Devocional: No seas de doble ánimo


El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.
—Santiago 1:8, rv60

Una persona de doble ánimo es una persona con pensamientos conflictivos, alguien que tiene dos opiniones diferentes al mismo tiempo. Esa persona es el piloto que conduce su barco hacia un puerto por un tiempo, luego va en reversa para dirigirse a otro en la dirección opuesta. Es como "la onda del mar, que es arrastrada por el viento" (v. 6). En un momento dado tu vida se dirige hacia las bendiciones porque eso es lo que has declarado, y al siguiente se dirige hacia la maldición porque eso es lo que ahora tu boca proclama.

Oremos:

Padre, no seré semejante a la onda del mar, arrastrada de aquí para allá por cualquier circunstancia que viene a mí. Confiaré en ti y no dudaré, porque quien duda no debe esperar recibir nada de ti. Espero recibir de ti, porque estoy firme en la fe, sabiendo que la Palabra que proclamo sobre mi vida no volverá vacía. Que mi nombre no esté asociado con la indecisión o la confusión. Estaré por fe equilibrada emocional, económica y espiritualmente. Cuando no sé qué hacer, te pregunto, y tú me das sabiduría generosamente. Padre, redime todo momento que puedo haber perdido y que pueda moverme confiadamente hacia mi destino. En el nombre de Jesús, amén.

Cindy Trimm