecía anhelar momentos íntimos a solas con su Padre celestial. Pero si Jesús pudiera haber logrado todo lo que vino a hacer solamente por la oración, ¿por qué ayunaba? ¿Podríamos estar perdiéndonos nuestros mayores avances porque no ayunamos? ¿Recuerda la producción al treinta, al sesenta y al ciento por uno de la que habló Jesús (Marcos 4:8, 20)?
Veámoslo de esta manera: cuando usted ora, puede liberar ese aumento del treinta por uno, pero cuando tanto la oración como el ofrendar son parte de su vida, creo que eso libera la bendición al sesenta por uno. Pero cuando las tres cosas, ofrendar, orar y ayunar, son parte de su vida, ¡puede ser liberada esa bendición del ciento por uno! Si ese es el caso, tiene usted que preguntarse qué bendiciones no están siendo liberadas. ¿Qué respuestas a la oración no están llegando? ¿Qué ataduras no están siendo rotas porque no ayunamos? Mateo relata la historia de un padre que tenía un hijo poseído por un demonio. Por años había visto desesperanzado a su hijo sufrir graves convulsiones. A medida que creció, los ataques se volvieron tan graves que el muchacho frecuentemente se lanzaba a un fuego o al agua. Un espíritu suicida le atormentaba constantemente; la situación se volvió amenazadora para la vida.
Leer más...

La oración del justo

La condición del corazón es un aspecto importante de la oración contestada. Es la oración sincera hecha de corazón la que permite que el poder de Dios esté disponible. Santiago 5:16 dice que la oración ferviente que proviene del corazón sincero de una persona justa tiene un gran poder dinámico en su actuación. Santiago anima los creyentes mediante el ejemplo de Elías, que fue un hombre sujeto a las mismas pasiones que cualquier hombre, y sin embargo su oración cerró los cielos: “Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses. Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto” (vv. 17-18).
Leer más...

La oración de fe

Oración de fe
La oración de fe es valiente y se hace desde un fundamento de fe sólido. La persona que hace esta oración está segura de la voluntad de Dios para la situación o el asunto entre manos. Tiene seguridad y esperanza, sabiendo que es la voluntad de Dios responder a su oración. “La oración de fe tiene poder. La oración de fe tiene confianza. La oración de fe tiene sanidad para el cuerpo y el alma”.

La Iglesia del Nuevo Testamento estaba haciendo este tipo de oración cuando oraba por Pedro. Justamente en medio de su oración oyeron golpes en la puerta, y era Pedro. Se quedaron asombrados. Podemos ver muchos otros ejemplos de esta oración en el ministerio de Jesús, los apóstoles y en nuestras vidas hoy. Los apóstoles oraron sabiendo cuál era la voluntad de Dios para las situaciones que afrontaban.
Leer más...

Pensamientos adecuados

Tener los pensamientos adecuados requiere intencionalidad. Tenemos que estar conscientes de que cada día al levantarnos nuestro instinto natural, humano tenderá a gravitar hacia todo lo que pensamos que está mal en nuestras vidas. Así que tenemos que poner de nuestra voluntad para concentrarnos en la perspectiva correcta antes de comenzar a movernos en pos de un nuevo día. Quisiera compartirle cómo lo hago. Ya llevo algún tiempo practicando esto en mis devocionales diarios y ha cambiado la forma en que veo cada día. Lo hago no solo cuando las cosas andan bien, sino también en los días difíciles.

Cada día cuando dirijo mi atención hacia Dios en forma concentrada, lo primero que hago es asegurarme de dirigir mi atención a la bondad, la grandeza y la gloria de Dios. Concentrarme diariamente en estos tres atributos de Dios me da un cuadro o filtro completo de su gracia. Mi modelo para esto es el primer versículo de la Oración del Señor en Mateo 6:9. También he notado que casi todas las oraciones del apóstol Pablo por las iglesias del Nuevo Testamento siguen el mismo patrón.

