Manejo eficaz del tiempo

De un solo hombre hizo todas las naciones para que habitaran toda la tierra; y determinó los períodos de su historia y las fronteras de sus territorios. —Hechos 17:26

Dios proveyó el mejor ejemplo del manejo eficaz del tiempo y del orden en el libro del Génesis. En seis días creó la tierra y todo lo que hay en ella, y el séptimo día descansó. Todo sucedió de acuerdo con su plan. Hubo un orden respecto a cómo y cuándo creó qué y dónde: una sucesión y una progresión de cómo formó cada organismo y especie. Dios no desperdició sus recursos, y especialmente no perdió su tiempo. Fue determinado y conciso cuando desarrolló la vida en nuestro planeta.

Cómo organizar el tiempo para hacerlo eficazCon toda seguridad, Dios, tú logras tus propósitos para mí. Antes que yo naciera, tú me conociste. Sabías el número de mis días y todo lo que fui creado para hacer. Me llamaste con un propósito recto, y me llevas de la mano y me guías a mi destino. Tu Palabra está preñada de propósito. Está llena de promesas, y estoy totalmente equipada para cumplir todo lo que tienes para que yo haga. En el nombre de Jesús, amén.
Cindy Tream