Sobre el alma y el espíritu


Pues, viva es la palabra de Dios y eficaz, y más cortante  que espada alguna de dos filos. Penetra hasta la división entre alma y espíritu, articulaciones y médulas; y discierne sentimientos y pensamientos del corazón. Hebreos 4:12

Agunos piensan que el hombre consta sólo de dos partes: el alma y el cuerpo, donde el alma es la parte psicológica e invisible que se encuentra dentro del hombre, y el cuerpo es la parte externa y visible. Este concepto, aunque tenga algo de base, es bastante pobre e inexacto. Aparte de la revelación que Dios da, ninguna idea que provenga de este mundo es confiable.

Es cierto que el cuerpo es el cascarón del hombre. Pero el alma y el espíritu nunca se confunden en la Biblia. Además de ser términos diferentes, el alma y el espíritu son realmente dos substancias diferentes. La Palabra de Dios no divide al hombre en dos partes, sino en tres partes: el espíritu, el alma y el cuerpo. En 1 Tesalonicenses 5:23 dice: "Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y vuestro espíritu y vuestra alma y vuestro cuerpo sean guardados perfectos". Este versículo claramente divide a la persona en tres partes: el espíritu, el alma y el cuerpo.

El apóstol afirma que el ser de los creyentes ha de ser santificado "por completo". ¿A qué se refería con esto? Dijo que el espíritu, el alma y el cuerpo deben ser preservados. Está claro, entonces, que una persona completa tiene espíritu, alma y cuerpo. Este versículo también presenta una clara distinción entre el espíritu y el alma. De no ser así, no diría "vuestro espíritu y vuestra alma".

Puesto que Dios dijo esto, podemos ver que existe una diferencia entre el espíritu y el alma del hombre, por lo cual podemos concluir que el hombre está compuesto de tres partes: espíritu, alma y cuerpo. ¿Por qué es importante distinguir entre el espíritu y el alma? Porque conocer esta diferencia determina en gran manera la vida espiritual del creyente. Si los creyentes no saben hasta dónde llega su espíritu, ¿cómo podrán entender la vida espiritual? Y si no entienden la vida espiritual, ¿cómo van a crecer en ella? No crecen debido a que descuidan o desconocen la diferencia que hay entre el espíritu y el alma. Y muchas veces creen que algo del alma es espiritual; viven constantemente centrados en su alma, y no buscan las cosas espirituales. Si mezclamos lo que Dios separó, inevitablemente sufriremos pérdida.


Bibliograf: Biblia (NBJ), El hombre espiritual, W. Nee


Image and video hosting by TinyPic