Dios te dice hoy: accede a la conversación

Dios nos escogió en él antes de la creación del mundo,
para que seamos santos y sin mancha delante de él.
—Efesios 1:4

Hay una conversación que ha estado sucediendo desde mucho antes de que el universo siquiera fuera creado—una conversación que tiene lugar en la esfera espiritual en el salón del trono del cielo. Antes de la caída de la humanidad, Adán y Eva eran parte de ella, y en el corazón de cada uno de nosotros hay enterrado algo que nos dice que fuimos creados para ser parte de ella. Es un diálogo integrado en la estructura misma de nuestro ADN. Lo anhelamos. Deseamos estar en él.

Oración: Padre, hoy tengo el privilegio de venir confiadamente a tu presencia. En tu presencia tengo plenitud de gozo. En tu presencia soy refrescado y renovado. Deseo caminar y hablar contigo como tú caminabas y hablabas con Adán y Eva en el jardín. Permíteme estar en la sintonía y en el tiempo de tu plan y tu propósito original. Dame revelación profética para que mis oraciones sean como misiles estratégicos que alcanzan sus objetivos y cumplen los propósitos divinos para los que han sido enviados. En tu presencia mi vida está al descubierto. Examíname, oh Dios, y ve si hay algo injusto en mí. Que tu fuego llene mi corazón. En el nombre de Jesús, amén.