Mostrando entradas con la etiqueta Evangelismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Evangelismo. Mostrar todas las entradas

Alguien quiere ser tu amigo


¿A veces te parece que nadie te entiende? ¿Te enfrentas a situaciones nuevas y decisiones que no sabes manejar muy bien que digamos? Puede que en algún momento hayas ansiado tener cerca a alguien que haga las veces de amigo, mentor y obrador de milagros. Anímate. Hay alguien que reúne esas cualidades y es el mejor amigo que podrías pedir. Se interesa por ti más de lo que te imaginas y conoce la mejor forma de sortear los obstáculos difíciles de la vida.

Se llama Jesús y es de verdad fabuloso. Te conoce al derecho y al revés, y quiere que tú llegues a conocerlo mejor a Él. Además de entenderte perfectamente, lo mejor es que tiene poder para echarte una mano y hacerte la vida más fácil. Ese poder cobra vida cuando hablas con Él y le pides ayuda, y cuando escuchas lo que te dice y tratas de seguir Sus consejos. El te dice hoy:

VEN A MÍ con un espíritu dispuesto, deseoso de cambiar. Caminar cerca de mí es vivir una continua renovación. Al entrar a un nuevo año no te aferres a viejas costumbres. En lugar de eso, busca mi rostro con una mente abierta sabiendo que el ir juntos significa que serás transformado por la renovación de tu mente. Al concentrar tus pensamientos en mí, ten la seguridad que tienes toda mi atención. Mis ojos están permanentemente sobre ti porque el alcance de mi vista es infinito. Yo te conozco y te entiendo. Mis pensamientos te rodean con un amor perdurable. También conozco los planes que tengo para ti, planes para tu prosperidad y no para causarte daño, planes para darte esperanza y un futuro. Entrégate por completo a esta aventura de ser más y más consciente de mi Presencia.

ROMANOS 12.2; JEREMÍAS 29.11
Leer más...

Un poderoso mensaje de amor de Dios

Tú mira tus ojos,
míralos, 
veteados, 
coloridos, 
cada uno es único, 
Yo creé a cada uno de ellos
Yo lo creé todo
al universo 
y a ti
Te di personalidad...

Mira el video a continuación para ver todo el mensaje ↓







Platos cayendo - video

Leer más...

Sin el evangelio no hay salvación


En 1Cor. 15:1-2 Pablo recuerda a los corintios que fue precisamente por medio de la proclamación de la buena noticia del evangelio que ellos fueron salvados por Dios. Ellos escucharon el evangelio predicado por Pablo, lo recibieron por fe, y de esa manera fueron hechos partícipes de todos los beneficios de la obra redentora de Cristo.
“Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano” (1Cor. 15:1-2).
Es por eso que Pablo dice en Rom. 1:16 que “el evangelio es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree”, porque es a través de la proclamación de ese mensaje que el Espíritu Santo produce en el corazón del pecador una profunda convicción de pecado y de impotencia, moviéndolo así a poner toda su confianza en Cristo para el perdón de sus pecados.
De manera que ese mismo mensaje que muchos desprecian como una increíble tontería, es lo que Dios usa para magnificar Su poder. Ese es el argumento de Pablo en 1Cor. 1:18-25: “Porque la palabra de la cruz (el evangelio) es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios… Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios. Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres”.
Los hombres quisieran algo más complicado para alimentar su propio ego, algo más difícil de entender, o más difícil de hacer. Pero lo que Dios pide del hombre es que acepte por fe la buena noticia del evangelio; que reciba de todo corazón lo que Él nos ofrece en Cristo de pura gracia: el perdón de todos nuestros pecados y el don gratuito de la vida eterna, únicamente por medio de la fe en Él.
Paradójicamente, es la buena noticia contenida en el evangelio lo que lo hace tan detestable al hombre incrédulo. Recibir ese mensaje implica un reconocimiento de nuestra pecaminosidad e impotencia delante de Dios. El pecador prefiere una religión que le de buenos consejos de las cosas que tienen que hacer para poder conectarse con Dios y alcanzar Su favor, que recibir por fe la buena noticia de lo que Él ya hizo por medio de Su Hijo y Su obra redentora.
El evangelio humilla la soberbia humana y exalta únicamente la gracia de Dios en Cristo. Pero es precisamente por eso que puede ser un instrumento poderoso en las manos de Dios para alcanzar a los perdidos, porque nadie será salvado sin ser primero humillado.

