Construyendo una generación

“¡Cómo tarda!” Este pensamiento recorrió su mente varias veces. Pero se quedó allí a esperarla, sentado en la plaza. Con 14 años, Bill esperó a su mamá, quien le había dicho que la espere ahí hasta que regrese. Pero ella nunca volvió. Luego de tres días, un buen hombre decidió acercársele y preguntarle qué ocurría, y tuvo compasión de este adolescente abandonado. Dave Rudenis, un mecánico cristiano, lo encontró allí y lo llevó a su casa. Al poco tiempo, lo inscribió en un campamento cristiano de verano. Fue durante este campamento que, a los 14 años de edad, Bill Wilson comprometió su vida a Dios. Aunque era un adolescente, en seguida comenzó a servir a Dios en la iglesia local.

Después de graduarse con un título en Biblia y Teología, Bill Wilson inició uno de los primeros “ministerios de autobús” en los Estados Unidos. Cada semana, Wilson y su equipo recogían miles de niños de Florida y presentaba un programa semanal con juegos, música, títeres y un mensaje. Después de años de éxito en la Florida, Bill Wilson fue invitado por Tommy Barnett para replicar este ministerio en Davenport, Iowa.

En 1980, Bill se trasladó a uno de los más difíciles ámbitos de Brooklyn, Nueva York. Armado con un cuerno de toro, una camioneta y un traje de Oso Yogui, Wilson creó los ministerios de Metro. Una vez más, el concepto de Wilson de un autobús para el ministerio se convirtió en un gran éxito. Sin más espacio para albergar a los nuevos asistentes de su Iglesia, Wilson decidió llevar su Iglesia a la calle. Él creó la idea de una Escuela Dominical en la vereda (acera), que se convirtió en camiones para servir como aula portátil, desde donde su equipo de ministros podría compartir su mensaje. Este concepto se convirtió en un gran éxito y ahora estos colectivos congregan más de 20.000 niños y adolescentes cada semana.

El concepto de la Escuela Dominical en un autobús y en la acera se ha replicado en ciudades y pueblos de todo el mundo. En un intento de permanecer en contacto con las personas que asisten a su congregación, Bill Wilson aún vive en un edificio adyacente a su Iglesia. Continúa el paseo por los barrios peligrosos, en un esfuerzo para llevar a cabo su trabajo. A lo largo de los años, Wilson ha sido disparado, apuñalado, golpeado y hospitalizado numerosas veces por causa del ministerio. Sin embargo, sigue comprometido con la labor de los Ministerios de Metro.

"Mamá nunca regresó. Esta misma historia se repite todos los días. Miles de niños son abandonados por la sociedad. Están carentes de amor, de alimentos, de cuidado... y de algo más: necesitan a Dios."- dice Bill.

Él está trabajando para cambiar el mundo, y su lema es : UN NIÑO A LA VEZ.

Publicado por P.O. - www.mujerdevanguardia.blogspot.com
Wikipedia - www.metroministries.org/