La Oración del Señor comienza con: “Padre nuestro”. Usted debe recordarse a sí mismo que es un hijo de Dios y que sus pecados fueron perdonados (Juan 1:12; 1 Juan 2:2). Debe saber que irá al cielo y tendrá vida eterna por medio de Jesús (Romanos 5:21). Debe saber que tiene el favor de Dios y que Dios está de su lado (Romanos 8:31). Necesita recordar cada día que su verdadero hogar no es aquí en la tierra sino en el cielo (1 Juan 2:17). Su vida en la tierra es temporaria, pero su vida con su Padre celestial es eterna (Colosenses 3:1–3). Déle gracias a Dios por quién Él es y por lo que ha hecho por usted.

Pero esto no termina allí. Usted podría estar pensando: Bueno, todo eso está muy bien, Stovall, sé que Dios me ama, y que está de mi lado, pero eso no hace que mis desafíos cotidianos desaparezcan. Sigo enfrentando las mismas dificultades. Tiene usted toda la razón. Por eso es que luego de concentrarnos en la bondad de Dios, debemos concentrarnos en su grandeza.

Las siguientes palabras de la Oración del Señor son: “que estás en los cielos”. El cielo habla de la grandeza de Dios y la grandeza de su poder entre todos los que creen en Él. Debemos recordar que Dios está en el trono, y con Él “todas las cosas son posibles” (Marcos 10:27). Jesús tiene toda la autoridad (Mateo 28:18), y como hijo de Dios, todo el poder del cielo está a su disposición. El mismo poder que levantó a Jesús de entre los muertos vive en usted (Romanos 8:11). Con Jesús dentro suyo, ¡usted puede enfrentar cualquier cosa! Tenga fe en que Él moverá montañas si tan solo usted cree (Mateo 17:20). Así que crea en Dios para lo sobrenatural y sepa que Él hará que todas las cosas operen de acuerdo con la voluntad divina (Romanos 8:28). Lleve todas sus preocupaciones, problemas, pruebas y dolor al Señor y crea que Él hará grandes cosas (1 Pedro 5:7). Créalo en su corazón: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13).

Recuerde, Dios dice que Él nos da paz y gozo si creemos, no si logramos las cosas. No importa qué le esté sucediendo, confíe en Dios y podrá experimentar su gozo y su paz. Nos los da cuando confiamos en Él. La mayoría de la gente cree que la única alegría es cuando la oración es respondida o cuando sus circunstancias cambian. No es cierto: es cada día, a medida que caminamos con Dios. ¡Eso es despertamiento!

Lo último en lo que nos concentramos es la gloria de Dios: “Santificado sea tu nombre”. Esto nos ayuda a recordar que esta vida no trata solo de nosotros. Santificado significa “exaltado” o “alzado”; en otras palabras: “Sea glorificado el nombre de Dios”. Nuestras vidas en esta tierra son apenas una pizca de polvo en el gran cuadro de la eternidad. Son como un vapor. Aunque tantas veces nos concentramos en nuestra propia comodidad y preferencias, esas cosas en realidad no harán ninguna diferencia en el gran cuadro. Mantener una perspectiva de la eternidad nos ayuda a recordar que si debemos atravesar alguna dificultad que preferiríamos evitar, igual podemos disfrutar de nuestra relación con Dios.

Mi prioridad número uno cada día es vivir para la gloria de Dios sin importar lo que encuentre en mi camino. Elijo estar contento con lo que Dios tiene para mí en cada tiempo y lo glorifico sin importar cuáles sean mis preferencias personales (Filipenses 4:12). Cuando usted se levanta en la mañana, su prioridad número uno debería ser establecer una mentalidad correcta para enfrentar su día.

Concéntrese primero en los atributos de Dios y vea todo a través de ese filtro. Recuerde, no se trata de lo que usted puede hacer. Se trata de lo que Dios es.

La única manera de que usted pueda disfrutar constantemente de su relación con Dios, la única manera de que pueda tener esta increíble vida llena de paz y gozo, no será porque obedezca a Dios perfectamente, sino porque verdaderamente cree y se concentra en cuánto lo ama Dios. Cuando usted camina con Dios y se concentra en el amor que Él le tiene, eso se llama andar en la gracia de Dios.