Image and video hosting by TinyPic© Por Sugel Michelén. Todo Pensamiento Cautivo. Usted puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.
Leer más...

La locura de la predicación trae salvación

Cuando leemos las Escrituras del NT hay dos cosas que vienen a ser muy evidentes en lo que respecta a la salvación de los hombres: la primera es que ésta no puede ser lograda a menos que los hombres se expongan a la verdad de Dios revelada en las Escrituras. Los pecadores tienen que creer para ser salvos. La salvación es por gracia, por medio de la fe. Pero ¿qué es lo que se supone que van a creer los pecadores para ser salvos? La verdad del evangelio tal como es presentada en la Palabra de Dios.
Escuchen como lo dice Pablo en Rom. 6:17. “Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados”. Pablo está contemplando a los creyentes aquí como hombres y mujeres que eran esclavos del pecado, pero que ahora ha sido libertado de esa esclavitud. Y ¿cómo fueron ellos libertados de la esclavitud del pecado? Ellos obedecieron de corazón aquella forma de doctrina a la cual habían sido expuestos. Una doctrina fue puesta delante de sus ojos que ellos abrazaron de todo corazón.
Leer más...

El amor triunfa sobre el fracaso

El amor del Padre es tan increíble. Mi historia e imagen favorita del amor supremo se encuentra en la narración del hijo pródigo. Este hijo había desperdiciado su herencia viviendo perdidamente, había dado la espalda a su familia y había decepcionado a su padre, pero el corazón de su padre siempre estaba vigilante, atento y listo para la llegada de su hijo. Incluso antes de que el hijo llegara a casa, el amor de su papá ya se había tragado sus errores.

De la misma forma, el Señor nos vio desperdiciando nuestras propias vidas y vino para portarse con nosotros como este padre quien, incluso cuando el hijo todavía estaba lejos, lo vio, corrió hacia él y lo abrazó y lo besó. Era el hijo del chiquero, al que muchos no querían acercársele porque no podían soportar el olor hasta ver quién estaba detrás de él: un ser humano lleno de las promesas de Dios.

Pero el amor de su padre era demasiado fuerte como para dejar de ser. El hijo se para frente su papá con el hedor de las malas decisiones en todo el cuerpo y el padre lo viste con las mejores ropas, hace una fiesta y le da la bienvenida al hogar.

“Él miró más allá de mis errores y vio mi necesidad”. Escribí estas palabras en una canción hace muchos años después de leer el Salmo 18. Pensar en el compromiso de Dios con nosotros me dejó estupefacta, su compromiso de responder a nuestro llamado y, cuando estamos en problemas, estar allí para ayudarnos.

A veces mueve el cielo y la tierra para intervenir; otras veces da las respuestas a través de personas ordinarias como usted y como yo. Si nos separamos de aquellos que se están alejando de la fe, juzgamos sus decisiones inmaduras y los desechamos cuando cometen errores, entonces no debemos llamarnos líderes. Cualquiera puede conducir a otros durante los buenos tiempos, pero los verdaderos líderes saben cómo conducir a las personas a través del desierto y mostrarles cómo permanecer firmes en los tiempos difíciles.

Es como la paternidad. El privilegio más maravilloso e increíble en este planeta es que se nos confíe la formación de estas pequeñas vidas. Pero también le puedo asegurar que es el trabajo más difícil, estresante y emocionalmente agotador que existe.

¿Cómo sabrán las personas que vale la pena seguirnos? Juan 13:35 explica: “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros”.

