La paz interior de Dios puede influir en mis circunstancias externas