Intercesión

La intención de Jesús es que la oración sea el poder por medio del cual su iglesia pueda hacer su obra en todo el mundo. El descuido de la oración es la principal razón por la cual la iglesia carece de mayor poder sobre las masas en los países cristianos y paganos. Tenemos un entendimiento muy limitado acerca del lugar que debe de ocupar la intercesión en la iglesia y en la vida de cada cristiano. Si bien es cierto que existe mucho estudio bíblico sistemático y millares y millares
de clases y lecturas bíblicas, es necesario que todos los líderes busquen la manera de organizar clases de oración y de intercesión, para ayudar a sus estudiantes a orar en secreto, enseñándoles a ser hombres de oración por sobre todo lo demás. El poder de la iglesia para bendecir radica en la intercesión: pedir y recibir dones celestiales para llevarlos a los hombres y a las naciones.

Andrew Murray 1897

Interceder es la acción de una persona que toma el lugar de otra , o se pone en su lugar para suplicar o defender el caso de ésta, guiado sólo por el amor y la
misericordia. La persona que intercede se llama intercesor. El mejor y mayor ejemplo de un intercesor lo encontramos en Jesús, que tomó el lugar nuestro para expiar nuestros pecados en la cruz a fin de que fuéramos perdonados por el Padre. Lucas 23: 34.
Otro ejemplo lo encontramos en Ezequiel 22:30, cuando Dios dice que El no quería destruir la tierra , por lo que buscó si había un hombre (intercesor)que se pusiese delante de El , en la brecha, rogando, intercediendo a favor de la tierra, para que no la destruyese.
La intercesión es la forma más profunda, amorosa y poderosa de orar conforme a la Palabra de Dios y es una obligación fundamental de todo Cristiano.
La oración intercesora verdadera tiene que ser dirigida e inspirada por el Espíritu Santo.
Muchas veces se confunde interceder con orar; la diferencia es que la intercesión siempre es a favor de otro y la oración a favor nuestro.

Orar e interceder, es hablar con Dios. Y nuestro Padre está siempre atento a nuestras súplicas.


Bibliogr: Intercesión, arma secreta de Dios. Marta Pilon