Amor es una palabra grande, una palabra de acción, lo que significa que requerirá un esfuerzo de nuestra parte. Para Jesús, el amor significó sacrificio, así que no debe sorprendernos cuando aprendamos que guiar a la manera de Dios significa amar a la manera de Dios, la manera del sacrificio. Algunas de las personas que usted y yo amamos tienen el potencial de ser peligrosos para sí mismos, para usted, para su equipo y para la iglesia. Y no podemos hacer nada sin la sabiduría de Dios, ni siquiera amar. Pero podemos confiar en la Palabra de Dios y en el poder de la oración para mostrarnos cómo cubrirlos y ayudarlos para que obtengan la sanidad que necesitan. Tengo que admitir que me han sorprendido mucho las conductas “secretas” de algunas personas. Puede que Dios quiera que las acompañemos durante semanas, meses o años, o puede que quiera que los conduzcamos hacia uno de los servicios de la comunidad donde se ofrece ayuda profesional, ayuda que la iglesia no está equipada para proporcionar. Recuerde, no necesita tener todas las respuestas.

--Extracto tomado del libro El arte de ser un mentor de Darlene Zschech


Leer más...

Ordena tu vida...


Ordena tu casa, porque tú morirás, y no vivirás. Isaías 38:1 

Estas fueron las Palabra de Dios, dirigidas a un rey de la antigüedad.
Ordena tu casa, ordena tu vida, porque vas a morir.
¿Que pasaría si Dios nos hiciera saber que tenemos tan solo un año de vida.?
Algunas personas tratarían de dejar en orden todo lo que tenga que ver con la parte económica para que su familia esté bien.
Pagarían un seguro de vida, harían trámites de sucesión de bienes para que sus familiares lo hereden, pondrían en orden los títulos de propiedad de sus casas, a fin de que los suyos, puedan verse beneficiados, despues de su "partida".
¿Que pasaría si nos dijeran que nos queda solo un mes de tiempo.?
Allí, con menos tiempo, tratarían algunos de disculparse con familiares con los cuales estaban enemistados.
Irían otros a saldar sus dudas con aquel amigo al cual trataton injustamente.
Tratarían de dejar todas las cosas lo más pacíficas posibles. ¿Verdad.?

¿Y si nos dijeran que tuviéramos un día... solamente de vida.?
Sin duda iríamos y abrazaríamos a nuestra familia y le diríamos lo mucho que la amamos. Si somos padres, seguramente hablaríamos con nuestros hijos y con nuestra esposa o esposo, para dejar todas las cosas en "orden", y demostrarle todo el afecto posible. Si no, con nuestros hermanos o padres, para que también ellos puedan recibir de uno, la "ultima manifestación" de cariño. Sea como sea, nunca será suficiente el tiempo que necesitamos para poner "todas las cosas en orden".


Pero hay una cosa que sí podemos poner en orden, y que no hemos mencionado en toda la lista de prioridades. Debemos poner el orden el destino eterno de nuestra alma, después de la muerte. No pensar en ello, sería como armar nuestras maleta, para emprender un viaje, cuyo destino desconocemos.
Pero hay algo más... en este "viaje" no se puede llevar ningún equipaje!

1Timoteo 6:7 Porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar.


Estimado amigo/a:
En Cristo está la seguridad de nuestro viaje, El es el boleto a la vida eterna.
Solo Dios sabe cuando nos llamará de este mundo.
Lo importante es tener resuelto nuestro destino eterno.
Si crees en Cristo como tu salvador, habrás puesto en "orden" lo principal de tu vida. ¿Lo has hecho ya.?
Cristo quiere perdonar tus pecados, haciendo un obra en tu corazón, de modo que El pueda decir: "Esta vida está en orden." Y de esta manera podrás tener el boleto preparado para el "viaje" a las mansiones eternas, ya que serás un hijo/a de Dios. Si aún no has "ordenado tu vida espiritual" te ruego que hoy lo hagas.

Ya que nunca sabes cuando recibirás el llamado de Dios.


Mateo 16:26 Porque ¿de qué aprovecha al hombre, si granjeare todo el mundo, y perdiere su alma...


Por Alejandro Riff © 2008 - www.PalabraFiel.com.ar





Image and video hosting by TinyPic
Leer más...

