Elegir la vida

A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, 
que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; 
escoge, pues, la vida, 
para que vivas tú y tu descendencia.
Deuteronomio 30:19

Un hombre estaba acostado en una colchoneta al lado de una piscina en Jerusalén. Se decía que un ángel venía a agitar las aguas de vez en cuando y el primero en llegar al agua estaría sano. Así pues, él yacía año tras año, esperando su turno. Alguien siempre llegaba primero que él. (Juan 5:1-15)

Un día Jesús se le acercó y le preguntó: "¿Quieres ser sano?" Otra traducción dice "Jesús, viéndolo acostado y conociendo el mucho tiempo que venía soportando su enfermedad, le preguntó: ¿Quieres recuperar la salud?" (Juan 5:6, CST-IBS) ¡Por supuesto! ¿No es obvio?

No necesariamente. Había vivido este estilo de vida durante treinta y ocho años. Tenía su colchoneta. Su lugar en la piscina. Sabía que su jerarquía entre la gente enferma en la piscina. Él conocía la rutina de cada día. El aburrimiento y la inutilidad era sólo parte de ella.

Ser débil y enfermo se había convertido en su identidad.

La pregunta de Jesús insinuó otra posibilidad. Puedes optar por dejar tu camilla - tu zona de comodidad - y empezar a caminar en una zona potencial, en este caso, una zona de otras posibilidades de la salud.

Cada elección que hacemos nos lleva a una dirección en particular. Podemos optar por quedarnos atascados en nuestra situación o podemos optar por comenzar una nueva vida.

"¡Optamos por la vida!" Josué exhorta a los israelitas. "Para que tú y tus hijos puedan vivir."

Recuerda: No has nacido ganador; no has nacido perdedor. Has nacido "selector". Dile al Señor

Querido Dios, yo elijo seguir en la nueva vida y la salud hoy en día.

¿Qué decisiones has estado haciendo recientemente? ¿Tienes miedo de salir de su zona de confort? ¿Por qué?

Por Helen Grace Lescheid


Image and video hosting by TinyPic