Soy una mujer agradecida

Gracias a Dios por la familia que me ha regalado, porque aunque no somos perfectos, estamos unidos, nos amamos, perseveramos en buscar el bien del otro, y tenemos al Señor como centro en nuestras vidas. Dios ha sido bueno con nosotros, al dejar que lo 


conociéramos ni bien nos casamos con mi esposo, hace 31 años.
Estuvo siempre a nuestro lado, cada día, en cada alegría, y en cada situación difícil, acompañándonos en nuestras tristezas, alentándonos a seguir durante nuestros fracasos, y teniéndonos paciencia cuando no estábamos obrando del todo bien. Pero una cosa hemos mantenido constante y ha sido reconocer a Dios en nuestros caminos. Nunca dejamos de congregarnos, enseñando a nuestros hijos que primero está el Señor.
Por todo esto, soy una mujer agradecida. Dios es fiel y cumple cada una de sus promesas. 
Querida amiga, que estas sean tus palabras cada día, aunque no veas cambios. Sigue constante en oración, sigue confiando en nuestro Dios, él hará cosas maravillosas en tu vida, solo consagra tu vida entera, y la de tu familia, y elige creerle a El.

Pat MV