La era de fuego

¿Por qué Dios exaltó a Jesús a su diestra? Incluso en los más importantes comentarios, muy pocos escriben acerca de este asunto. La ascensión de Cristo parece ser un tema de estudio que se descuida. ¿Tiene tan poca importancia? Jesús declaró que su ascenso sería conveniente para nosotros (Juan 16:7). Él nos dijo que, a menos que subiera al Padre, no experimentaríamos algo que nos sería esencial. Sin la ascensión del Señor, no recibiríamos el bautismo en el Espíritu.

Miremos atrás a todo lo que hizo Jesús. Juan escribe que sus hechos fueron tantos, que si se escribieran todos, no cabrían los libros en el mundo. Entonces, ¿qué sería eso que Él no hizo cuando estaba en la tierra? Juan el bautista lo dijo: “Él los bautizará en Espíritu Santo y fuego”. Él no lo hizo mientras estaba en la tierra. Jesús vino del cielo, y tenía que regresar allá, por medio de la cruz y la tumba, antes de que pudiera comenzar la parte final de su misión.

Nada de lo que Jesús hizo en la tierra podría describirse como bautizar con el Espíritu Santo y fuego. En ninguna de sus poderosas obras—su predicación, su enseñanza, sus sanidades, o en su muerte y resurrección—Él bautizó con el Espíritu Santo. Jesús hizo mucho por sus discípulos. Les dio autoridad para realizar misiones de sanidad, pero partió de esta tierra sin bautizarlos con el Espíritu Santo.

Tal bautismo no podía ocurrir hasta que Él fuera al Padre. En verdad, el Señor no solo dijo esto, sino que lo enfatizó. Él entró a la gloria para ocupar un oficio del todo nuevo, el oficio del que Bautiza con el Espíritu Santo. Esta es la razón por la cual ascendió al Padre. El Antiguo Testamento desconoce de tal bautismo. Es la “cosa nueva” de Dios. Jesús nos da muchas otras bendiciones en este tiempo, por supuesto. Es nuestro Sumo Sacerdote, nuestro Abogado y nuestro Representante.

Sin embargo, Él no mencionó estas funciones. Solo describió la venida del Espíritu. Luego de su ascenso, y nunca antes, el Espíritu vino y “aparecieron lenguas repartidas como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos” (Hechos 2:3). Años atrás, los altares del tabernáculo de Moisés y del templo de Salomón habían recibido fuego puro del cielo. En Pentecostés, las llamas en el aposento alto vinieron de la misma fuente celestial. Jesús tiene todo el poder en su mandato. Él está en la sala de control.

El fuego de Dios en Jesús

En términos de emoción humana, el fuego de Dios se traduce en pasión; el tipo de pasión que vemos en Jesús. Sin embargo, Él no solo era apasionado en sus palabras. Cuando iba en su viaje final a Jerusalén, leemos: “Iban por el camino subiendo a Jerusalén; y Jesús iba delante, y ellos se asombraron, y le seguían con miedo.” (Marcos 10:32).

Ellos vieron cómo Él se apresuraba en proseguir. Lucas lo expresó de esta manera: “Cuando se cumplió el tiempo en que él había de ser recibido arriba, afirmó su rostro para ir a Jerusalén.” (Lucas 9:51).

De alguna manera el fuego en su alma se manifestaba en su apariencia externa. Cuando llegaron a Jerusalén, Jesús vio la profanación del templo. Los discípulos entonces tuvieron evidencia adicional de su pasión, y recordaron las palabras del salmista: “me consumió el celo de tu casa” (Salmo 69:9). Con todo, era un enojo mezclado con amor, no furia fría. Jesús no era un fanático frenético. Él amaba la casa de su Padre.

Su deseo era ver a las personas en el templo, adorando con libertad y felicidad. Sin embargo, el comercialismo en él lo había estropeado todo. Su corazón se desbordó como un volcán. El fuego en su alma lo hizo purificar el templo. Sus acciones produjeron temor, y muchos salieron huyendo de la escena. “Y vinieron a él en el templo ciegos y cojos, y los sanó” (Mateo 21:14).

Era eso lo que Él había deseado hacer, y esa fue la razón por la que su enojo alcanzó la temperatura de un horno. Su indignación apuntaba al gozo. Jesús recibió el canto de los niños diciendo: “¡Hosanna!”.