Obtengamos una mentalidad correcta para no convertirnos en personas orgullosas o condenadas. Cuando nos encendemos por Dios y experimentamos nuestro despertar, nuestra pasión por Dios debe ser constante y coherente, y lo único constante es la gracia de Dios que encontramos en Jesús y en su amor por nosotros.

Aquí es donde nos encontramos en nuestro camino hacia un despertamiento:

• al experimentar la rendición

• al experimentar pasión por Dios

• al experimentar la bondad de Dios

La mejor noticia que podríamos recibir es que Dios se relaciona con nosotros sobre la base de la obra completa de Cristo. Eso marca la diferencia. Esa es la constante en nuestro estilo de vida de despertar. Esas son buenas noticias que podemos celebrar ¡todos los días!

- Tomado del libro El despertamiento por Stovall Weems


Leer más...

Padre nuestro

Padre nuestro. Existe una revolución espiritual en esas palabras. Jesús no les enseñó a sus discípulos a comenzar sus oraciones: “Oh, Dios de Abraham, Isaac, Jacob y Moisés”, u: “Oh, hacedor del cielo y la tierra”, ni: “Oh, gran Espíritu que todo lo ve y lo sabe”; sino “Padre” y no solamente “Padre”, sino “Padre nuestro”. No comenzó con “Padre mío”, porque la gente habría pensado que solamente debía ser el “Padre de Jesús”, sino “Padre nuestro”, expresando el hecho de que “ustedes son mis hermanos y hermanas y Dios es nuestro Padre”. Pablo, quien recibió esta revelación, amplió lo que Jesús dijo aquí, explicando: “Habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!” (Romanos 8:15).

Es lo que Jesús oró en el huerto de Edén cuando inquirió si tenía que sufrir la cruz en Marcos 14:36. En esencia preguntó: “¿Papi? ¿Padre? Haré todo lo que deseas que haga pero, ¿no podemos salvar a la humanidad de otra manera?”. Él estaba recurriendo a la relación íntima que compartía con su “Papi”, mientras apelaba a la autoridad de la cabeza de su hogar, que era su “Padre”. Doblando la rodilla delante de cada uno fue a la cruz, pero debido a la calidad de su relación con Aquel a quien podía llamar “Papi”, no fue solo. Al ordenarnos orar “Padre nuestro”, Jesús nos dijo que teníamos el mismo derecho de acudir a Dios. Si no aprende nada más de este libro, deseo que comprenda esta revelación: Usted es hijo de Dios y Él desea tener una relación con usted de Padre a hijo, de Papi a hija. Dios desea escuchar sus oraciones y ver que la oración desarrolla en usted el poder para ser un vencedor. Como lo describió Pete Greig, uno de los fundadores y líderes del movimiento 24–7 Prayer (Oración 24–7):

La oración se trata de poder. La oración se trata de milagros. La oración se trata de avance. La oración se trata de la extensión del Reino. Pero más que todo eso, la oración se trata de tener intimidad con Dios. Se trata del regazo del Padre y de ser escogido por Jesús.

El comienzo de la confianza en la oración es darse cuenta de que existe Alguien del otro lado, que no solamente desea lo mejor para usted, sino que también desea la misma relación con usted que tiene un padre con su hijo. Él desea verlo nacer saludable, admirando cada dedito, verlo crecer, verlo aprender a caminar, verlo aprender a valerse por sí mismo y nunca estar más lejos de una llamada o un mensaje de texto mientras madura y sale para llevar a cabo su propósito en el “negocio familiar”. Él desea escuchar lo que usted quiere decir, Él desea ver que sus necesidades sean satisfechas, Él desea responder sus preguntas, Él desea darle entendimiento, sabiduría y revelación, y Él desea conocer a sus amigos. Él siempre lo apoya, Él siempre tiene un consejo sabio para usted, Él tiene palabras de ánimo y edificación y Él posee el poder del universo para utilizarlo para usted cuando lo considere necesario. Todo lo que usted tiene que hacer es conectarse con Él.

