Cómo superar el desaliento

¿De dónde viene el desaliento? Hay veces que se siente como un viento árido y seco que sopla de algún lugar solitario. Hay algo dentro de nosotros que comienza a marchitarse... Otras veces, es como una llovizna helada, que se filtra por los poros, entumeciendo el espíritu y empañando el sendero.
¿Qué tiene el desaliento que despoja la vida de su alegría y nos deja sintiéndonos vulnerables?
No sé todas las razones,
ni siquiera sé la mayoría de ellas. Pero sí sé una: NO tenemos refugio. Los refugios son difíciles de encontrar en estos días. Quiero decir, personas interesadas en escucharnos, que sepan guardar secretos, Todos necesitamos un puerto seguro que nos acoja cuando nos sintamos agotados por la intemperie y golpeados por la tormenta.
¿A quién acudes cuando las tormentas de la vida hacen un agujero en tus frágiles diques y te amenazan con inundar tu vida con dolor y confusión?
Necesitas un refugio. Alguien que te escuche. Alguien que te comprenda. 
La gracia de Dios me da pazLa persona desalentada necesita un lugar firme donde afirmarse. Yo necesito un refugio seguro donde refugiarme cuando los problemas me azotan. Déjame decirte, amigo lector, que he hallado el mejor de los refugios en mis tiempos de angustia. Jesús ha estado allí cuando clamé, y aún sin que los problemas dejaran de arreciar, El me dio paz en medio de la dificultad. Por supuesto, El siempre nos escucha cuando oramos, cuánto más cuando dirigimos a Él un suspiro de dolor. El derrama su gracia abundante y nos da paz. El sabe que no necesitas más críticas por tus errores, ni reproches que acumulen moretones sobre tus heridas. El está dispuesto a ayudarte, y a tender su mano para sacarte del pozo de la desesperación.Confía en Jesús, El y su gracia te ayudan a estar tranquilo en medio de los problemas.
C.S.