“Pero los principales sacerdotes y los escribas, viendo las maravillas que hacía, y a los muchachos aclamando en el templo y diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! se indignaron. (Mateo 21:15).

Esta es la única ocasión en la Escritura en que se reprende el entusiasmo por Dios; la única vez que se demandó silencio en los atrios del Señor. Fueron los fariseos los que demandaron el silencio; la alabanza al Señor estaba ahogando el tintineo en sus cajas de dinero. ¡Se enmudeció la música del dinero! Todas estas reacciones de Jesús son parte del cuadro del “fuego del Señor”.


Tomado del libro Evangelismo de poder por Reinhard Bonnke
Image and video hosting by TinyPic
Leer más...

Es una pasión


El evangelismo no es un programa, sino una pasión.
Jesús dijo: los haré pescadores de hombres.

No depende del método, sino de la condición del corazón del evangelista. El evangelismo en su esencia no es un método, sino una pasión del alma del verdadero discípulo de Jesucristo. Claro, hay métodos de evangelismo. De hecho, cualquier evangelismo que se lleva a cabo es mediante algún método.

En la Biblia encontramos a Jesús y a sus discípulos evangelizando usando varios métodos. Pero no es el método lo más importante. Es la condición del corazón. Esto también es así en cuanto al cumplimiento de la obra de evangelismo. Puede ser que en una iglesia ya se haya desarrollado un programa de entrenamiento y capacitación muy completo sobre cómo evangelizar, pero si la iglesia carece de la visión para alcanzar a su comunidad, y si no existe una compasión por los perdidos, no se movilizará.

Sin embargo, si una iglesia muy subdesarrollada en cuanto a preparación "formal" en evangelismo tiene un alto nivel de motivación y deseo, la obra difícilmente no se cumplirá. Este mismo factor también afecta el resultado del evangelismo. Puede contarse con un método muy bueno, pero si no existe una correspondencia con la vida, la actitud, la forma de la persona que presenta el evangelio, difícilmente tendrá un impacto positivo. En la misma forma, puede ser que la persona que evangeliza tenga una metodología muy inadecuada, pero su amor y sinceridad resplandecerán a pesar de todo, y habrá un resultado positivo.

El evangelismo verdadero y eficaz reconoce la soberanía de Dios. Primeramente, la reconoce en cuanto a la obediencia. Es decir, el evangelismo es un mandato de Dios a su pueblo. Entonces, como fieles servidores a nuestro Señor, estamos obligados a obedecerlo. No es opcional. Segundo, reconocemos que nosotros no jugamos el papel de Dios en el evangelismo. Él es el único que puede salvar. Nosotros no podemos convertir a nadie. Sencillamente portamos el mensaje.

El evangelismo verdadero y eficaz respeta la santidad de Dios. Como Él es santo, no soporta el pecado. No podemos pensar que el perdón de Dios es algo "barato": Costó la propia vida del Hijo de Dios. Entonces, la presentación del evangelio tiene que incluir el elemento de la ira de Dios contra el pecado (Romanos 1:18 y siguientes).

El evangelismo verdadero y eficaz se caracteriza por un amor y compasión hacia los perdidos. La motivación es como la de Jesús mismo, cuando se conmovió al ver al pueblo perdido (Mateo 15:32).

Pero también, el evangelismo auténtico toma en cuenta la profundidad de la pecaminosa naturaleza del ser humano. La conversión no es algo que podemos ofrecer ligeramente. No es algo que se hace para complacer a otro, y nadie puede convertirse "a medias". Tiene que ser de todo corazón, con un arrepentimiento verdadero, y en una dependencia completa de Dios.

El evangelismo verdadero trata de la verdad. No es una presentación de un punto de vista personal, o de una idea o enseñanza cualquiera. Es el único mensaje auténtico y verdadero, basado en la Biblia, y confirmado por el Espíritu Santo. No se le debe inyectar enseñanzas de hombres.

El evangelismo eficaz se caracteriza por una correspondencia entre el mensaje y el mensajero. Es decir, el testimonio de la persona que evangeliza habla más fuerte que sus palabras.