Sé que para algunos este concepto puede ser difícil de comprender, especialmente si nuestros padres terrenales no se concentraron exactamente en la “conexión”. Muchos padres están ausentes, si no física, emocionalmente. Realmente creo que ha habido un ataque a los padres en nuestro mundo por esta precisa razón. El enemigo no desea que tengamos una buena opinión de los padres que nos acerque más a Dios el Padre. Satanás desea que pensemos de los padres como personas que se van cuando estamos muy jóvenes como para acordarnos de ellos, hombres que beben mucho, que utilizan las manos para golpearnos en lugar de enseñarnos o consolarnos, quienes son egoístas y flojos, sin rumbo, imprudentes, indiferentes, destructivos e imperfectos.

William P. Young, el autor de La cabaña describió este sentimiento de la siguiente manera: “Pasé la mayor parte de mi vida intentando borrar el rostro de mi padre del rostro de Dios”. Si así era su padre, deseo que ponga eso a un lado. Deseo que permita que esa mentalidad se rompa en su vida, porque es una maldición que no le pertenece. Su Padre celestial no tiene ninguna de esas características negativas.

En lugar de eso deseo que imagine cómo sería el mejor padre de la tierra. Su corazón sabe más acerca de la verdadera paternidad de lo que usted se imagina. Dios puso un poco de sí mismo en cada uno de nosotros. Piense en los buenos padres de quienes ha leído en los libros y visto en las películas, o imaginado en las casas de sus amigos. ¿Qué características de esos padres le dieron pautas de cómo es verdaderamente un buen padre? Tómese un momento para imaginar cómo sería el mejor padre y después piénselo de nuevo, porque Dios es un Padre más allá de lo que podemos pedir o imaginar.

Medite en la bondad de Dios, el Padre, y permítale llenar sus pensamientos de Él mismo. Ese es “nuestro Padre”, ese es “su padre y “mi Padre”. Ese es el Padre que creó el cielo y la tierra, de hecho todo el universo, solo para que tuviéramos un lugar dónde jugar. Ese es el Padre que planeó lo mejor para usted antes de que fuera concebido en el vientre de su madre. Una vez más, miré cómo describe Jesús a “nuestro Padre”: "¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?" (Mateo 7:9–11).

Incluso si usted no tuvo un padre, en su interior sabe cómo sería un buen padre. Aunque pueda pasar un tiempo antes de que estas verdades sean reales para usted, el comienzo es acudir a nuestro Padre en oración. Vaya y permanezca en su presencia, y permítale enseñarle quién es Él en realidad. Pase tiempo sentado en su regazo. A Él no le molestará, de hecho, ¡eso es lo que Él siempre ha esperado que usted haga!

- Fuente: Como un guerrero ora por Cindy Trimm

Image and video hosting by TinyPic
Leer más...

¿Qué caso tiene orarle a un Dios soberano?

Porque nuestro Dios escucha y responde la oración, cosas que desde nuestra perspectiva habrían de suceder de un modo, Dios las torna para que ocurran de otro. Un ejemplo notorio de esto lo encontramos en Ex. 32. Los hijos de Israel habían pecado gravemente contra Dios haciéndose un becerro de oro para adorarle, en vista de que Moisés tardaba en bajar del monte Sinaí. Ante ese terrible acto de idolatría Dios le anuncia a Moisés que va a destruir al pueblo:

“Dijo más Jehová a Moisés: Yo he visto a este pueblo, que por cierto es pueblo de dura cerviz. Ahora, pues, déjame que se encienda mi ira en ellos, y los consuma; y de ti yo haré una nación grande” (vers. 9-10).

