¿Quién contra ti?

"A menos que Dios te haya llamado sólo para esto, te desgastarás debido a la oposición de hombres y demonios. Pero, si Dios es por ti, ¿quién contra ti?”. Esto le escribió Juan Wesley (fundador de la Iglesia Metodista) a un joven miembro del Parlamento de Inglaterra, y se refería a la esperanza que tenía William Wilberforce de abolir la esclavitud en el Imperio Británico. Al momento de recibir la carta Wilberforce había estado luchando por su causa en el parlamento durante casi cuatro años. Le tomaría dieciséis años más lograr que se prohibiera la trata de esclavos y el resto de su vida antes de que se aboliera la esclavitud.

Wilberforce nació el 24 de agosto de 1759 dentro de una familia de comerciantes de Yorkshire. Su padre murió antes de sus 9 años, asegurando la independencia financiera del chico. A los 17 se inscribió en la Universidad de Cambridge.
Sin ningún interés en el negocio familiar, Wilberforce decidió hacer carrera en la política. Pasó el invierno de 1779-1780 en Londres, disfrutando de la vida social y observando los debates de la tribuna de la Cámara de los Comunes. Entabló una gran amistad con el futuro primer ministro William Pitt. Llegaron a ser miembros de la Cámara de los Comunes y confiaron y se apoyaron mutuamente a lo largo de su carrera.

En 1780, se convirtió en miembro del parlamento por Hull, que representan más de Yorkshire. Su estilo de vida disoluta cambió por completo cuando se convirtió en un cristiano evangélico. Su fe cristiana lo llevó a interesarse en la reforma social, en particular la mejora de las condiciones de la fábrica en Gran Bretaña.En 1784 hizo campaña audazmente para el mayor distrito electoral en Inglaterra y ganó. Aunque era de baja estatura y complexión débil, hablaba con una habilidad, calidez y pasión que fácilmente se ganaba a la gente.

El invierno siguiente Wilberforce llevó a su madre y a su hermana a un viaje que transformó su vida y su política. Un antiguo conocido se les unió y durante todo el viaje estuvieron hablando, entre otras cosas, del Nuevo Testamento en griego. Durante los meses siguientes reflexionó sobre su vida y sus excesos, y comenzó a lamentar su banalidad y su falta de rumbo político. El convertirse al cristianismo le deja fuera de su círculo social. Al cuestionarse si debía retirarse de la política consultó a John Newton, el antiguo traficante de esclavos que escribió el himno “Sublime Gracia”. Newton motivó a Wilberforce a continuar en la política, creyendo que Dios podría utilizarlo “en bien de la nación”. leer más