Esteban Brauning




Image and video hosting by TinyPic
Leer más...

Subculturas juveniles * Tribus urbanas


Las tribus urbanas son las pandillas, bandas o agrupaciones de jóvenes que se visten de forma similar y llamativa, que tienen hábitos comunes y hasta lugares fijos de reunión.
Cada tribu tiene en común la similitud, se reúnen voluntariamente, por el placer de estar juntos y por búsqueda de lo semejante. Buscan en los "congéneres" modos de pensar y de sentir idénticos a los suyos, sin ser necesariamente conscientes de ello. El placer de formar parte de la banda proviene de la supresión de la exigencia de adaptarse a un universo adulto o social y a sus reglas de pensamiento y de conducta. La banda ofrece a sus miembros la seguridad y el soporte afectivo del que carecen, es decir, un sustituto del amor.
Suelen practicar actividades que están en los límites de las reglas morales y sociales: el juego, la bebida, el galanteo, el escándalo en la vía pública, la destrucción de objetos o el agravio de algunos valores (patrióticos, religiosos, etc.). Sin embargo, las actividades llevadas a cabo en común no se presentan como objetivo esencial de la banda: el objetivo es el de estar juntos porque se es semejante.
Una tribu se hace durable si se transforma en grupo primario, pero entonces cambia de características: afianza los valores comunes (por ejemplo antisociales), concede privilegios a la lealtad y la solidaridad de sus miembros, distingue sus roles, fija objetivos diferentes de la complacencia colectiva en sí misma.

Entre las tribus más destacadas encontramos a los Góticos, los Punk, los SkinHead / Neonazis, los Raperos, los Metaleros, los Hip Hoperos, y varios más.

En la Argentina el espectro es variado pero aún no llega a alcanzar el índice de presencia que poseen las grandes metrópolis del mundo. Buenos Aires se destaca por su tendencia a incubar este tipo de subculturas. Conforme nos alejamos de las grandes urbes, el fenómeno decrece e inclusive se notan grandes cambios en las características de estos grupos. Las tribus, a pesar de sus diferencias contundentes, presentan una triste característica en común, la violencia como medio de autoafirmación.

Conocer cómo piensan, quiénes son y qué hacen nos permite elaborar una estrategia evangelística apropiada. Jesús nos dejó ejemplo, caminando por las calles y llevando Su Palabra de verdad para todo el que la quería oir.

Dice al apóstol Pablo: Hermanos, yo me he identificado con ustedes. Les suplico que ahora se identifiquen conmigo. Gal 4:12
Leer más...

Comodidad

La comodidad es el estado de quien se encuentra bien y no quiere cambiar de situación, es el bienestar que proporciona la ausencia de problemas e inconvenientes en lo que se hace. Hay quienes dicen que presentar la salvación en Jesucristo a los que aún no lo conocen, es decir, evangelizar, es una acción para la cual hay que salir de la comodidad en la cual estamos y dar pasos bien activos y nada cómodos para que muchos puedan acceder al arrepentimiento que los llevará al maravilloso perdón del Señor.

Si hacemos unos pequeños ajustes, casi jugando con esta palabra "comodidad", descubrimos otras palabras que contienen el gran secreto de Jesús:

COMO - DI - DAD

parafraseando, decimos "COMO YO (JESUS) DI, (VOSOTROS) DAD". El se dio a sí mismo por amor, sin límites ni pereza. Ahora, en el tiempo de la gracia, nos toca a nosotros.

¿Podría un marinero quedarse sentado si escuchara los gritos de alguien que se ahoga? ¿Podría un doctor permanecer cómodamente sentado y solo dejar que mueran sus pacientes? ¿Podría un bombero quedarse sentado, dejando que la gente se quemara sin darles su ayuda? ¿Podrías tú sentarte a descansar en Sion con el mundo CONDENADO a tu alrededor?

En este video encontramos una forma de evangelismo que puede servirte de inspiración.




http://www.evangelismobiblico.com/2009/04/que-parte-de-tu-cuerpo-merece-entrar-al-cielo/

PO. www.mujerdevanguardia.blogspot.com
Leer más...