Pero Moisés no piensa “dejar a Dios”; él no está dispuesto a quedarse de brazos cruzados; así que, a pesar de todo, intercede por el pueblo apelando a un argumento poderoso: el pacto que Dios había hecho con Abraham, Isaac y Jacob:

“Entonces Moisés oró en presencia de Jehová su Dios, y dijo: Oh Jehová, ¿por qué se encenderá tu furor contra tu pueblo, que tú sacaste de la tierra de Egipto con gran poder y con mano fuerte? ¿Por qué han de hablar los egipcios, diciendo: Para mal los sacó, para matarlos en los montes, y para raerlos de sobre la faz de la tierra? Vuélvete del ardor de tu ira, y arrepiéntete de este mal contra tu pueblo. Acuérdate de Abraham, de Isaac y de Israel tus siervos, a los cuales has jurado por ti mismo, y les has dicho: Yo multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo; y daré a vuestra descendencia toda esta tierra de que he hablado, y la tomarán por heredad para siempre” (vers. 11-13).

Moisés no pensó: “Dios no puede destruir a este pueblo, porque Él hizo un pacto prometiendo su preservación; así que puedo quedarme tranquilo, porque eso seguro no va a suceder”. ¡No! El pacto de Dios no conduce a Moisés al “quietismo”, sino más bien a la oración. Él descansa en la promesa de Dios para interceder por el pueblo, y al hacerlo Dios responde Su oración: “Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo” (vers. 14).

Alguien ha dicho al respecto: “Dios escucha las oraciones de Su pueblo. Por eso considera como un grave pecado cuando nadie intercede en medio del peligro: ‘Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé. Por tanto, derramé sobre ellos mi ira; con el ardor de mi ira los consumí; hice volver el camino de ellos sobre su propia cabeza, dice Jehová el Señor’” (Ez. 22:30-31). Nadie intercedió, y por eso el castigo no sería retenido.

Dios espera que Su pueblo ore, que Sus hijos intercedan delante de Él. Esas intercesiones forman parte de Su plan soberano: son el medio diseñado por Dios mismo para que las cosas pasen. Es por eso que Santiago dice en su carta: “No tenéis lo que deseáis, porque no pedís” (Sant. 4:2).

“Pedid y se os dará – dice el Señor – porque todo aquel que pide recibe” (Mt. 7:7-8). Algo de razón tenía el poeta que definió la oración como…

cuerda que liga las divinas manos,
música de admirable punto y letra,
que al mismo Dios el corazón penetra.

Cuando el creyente ora, su clamor penetra en el corazón mismo de Dios, porque Él ha decretado obrar en el contexto de las oraciones de Su pueblo. Como bien señala D. Carson: “La auténtica y maravillosa verdad es que los seres humanos como Moisés, usted y yo, podemos participar en los propósitos de Dios a través de los medios que Él dispone”.

Y más adelante añade: “Este Dios se nos presenta como personal, de forma que podemos orar a Él, discutir con Él, presentarle razones, interceder ante Él. Pero también es soberano, el tipo de Dios que obra en nosotros – ¡y en nuestras oraciones! – ‘así el querer como el hacer, por Su buena voluntad’ (Fil. 2:13). Su carácter soberano no rebaja su carácter personal; el hecho de que sea una persona no disminuye su soberanía. Nunca es nada menos que soberano y personal”.

Nuestro Dios es soberano, pero también es personal; Él en Su soberanía ha decretado que cosas pasen cuando Su pueblo ora. Cuando Su pueblo no ora, esas cosas no pasan, y entonces debemos concluir que, por una razón solo conocida por Dios, era parte del decreto que no ocurriera.Para ponerlo más sencillo aún: cuando Dios decreta que algo ocurra, Él también decreta las causas que deben suceder para que eso ocurra. Todo lo que pasa en el mundo tiene una causa, y tanto el hecho como la causa forman parte del decreto de Dios.John Piper lo explica de este modo: “Si Dios predestinó que yo muriera por una herida de bala, entonces yo no moriré si la bala no es disparada. Si Dios predestinó que yo fuera sanado por una cirugía, entonces, si no hay cirugía, no seré sanado”.

