Creyente en huelga?

“¿Haces bien en enojarte tanto?”- Jonás Capítulos 1 al 4
Aquellos que como yo, se criaron en la iglesia, deben acordarse de aquel cántico que se cantaba, citando las justas palabras de Jesús en Lucas 9:62: “Ya que has puesto la mano en el arado, no vuelvas tu mirada hacia atrás. Sigue a Cristo como un fiel saldado; y algún día recompensa tú tendrás”. Era un cántico sencillo, que le recordaba al creyente que fue reconciliado con el Padre, para luego ir al mundo a reconciliar al resto de la humanidad perdida-2 Corintios 5:19-20; Mateo 28:18-20; Marcos 16:7-8.
Pero., ¿sabes algo? Las

estadísticas dicen que, hoy día, el 80% de los asistentes a las iglesias nunca comparten su fe con otros. Podríamos decir que son creyentes de la secreta o creyentes en huelga. ¿Un creyente en huelga? ¿No crees que los cristianos puedan levantarse en huelga? ¡Claro que sí! En las Escrituras hay varios ejemplos… Tenemos a Caín… Se levantó en protesta porque la ofrenda de su hermano Abel fue aceptada y la de él no… Su actitud y rebelión le llevó a matar a su hermano. Allí también encontramos al profeta Jonás… Se levantó en rebelión porque Dios perdonó a la ciudad de Nínive, cuando sus habitantes se arrepintieron… Su corazón religioso hubieses preferido que el fuego los hubiese consumido… Por eso, se fue en huelga… En el Nuevo Testamento encontramos a Juan Marcos, por niñería e inmadurez, miedo o cansancio abandono la misión que había comenzado con Pablo y Bernabé…
Un creyente en huelga es aquel que no está haciendo el trabajo que debe hacer, no está estableciendo la parte del Reino que debe establecer. Pero después pelean con Dios por la condición en la que se encuentra el mundo. Pero el apóstol Pablo les contesta:
- “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?” – Romanos 10:14

¿Cómo podemos reconocer a un creyente en huelga? El creyente en huelga tiene unas características bien claras:
- Renunció a hablar con Dios (orar) y de Dios (testificar).
- Renunció a leer y/o estudiar la Palabra
- Renunció a asistir o involucrarse en las actividades eclesiásticas.
- Renunció a adorar a Dios. Va a la iglesia pero tiene sus brazos caídos o cruzados
- Renunció a ofrendar y/o diezmar
- Renunció a servir
- Se convierte en un murmurador/ra… Se queja por todo y de todos.

- Pero la peor actitud que tiene un creyente que está en huelga contra Dios y su iglesia es que con facilidad se une a las estrategias y los trabajos del enemigo en contra del establecimiento del Reino
¿Saben? Las huelgas son malas para todos: los huelguistas, las empresas y el pueblo. Mientras más rápido se resuelva el conflicto huelgario, mejor para todos… Eso es así para las huelgas seculares… Pero no para la huelga espiritual. En el caso del ámbito espiritual, el único que se perjudica es el creyente en huelga. El establecimiento del Reino o de los cielos no se detendrá ni por mí ni por ti. Si yo no quiero ir o tú no quieres ir, Él enviará a otro. Pero tú inacción te cuenta como pecado; porque la Escritura dice: “Saber hacer lo bueno y no hacerlo es pecado”- Santiago 4:17.
Si eres un creyente en huelga, hoy es un buen día para arrepentirte y volver a poner tus manos en el arado.

Griselle M. Trujillo gtrujillo913@gmail.com http://unpensamientodevocional.blogspot.com/



Image and video hosting by TinyPic