Es como en el caso del sol, dice Piper. Ya que Dios predestinó que el sol brillara, también predestinó que fuera una bola de fuego inextinguible. Si se extinguiera el fuego ya no habría brillo porque Dios decretó que el brillo del sol emanara del fuego.“Pues así pienso yo acerca de las respuestas a las oraciones. Ellas son el brillo y la oración es el fuego. Dios ha establecido el universo de tal manera que en gran medida este se mueve por la oración, de la misma manera que ha establecido la brillantez para que en gran medida ocurra por medio del fuego”.

Oremos, entonces; no nos detengamos de interceder ante el trono, que el Dios de gloria cumplirá Su promesa, sin importar los aspectos del misterio que nosotros no podemos comprender por el momento. “Pedid y recibiréis, dice el Señor en Jn. 16:24, para que vuestro gozo sea cumplido”.

© Por Sugel Michelén. Todo Pensamiento Cautivo. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.Image and video hosting by TinyPic
Leer más...

Una vida de oración

"Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, 
espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí..."
Zacarias 12:10


Una de las cosas más difíciles para los cristianos es ser perseverantes en la oración. Una y otra vez intentamos ser regulares y fervientes en la oración pero poco a poco el ímpetu y el fervor inicial se esfuman. Sin lugar a dudas esta es el área más débil en la vida del cristiano. Por cierto, esto no es nada nuevo. Los discípulos de Jesús tuvieron esta experiencia. Es interesante notar que ellos no le pidieron al Maestro que les enseñara a predicar o a echar fuera demonios. El deseo unánime de ellos fue: "Señor, enséñanos a orar" (Lucas 11:1).

Habían visto en Jesús lo que ellos anhelaban para sus propias vidas. Reconocieron su necesidad y clamaron al que podía ayudarlos. El pasaje de hoy es alentador para todos aquellos desanimados en la práctica de la oración. Dios mismo quiere irrumpir en medio de nuestra debilidad para poner en nosotros un nuevo espíritu de oración. ¡Realmente lo necesitamos para fomentar nuestra intimidad con el Señor, compartirle nuestras cargas y recibir sus bendiciones! El primer paso para llegar a tener una vida de oración saludable y poderosa, es reconocer que somos incapaces de vivir una vida de victoria por nosotros mismos. Es necesario estar concientes de que al depender de Dios nos irá mucho mejor en todos los aspectos. Cuando nos humillemos ante el Señor reconociendo nuestra necesidad de su ayuda, y decidamos comenzar una vida de oración, su poderosa presencia se derramará sobre nosotros y seremos transformados por su Espíritu en verdaderos guerreros de oración. Alguien dijo: "vivir de rodillas nos mantiene de pie". ¡Cuánta verdad encierran estas palabras! Claro que para el mundo parecen ridículas y sin sentido, pero para Dios, que desea derramar sobre nosotros un espíritu de oración, tienen un significado muy profundo. Su palabra nos exhorta a "orad sin cesar" (1 Tesalonicenses 5:17). Para ello Él quiere poner en nosotros espíritu de gracia y oración para que volvamos a Él nuestros ojos.

ORACION

Gracias, Señor porque tu presencia viene a mi vida para cambiar mis hábitos de pereza, adormecimiento y desgano espiritual. Derrama sobre mí un espíritu de oración y haz de mí en este día un guerrero de oración por tu divino poder, para honra y gloria de tu nombre. Por Cristo Jesús, Amén.

Alejandrina López
http://mujerdebendicion.blogspot.com

Image and video hosting by TinyPic
Leer más...

Magnificat


A este pasaje se le ha dado el nombre de el Magníficat. Este nombre se deriva del latín y significa “engrandecer”. Es un maravilloso himno de alabanza al Mesías y es parecido al canto de Ana en 1 S 2:1–10. Tiene cuatro partes: alabanza inicial (vers. 46, 47); acción de gracias por la misericordia de Dios a María (vers. 48–50); declaración de profundos cambios en el orden social (vers. 51–53) y concluye con una alabanza por la misericordia de Dios para Israel (vers. 54–55).


Image and video hosting by TinyPic
Leer más...

Una oración políticamente incorrecta


Cuando se le pidió al pastor Joe Wright que hiciera la oración de apertura en la legislatura de Kansas, en la sesión de inauguración de la "Kansas House of Representatives", todo el mundo esperaba una oración ordinaria, pero esto es lo que ellos escucharon:

-Señor, venimos delante de Ti este día, para pedirte perdón y para pedir Tu dirección. 

-Sabemos que Tu Palabra dice: 'Maldición a aquellos que llaman bien lo que está mal' y es exactamente lo que hemos hecho.. 

-Hemos perdido el equilibrio espiritual y hemos cambiado nuestros valores. 

-Hemos explotado al pobre y hemos llamado a eso "suerte". 

-Hemos recompensado la pereza y la hemos llamado "ayuda social". 

-Hemos matado a nuestros hijos que aún no han nacido y lo hemos llamado "la libre elección". 

-Hemos sido negligentes al disciplinar a nuestros hijos y lo hemos llamado "desarrollar su autoestima". 

-Hemos abusado del poder y hemos llamado a eso: "política". 

-Hemos codiciado los bienes de nuestro vecino y a eso lo hemos llamado "tener ambición". 

-Hemos contaminado las ondas de radio y televisión con mucha grosería y pornografía y lo hemos llamado "libertad de expresión". 

-Hemos ridiculizado los valores establecidos desde hace mucho tiempo por nuestros ancestros y a esto lo hemos llamado "obsoleto y pasado". 

-Oh Dios, mira en lo profundo de nuestros corazones; purifícanos y líbranos de nuestros pecados. Guía y bendice a estos hombres y mujeres que han sido enviados por la gente de Kansas, y que han sido ordenados por ti para gobernar este gran estado. Concédeles sabiduría para gobernar y que sus decisiones sean conforme al centro de tu voluntad. Te lo pido en el nombre de tu hijo, el salvador de la vida, Jesucristo. Amén. 

La reacción fue inmediata. Un parlamentario abandonó la sala durante la oración. Tres más criticaron la oración del pastor calificando la oración como "un mensaje de intolerancia". Durante las seis semanas siguientes, la iglesia "Central Christian Church" donde trabaja el pastor Wright recibió más de 5000 llamadas telefónicas de las cuales sólo 47 fueron desfavorables. Esta iglesia recibe ahora peticiones del mundo entero, la India, África, Asia para que el pastor Wright ore por ellos. El comentarista Paul Harvey difundió esta oración en su emisión de radio "The Rest of the Story" (el resto de la historia) y ha recibido una acogida mucho más favorable por esta emisión, que por cualquier otra.

Con la ayuda de Dios, quisiéramos que esta oración se derrame sobre nuestra nación, por tanta semejanza con lo que está ocurriendo en Argentina y en el resto de América Latina y que nazca en nuestros corazones el deseo de llegar a ser una ''nación bajo la mirada de Dios".

Esto ocurrió el 23 de enero de 1996.


http://www.ccc.org/NewsNow/JoeArticles/JoeRepentancePrayer.html (todo el texto en inglés)
http://urbanlegends.about.com/library/bl_pastor_joe_wright.htm

Image and video hosting by TinyPic
Leer más...

Intercesión

La intención de Jesús es que la oración sea el poder por medio del cual su iglesia pueda hacer su obra en todo el mundo. El descuido de la oración es la principal razón por la cual la iglesia carece de mayor poder sobre las masas en los países cristianos y paganos. Tenemos un entendimiento muy limitado acerca del lugar que debe de ocupar la intercesión en la iglesia y en la vida de cada cristiano. Si bien es cierto que existe mucho estudio bíblico sistemático y millares y millares
de clases y lecturas bíblicas, es necesario que todos los líderes busquen la manera de organizar clases de oración y de intercesión, para ayudar a sus estudiantes a orar en secreto, enseñándoles a ser hombres de oración por sobre todo lo demás. El poder de la iglesia para bendecir radica en la intercesión: pedir y recibir dones celestiales para llevarlos a los hombres y a las naciones.

Andrew Murray 1897

Interceder es la acción de una persona que toma el lugar de otra , o se pone en su lugar para suplicar o defender el caso de ésta, guiado sólo por el amor y la
misericordia. La persona que intercede se llama intercesor. El mejor y mayor ejemplo de un intercesor lo encontramos en Jesús, que tomó el lugar nuestro para expiar nuestros pecados en la cruz a fin de que fuéramos perdonados por el Padre. Lucas 23: 34.
Otro ejemplo lo encontramos en Ezequiel 22:30, cuando Dios dice que El no quería destruir la tierra , por lo que buscó si había un hombre (intercesor)que se pusiese delante de El , en la brecha, rogando, intercediendo a favor de la tierra, para que no la destruyese.
La intercesión es la forma más profunda, amorosa y poderosa de orar conforme a la Palabra de Dios y es una obligación fundamental de todo Cristiano.
La oración intercesora verdadera tiene que ser dirigida e inspirada por el Espíritu Santo.
Muchas veces se confunde interceder con orar; la diferencia es que la intercesión siempre es a favor de otro y la oración a favor nuestro.

Orar e interceder, es hablar con Dios. Y nuestro Padre está siempre atento a nuestras súplicas.


Bibliogr: Intercesión, arma secreta de Dios. Marta Pilon
Leer más...

Iglesia perseguida

Existe desde tiempos inmemorables una guerra mundial creciente en contra del cristianismo. Cada año, un promedio de 160.000 cristianos mueren como mártires para Cristo. Cristianos perseguidos a los que los medios de comunicación no sacan en las portadas de los periódicos. En Nigeria del Norte muchas iglesias están siendo quemadas por muchedumbres musulmanas. En la Birmania budista pueblos enteros de cristianos han sido masacrados por la dictadura militar. En Zimbabwe muchas iglesias fueron destruidas con topadoras por el régimen comunista. En Pakistán numerosos cristianos han sido condenados a muerte por evangelizar a sus vecinos musulmanes. En Indonesia escolares cristianas han sido degolladas por militantes musulmanes. En la China Roja cristianos son torturados y encarcelados en campamentos de trabajo de esclavo masivos. En la Cuba comunista iglesias de casa han sido asaltadas y cerradas.
Las persecuciones contra los cristianos han sido una constante durante el pasado siglo. Cabe definir el siglo XX como el siglo de los mártires. La World Christian Enciclopedia cifra un total de 69.420.000 de mártires (no en sentido formal, se refiere a muertos por la fe cristiana, de cualquier confesión). La cifra de mártires en el siglo XX —fértil en el odio cristiano— es de 45.400.000.
Los atentados, las humillaciones y los asesinatos de cristianos son el pan de cada día en muchos países. En Pakistán, de mayoría musulmana, se promulgó la llamada Ley de la blasfemia que penaba con la muerte a aquellos que ofendieran a Mahoma, a través de “palabras, gestos o alusiones”. Con estas leyes que pecan de laxitud se encuentra resquicio legal para castigar a aquellos que se declaren cristianos.
La tolerancia y el respeto deben ser valores que cualquier país debe tener arraigados en la sociedad. La presencia de personas de variadas religiones y confesiones en el mundo occidental demuestra que a nadie se le hace renunciar a sus ideas. La crítica constructiva que realiza la opinión pública es signo de que la libertad de pensamiento imperan allí donde se practica. Pero esos mismos valores hay que practicarlos para con aquellos que sufren. Y hacerles alzar la voz en medio de una sociedad que desconoce a sus víctimas.

Como Iglesia de Jesucristo, nuestros hermanos nos necesitan. Pasemos tiempo con Dios a favor de ellos. Intercedamos por nuestros hermanos.

"Tú mirarás a la oración de tu siervo, y a su ruego, oh Jehová Dios mío, para oir el clamor y la oración con que tu siervo ora delante de ti."
2Cr 6:19


http://iglesiaenmarcha.net
Leer más...